El profesor, Hoy

El profesor, Hoy

 

Este es un artículo de Nóvoa, donde ser replantea la profesión docente en la formación desde tres elementos fundamentales: la persona, la coparticipación  y la prudencia.

 

LA PERSONA


Antes la escuela tradicional solo de daba importancia a los procesos de aprendizaje centrados en el niño, por lo que faltaba una teoría sobre la persona-alumno. Esta ausencia ha dificultado y mucho la labor de comprender a los nuevos alumnos de las nuevas escuelas.

A lo largo de el SXX la acción pedagógica se basó en un modelo ideal de un alumno medio, a pesar de todo este tipo de alumno nunca llego a existir. Hoy este modelo imaginario de alumno ha desaparecido puesto que cada día nos enfrentamos a la gran diversidad de alumnos con lo que contamos en nuestras aulas. Los que sí quieren aprender y los que no, pero ¿Como le enseñamos a los que no quieren aprender?, no estamos preparados para eso. Muchos docente centran su atención en las características de los niños, otros sin embargo se centran simplemente en  transmitir valores. NECESITAMOS PRESTAR MÁS ATENCIÓN A LA PERSONA- ALUMNO.

LA PERSONA Y LA FORMACIÓN DE LOS FORMADORES

            Hay una cosa clara en todo esto, que es imposible separar la dimensión personal de la profesional. Cada profesor antes de ser profesor es persona y cada uno enseña lo que es. Por eso dentro de cualquier teoría de profesionalidad debe de encontrarse una teoría de personalidad. Para poder formarse bien hay que tener en cuenta como somos y lo que somos. Es necesario que cada unos se cuente a sí mismo como medio de adquirir una mayor conciencia de su trabajo como educador.

Por lo tanto todo docente debe de conformar su propia identidad del profesional, a través de su autoconocimiento y poniendo en juego cada una de sus características a la hora de llevar a cabo su labor.

 

* LA COPARTICIPACIÓN

 

En el día a día de nuestro mundo y de nuestros días la diversidad es un tema muy importante y sobre todo en nuestro sistema educativo. En las escuelas hay mucha diferencia de alumnado por lo que se presta mucha atención a la diversidad.

Cada día son mas los profesores que intentan dar respuesta a los nuevos alumnos que llegan de otras culturas, idiomas y con otras características sociales a los que está habituados. Esto no deja de plantear problemas y dificultades que no siempre se saben como tratar de la mejor manera.

En base a esta problemática surgieron dos corrientes pedagógicas que son la infantilización, y la comunitarización de la escuela de las cuales el autor se opone claramente a ellas.

¿Que es la infantilización?

La infantilización en la escuela significa una aceptación acrítica de las culturas infantiles y juveniles dominantes, podría llevarnos a acercar la escuela al mundo social de una manera que dejara de haber diferencias. La escuela no tiene que intentar parecerse a la vida porque con todo lo que en la escuela podemos lograr muchas cosas.

 

Gaston Bachelard “la escuela no tiene que hacerse a imagen de la vida, sino la vida a imagen de la escuela”.

 

¿Que es la comunitarización?

Cuando lo que une en la escuela es la voluntad de enseñar las reglas de la vida social, de aprender a vivir en grupo. El autor no esta de acuerdo pues que lo que une son los lazos de afectivos. No se trata tanto de convivir, sino de aprender las reglas de convivencia.

Cuando la escuela cede a los desvíos comunitaristas renuncia a permitir que los niños y niñas accedan a un mundo diferente de aquel en el que nacieron y participen en él con pleno derecho.

“La escuela es un lugar de compartir el saber y lugar de aprendizaje de las reglas de la vida en sociedad”.

 

La coparticipación y la formación del profesorado

 Estos dos aspectos siempre deben ir unidos puesto que el profesor debe ser colectivo, que comparta las prácticas y sus deberes con el resto de los profesores, se debe de crear una cultura colectiva. Los saberes deben de compartirse entre toda la comunidad educativa y sobre todo llevar a cabo situaciones de trabajo cooperativo.

Algunos de los aspectos importantes relacionados con la coparticipación son:

a)      La escuela debe de ser el lugar de formación del profesorado, un espacio de análisis colectivo de las prácticas, acompañamiento y reflexión del trabajo docente.

b)      La necesidad de una teoría del colectivo, de la docencia como colectivo, que aún está en sus primeros pasos.

En conclusión los profesores deben de formarse y trabajar conjuntamente, así será más fácil alcanzar objetivos y crear una óptima educación.

 

 

* LA PRUDENCIA

“Un conocimiento prudente para una vida prudente” (Boaventura de Sousa Santos).

 

En este apartado tenemos dos preguntas:

-¿Que merece la pena enseñar?

 “Merece la pena enseñar todo lo que une y todo lo que libera”, Olivier Reboul quiere  decir con sus palabras es que debemos enseñar todo lo que podamos y en todos los sentidos

-¿Como se debe enseñar?

La segunda cuestión se plantea difícil por el hecho de la separación entre lo emocional y lo racional, hoy en día se ve como algo impensable y se plantea una nueva concepción de la enseñanza.Sin emociones no es posible tomar decisiones, no es posible movilizar un pensamiento racional. Se hace cada vez más evidente que necesitamos una concepción radicalmente nueva de la enseñanza de la pedagogía.

 

La prudencia y la formación del profesorado

 

Son muy importantes las estrategias de formación de el profesorado centradas en la investigación puesto que es importante que los profesores sean conocedores como productores de conocimiento.

David Labaree  nos dice que enseñar parece una tarea fácil pero es de enorme complejidad. Este es un grave problema puesto que  la sociedad piensa que enseñar es fácil y que lo podría hacer cualquiera. Enseñar exige mucho, maestría, competencia y tacto pedagógico.

Por último destacar dos puntos:

a)      El acto de enseñanza obliga a una decisión en la situación, de cara a una realidad concreta, imprevisible, que exige respuestas inmediatas, y esas respuestas deben ser las acertadas.

b)      Este acto de enseñar está impregnado de “saberes”, pero también de “valores”, lo que implica una deliberación, que conlleva una dimensión cognitiva, pero también ética.

 

* TRABAJO DEL CORAZÓN Y TRABAJO DE LA RAZÓN


Enseñar es un trabajo del corazón( emoción y empatía) y de la razón ( racionalidad, intelecto)

 

image

 Por ultimo para poder llevar a cabo una buena enseñaza  debemos tener estos tres ingredientes:

1)      Una reflexión y una conciencia como personas.

2)      Una reflexión y una conciencia prudentes

3)      Conciencia prudentes

 

Persona

+

Coparticipación

+

Prudencia.

=

Educación



Nóvoa, A. El profesor, hoy. Cuadernos de pedagogía, nº 374. 21-25.