"La elección de ser docente"

    Este texto de Sandra Martínez Pérez y Luispe Guitiérrez de la Universidad del País Vasco, trata la temática relacionada con, como bien dice el título, la elección de ser docente. Analizan los motivos que llevan a las personas a elegir esta profesión frente a otras, basándose en 3 variables: vocación, modelos a seguir o de referencia y “me gustan los niños”.


   Antes de profundizar en cada variable, debemos resaltar que la profesión docente no es fácil, ya que requiere el trabajo con grandes grupos de personas con características propias muy diferenciadas. Además, deben buscar la forma más acertada de enseñar, en un momento en el que lo externo a la escuela resulta mucho más atractivo que lo interno para nuestros jóvenes.


     En primer lugar, uno de los aspectos que motivan a las personas a elegir esta profesión es la vocación. La vocación o realizar aquello que nos gusta, que “es lo nuestro”, hará que disfrutemos mucho más de la labor que desempeñemos y que la realicemos mejor. En el texto, a través de un texto de Meirieu, de define la vocación como “...especie de vibración particular de la que son portadores los maestros y que no se puede reducir a la lista de competencias necesarias para enseñar”.


     En segundo lugar, se hace referencia a los modelos de referencia. A todos/as nos marca alguna persona de manera importante, un familiar, un profesor/a, un amigo/a, etc. Esta admiración hacia alguien y su profesión nos puede llevar a seguir sus pasos. Desde el texto, se lanza la pregunta de si la vocación puede estar influida por terceros.


     Por último, otras muchas personas se respaldan en la frase de “me gustan los niños” como principio básico a la hora de elegir esta profesión. Con respecto a esto, surge la idea de si el el hecho de que te gusten los niños/as implica que te guste trabajar con ellos/as, que te guste educarlos, etc. ¿Es este un motivo objetivo y de peso para elegir profesión?


    Por unas u otras razones las facultades de magisterio están llenas. En mi opinión existe un “excedente” de alumnado que engrosa las listas con el único pensamiento de “no hay que estudiar nada”, “ es una carrera facilísima”, “ buen sueldo y pocas horas”, etc.


   Para evitarlo debería subirse la nota de corte y darle prestigio al grado y, en consecuencia, a la profesión docente, contribuyendo al mismo tiempo a la mejora de la consideración social que la Educación y los/as docentes tienen.

 

 

 

 

 

 

Bibliografía:

Pérez Martínez, S. y Gutiérrez, L.(2013). La elección de ser docente. En Cuadernos de Pedagogía nº 436, 22-25.