La docencia, una experiencia compartida

En base a otro de los artículos trabajados en la técnica del seminario, me gustaría realizar una reflexión y síntesis de su contenido, ya que me resulta muy interesante en relación a la materia. Este texto es  Fernández, L., Jiménez, E., Martínez, A. (2013). La docencia, una experiencia compartida. En Cuadernos de Pedagogía, nº436, pp. 58-61.

Con este artículo se analizan las relaciones que establecen los docentes que comienzan su labor y como estas son un punto importante en el desarrollo de su identidad docente. Es decir, los docentes se van a formar a partir de las relaciones que establecen con los demás, las negociaciones en base a sus expectativas y los ideales como docentes en base al contexto que les rodea. Por ello, uno de los puntos importantes es la relación con los compañeros de profesión, ya que van a ser una red de apoyos y aprendizaje, como se observa en el análisis de los autores.

Cabe destacar un punto importante de la realidad del trabajo de los docente noveles, como es el hecho de enfrentarse por primera vez a un aula (lleno de esperanzas y utopías) y darse cuenta de que no se tienen todas las respuestas a las diferentes situaciones. En este caso, se produce un shock de realidad, como denominan en el texto, lo cual es causado por cuestiones analizadas en otros blogs y en el aula. Algunas de estas causas son la falta de vinculación de la teoría y la práctica en la formación inicial de los docentes, así como la dificultad y diversidad de situaciones a las que se deben enfrentar, la necesidad de responder a demandas no planificadas, la falta de autonomía en ciertas cuestiones, etc.

Por ello, el docente que comienza su labor debe poder apoyarse en sus compañeros, para poder superar las dificultades y que le sitúen en la realidad. Sin embargo no en todos los casos se van a producir estas relaciones de la misma manera, dependiendo del tipo de centro, los compañeros, las experiencias previas, la implicación en el centro, el clima, etc. Sin embargo, en los casos en los que se llevan a cabo, los docentes destacan la importancia de las mismas.

Ya desde un primer momento, los docentes observan a sus compañeros, imitando en muchas ocasiones sus maneras de actuar, lo cual no siempre es algo recomendable si no se reflexiona sobre ello. Además, estos deben aprender a darse cuenta de que no todos los objetivos que se propongan se van a cumplir, teniendo que enfrentarse a situaciones de malestar por no conseguirlos. Todo esto, generará la necesidad en el docente de una toma de decisiones para llevar a cabo todos sus objetivos, lo cual supone ponerse en situaciones desconocidas y que les generen sentimientos de responsabilidad en base a lo que va a realizar. Así mismo, y por ser el nuevo, sus decisiones o ideas no van a tener el mismo peso que la de sus compañeros, lo cual hace que sientan aún más malestar. Por ello, los docentes deben generar un punto de diálogo y unión, para apoyar a los compañeros y generar un clima de aprendizaje colectivo que revierta positivamente en su labor y su desarrollo como docentes.

No hay que olvidar que la convivencia en los centros es uno de los puntos principales de la labor diaria, siendo necesaria una relación entre los docentes. De todas esas experiencias y relaciones, cabe destacar que hay tanto buenas como malas, y el docente que las comience a vivir por primera vez debe aprender de ambas y buscar formarse en base a los diálogos, relaciones y la cooperación que en mayor o menor medida se van a producir en los centros. Por lo tanto, esta convivencia y relación con los compañeros les llevarán a definir su posición dentro del centro.

Como en todas las relaciones de convivencia, existirán personas en las que apoyarse y con las que aprender, los cuales actuarán como aliados, aportando multitud de información y conocimientos a los nuevos docentes. Sin embargo, en otros casos, existirán otros compañeros con los que sea difícil una relación positiva y los cuales sirven a los nuevos docentes como figuras en las que fijarse para no realizar sus mismos errores.

Así mismo, no hay que olvidar uno de los puntos importantes a los que el docente se va a tener que enfrentar, y es que al llegar a un nuevo centro debe asumir la organización y dirección de la escuela, teniendo de adaptarse a ella y tratando de no enfrentarse por lo menos de manera inicial. Por esto resulta uno de los puntos importantes el apoyo de los compañeros y el aprender de ellos como llevar a cabo las diferentes tareas y exigencias que se les imponen.

 

En definitiva, con este texto tratamos de clarificar la importancia de las relaciones de cooperación y comunicación entre los docentes, ya que son los encargados de establecer una relación pedagógica que les va a definir como profesionales. Además, en el caso de los docentes principiantes, deben saber adaptarse a estas situaciones, tanto positivas como negativas, y aprender de ellas lo más posible, ya que servirán como punto importante en la definición de su identidad. Pero, a pesar de que el texto no lo nombra más que en ciertas ocasiones, debe ser importante también el realizar una formación permanente tras la inicial, que, acompañado del aprendizaje por los compañeros, lleve a aumentar el repertorio de habilidades, estrategias, metodologías y conocimientos de los docentes que comienzan su labor. No hay que olvidar que en estos primeros contactos en donde el docente va a aprender más con sus experiencias y se va a definir.

Como vemos en la imagen final, y a modo de sátira, se definen los diferentes tipos de profesores (para realizar una división un tanto extrema) y entre ellos encontramos al novato, como un dicente que duda de todo, son inseguros y muy poco organizados. Pero lo que hay que darse cuenta a su vez, que es que con el paso del tiempo pasarán a una de las otras “categorías” en base a sus experiencias y su formación durante los primeros años. Por ello, y a pesar del tono cómico de la viñeta, me parece interesante que los docentes reflexionen en todo momento sobre el tipo de docente que quieren ser y lo que necesitan aprender para serlo.

 

 

Tipos de profesores  

 

 

Bibliografía:

 Fernández, L., Jiménez, E., Martínez, A. (2013). La docencia, una experiencia compartida. En Cuadernos de Pedagogía, nº436, pp. 58-61.