La elección de ser docente

En una de las pasadas sesiones de clase se llevó a cabo una técnica nueva llamada seminario de la que ya hable anteriormente y en la cual se llevó a cabo el análisis de distintos textos. En este caso trataré de analizar un texto cuyos autores son Sandra Martínez Pérez y Luispe Gutiérrez, pertenecientes a la universidad de Barcelona y País Vasco respectivamente. Estos dos investigadores estudian y escriben sobre las identidades docentes y muestras, como en este texto, sus ideas sobre el tema. En este monográfico lo titulan sus autores de la siguiente forma: “La elección de ser docente” y concretamente explican los motivos que actualmente tienen los jóvenes para elegir dedicarse a ser docente. Además se tiene en cuenta distintas opiniones recogidas en las entrevistas realizadas para la investigación, que llevaron a cabo estos autores. También dan cuenta sobre todo de las situaciones diferentes que los empujaron a decidirse y casos concretos y que a pesar de la crisis que sufre la profesión actualmente todavía son muchos los que se animan a emprender el camino de la educación.

Para comenzar el análisis del texto podemos observas que este tiene un estructura sencilla y responde a los principales motivos que empujan a los jóvenes a decantarse por la profesión docente. Además debo decir que los autores hacen un análisis a tres bandas de dichas motivaciones y como ya dije se trata con distintos sujetos con situaciones y motivaciones diferenciadas que aportan su opinión. Por otro lado decir que los autores hacen referencia a los pensamientos que distintos autores tienen sobre el tema. Estos autores son François Dubet, María Zambrano y Meirieu.

En primer lugar se habla de la vocación. Este temas es muy recurrente y son muchos los autores que a los largo del curso hemos visto que se preocuparon por el. Además es un tema que conlleva cierta controversia ya que se puede considerar un arma de doble filo ya que en muchos casos se considera, equivocadamente, suficiente para ser un buen profesional del magisterio. Por otro lado pienso que sin la vocación tampoco se puede ser un buen profesional, creo que es necesario amar lo que se hace ya que se esta forma se hará con gusto y por lo tanto con más calidad. En muchas ocasiones hemos visto como muchos jóvenes comienzan su camino universitario un poco perdidos y sin vocación clara pero está claro de que esto, como se dice en el texto, es un fallo gravísimo del sistema y que lleva un tiempo latente y provocando abandonos y fracasos universitarios.

En segundo lugar, se habla de un denominador común para muchos maestros en el momento de escoger sus estudios. Se trata de la figura de un modelo, una persona que influencia esa decisión. Se hace referencia a si la docencia o cualquier rama profesional tiene influencia de la familia a la hora de tomar la decisión de dedicarse a ella. Se puede entender como que esa figura hace que nazca en el hijo/a, sobrino/a, nieto/a, etc, el amor y el respeto por dicha profesión. En muchos casos es así y además se habla de una figura externa, aquella persona, normalmente profesor, que marcó la vida del profesor, nobel y por ello ve influenciada su decisión de serlo.

Por último, el texto hace referencia a un enunciado, que en mi opinión, tiene su parte buena y su parte mala. Esta afirmación que yo llamo “peligrosa” es la siguiente: “ quiero ser profesor porque me gustan los niños”. Con ella los autores del texto muestran que la mayoría de los estudiantes abogan por ella y la usan como respaldo, como motivación principal para la decisión de dedicarse a la docencia. Yo la llamo peligrosa porque creo que se confunden al afirmar esto, ya que el amor a los niños no puede derivar en estudios de magisterio si no que debe estar presente además el amor por la enseñanza y la creación de aprendizaje en dichos niños. Por otro lado comparto totalmente ese interrogante que los autores proponen sobre si realmente les gustan todos los niños. Cuando trabajen van a ser capaces de enfrentarse a aquellos niños buenos, no tan buenos, rebeldes, padres sobreprotectores, padres enfadados, padres que educan o no en valores y en que tipo e valores y todas esas circunstancias que rodean a la vida del alumnado. Para ilustrar esto que he dicho anteriormente los autores toman una frase de Meirieu en la que afirma que es necesario diferenciar el amor a los niños y el amor a la educación.

Como conclusión decir que existen muchas motivaciones que hacen que los jóvenes se decidan por comenzar el camino del magisterio. Personalmente creo que al fin y al cabo exista o no exista vocación, exista o no una figura que nos empuje o sean cuales sean los motivos de esta elección deben tener cierta conciencia común. Creo que deben pensar y tener presente que la educación significa compromiso y tienen que saber de su importancia para la sociedad y para el progreso de las personas en muchos aspectos de la vida.


Martínez Pérez, S. y Gutierrez, L. (2013): "La elecciónd e ser docente" en Cuadernos de pedagogía Nº 436.