Modalidades formativas del profesorado

La formación permanente del profesorado guarda un estrecho vínculo con el trabajo docente y tiene un impacto en la calidad de la enseñanza que este ofrece al alumnado. La formación, capacitación, actualización y perfeccionamiento de los educadores debe contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación y a su desarrollo y crecimiento profesional. Está dirigida especialmente a su profesionalización y especialización para lograr un mejor desempeño, mediante la actualización de conocimientos relacionados con su formación profesional, así como la adquisición de nuevas técnicas y medios que signifiquen una mejora de sus funciones.
Las modalidades básicas de formación contempladas en la mencionada orden son: cursos, seminarios, grupos de trabajo, Proyectos de Formación en Centros, jornadas, conferencias y encuentros y asesoramiento al profesorado.

CURSOS:
Su principal objetivo es la transmisión de nuevos contenidos por medio de especialistas en la materia. Estos pueden ser presenciales, semipresenciales o a distancia.
Los primeros pueden incluir un período de prácticas. Los que se realizan a distancia pueden incorporar alguna sesión de caracter presencial para intercambio de y comunicación de aprendizajes y experiencias a modo de tutoría. En las modalidades semipresenciales deberán especificarse en la convocatoria el número de horas de cada uno de los dos tipos y la propuesta de trabajos o actividades que se van a desarrollar en la fase no presencial, y si deberá ser realizada individualmente o en grupo, determinándose los criterios de evaluación. Algunas características de estos cursos son:
- En el momento de la convocatoria se establece el número mínimo de participantes.
- El diseño del curso es realizado por la institución o entidad convocante.
- La dirección y/o coordinación recae en una persona experimentada, quien se encarga desde el diseño hasta la evaluación.
- Al inicio de la actividad tienen que establecerse las condiciones de elaboración y evaluación.

SEMINARIOS:
Tienen como finalidad el análisis en profundidad de determinados temas educativos a partir de las aportaciones de los propios asistentes, asesorados por expertos externos cuando sea preciso. Esto por lo tanto, requiere un gran nivel de implicación de los miembros y la voluntad de mejorar la práctica profesional. Es muy común y frecuente el intercambio de experiencias y el debate interno como forma de trabajo. Otras de las características de esta modalidad son la colaboración en equipo, el análisis de contenidos y la propuesta de iniciativas.

GRUPOS DE TRABAJO:
Aquí nos situamos ante una modalidad de formación caracterizada por el máximo grado de autonomía. Está formado por profesores que pertenecen a uno o varios centros educativos del mismo o diferente nivel. El plan y calendario de trabajo es elaborado por el propio grupo, lo que hace que sea la entidad formadora la que estudie y valore la viabilidad del proyecto. Una vez finalizado, recogerán en una memoria la actividad desarrollada.

FORMACIÓN EN CENTROS:
La formación en centros puede ser realizada como consecuencia de una convocatoria institucional o iniciativa del propio centro en colaboración con el Centro de Profesores y de Recursos. Los especialistas en formación del profesorado formulan que, el autoaprendizaje, la formación en grupo y en el mismo centro es la mejor modalidad formativa,ya que permite una mejor detección de las necesidades formativas y por ello pueden ser mejor abordadas.
Así, el centro educativo se convierte en lugar de referencia de la comunidad educativa. Los procesos que en él se desarrollan afectan a todos los miembros de esta comunidad.

JORNADAS, CONFERENCIAS Y ENCUENTROS:
Tienen un carácter puntual, ya que su meta es la difusión de contenidos sobre un tema monográfico. Busca presentar información sobre un tema determinado. Puede incluir conferencias de expertos, talleres, mesas redondas etc. Se consideran complementarias a las modalidades anteriormente presentadas.

ASESORAMIENTO AL PROFESORADO:
En ocasiones, el profesorado se encuentra con dificultades a las cuales no les encuentra una solución, lo que puede hacer que consulte un asesoramiento externo o por parte del resto de docentes. Esta estrategia es altamente flexible, ya que no exige ningún tipo de planificación. Resulta muy eficaz, ya que se resuelven problemas concretos.

Por último, comentar que personalmente considero que estas modalidades formativas son de gran importancia y utilidad para el profesorado, ya que como podemos ver disponen de múltiples posibilidades. Además de formarse, les ayuda a crear una identidad docente basada en su formación y en las experiencias vividas. Por otra parte, creo que estos aspectos actualmente con esto de los recortes en educación están suponiendo provocando que estas opciones estén desapareciendo; haciendo que los docentes no dispongan de posibilidades de mejorar su desarrollo como profesionales. El profesorado debe formarse continuamente, no deja nunca de aprender. Esto tendrá grandes repercusiones de mejora en el desarrollo de su labor educativa.

WEBGRAFÍA:

http://www.unesco.org/new/es/unesco/themes/icts/teacher-education/

http://www.revistaeducacion.mec.es/doi/359_101.pdf

http://www.uned.es/educacionXX1/pdfs/10-07.pdf

http://www.juntadeandalucia.es/educacion/agaeve/c/document_library/get_file?uuid=7ce5ea5d-4ef1-44a0-bb4b-01516360c8dc&groupId=35690

Comentarios