Nube de tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tags de todo el sitio

La vocación, esa gran desconocida

La vocación

En esta entrada de blog, me gustaría tratar la vocación, como término en general, pero también como término específico implicado en la formación del docente.

Concepto: la palabra vocación procede del latín vocatio-vocationis, que significa “acción de llamar”. Sin embargo, normalmente la empleamos en relación e incluso a veces como sinónimo de profesión, por el significado que toma la misma en inglés.

Si nos fijamos en la RAE, aparece coloquialmente definida como “inclinación a cualquier estado, profesión o carrera”. Debemos tener en cuenta, que no siempre se cumple para un estado personal por ejemplo, ya que hay que tener en cuenta otras posibilidades teniendo en cuenta que se extiende a todo el discurrir vital, afectando a muchos ámbitos.

Sin embargo, es cierto que cobra mayor uso y relevancia cuando nos centramos en el ámbito  laboral y profesional, sobre todo cuando hablamos de insatisfacción con el puesto de trabajo. Por nombrar algún dato, Preciada Azancot, fundadora y presidenta de la consultora MAT21, asegura que el 98% de los directivos desconoce cuál es su talento y su vocación. El MAT (Metamodelo de Análisis Transformacional) podemos definirlo como una técnica que muestra cómo está constituido emocionalmente el ser humano y cuál es la estructura sensorial que permite su funcionamiento pleno. En cierto modo, explica, que los que se someten a esta prueba, buscan aprender a descubrir su vocación profesional.

Así mismo, esta técnica afirma que existen seis dones potenciales con los que nace el ser humano:

            Reactivador (catalizador del cambio, confiado y solidario)

            Promotor (hiperactivo, entusiasta, excelente vendedor y muy social); 

            Fortificador (introvertido, discreto, tímido, sencillo, delicado pero con mucho    aguante y        paciencia);

            Constructor (organizado, detallista, trabajador, y muy honesto); 

            Revelador (vitalista, rebelde, juguetón e independiente);  

            Legislador (responsable, maduro y conversador brillante).

 

Vocación1 -Círculo de los poderes innatos del Ser Humano

No tenemos porqué identificarnos con uno en concreto, sino que podemos configurar nuestra personalidad con aspectos y características de varios de ellos.

Además, según un reciente estudio de la  Fundación Adecco, que lleva por título “ ¿Qué quieres ser de mayor?”. En sus resultados, refleja que más del 70% de los niños cree que el dinero no da la felicidad, y antepone la vocación a los ingresos, rechazan hacer horas extras únicamente por dinero, y cuando se les pregunta qué harán cuando se jubilen, a pesar de que la jubilación es algo que ven lejísimos, la mayoría de los niños comparten sus planes de futuro a largo plazo: cuidar a la familia.

Vocación 2

La vocación por lo tanto se define como algo fundamental dentro del ámbito profesional, y más aún cuando hablamos de la profesión docente. En textos anteriores pertenecientes a Cuadernos de Pedagogía se ha tratado la vocación como aspecto imprescindible para la motivación. En la profesión docente se exige un trabajo diario, esfuerzo, constancia, formación permanente, paciencia (…) sin vocación es prácticamente imposible desempeñar una profesión que conlleva tanta responsabilidad y tanto trabajo y entrega. Para ejercer como docente, además, debe importarnos el bienestar de los demás, ya que ejercen una profesión que influye de manera cercana en la formación del niño y en su crecimiento. Como he señalado en alguna de mis anteriores entradas del blog, existen relatos de gente que se da cuenta de que realmente quiere dedicarse a la profesión docente cuando ya tiene otros estudios realizados o se encuentra en otras etapas de su vida. Así, se habla de vocación tardía, para referirse a estos casos, pero la verdad, nunca es tarde para darse cuenta de lo que realmente quieres.

vocación 4

La profesión docente es una de las más sensibles a los cambios sociales, políticos, culturales, tecnológicos... de las distintas sociedades y contextos volátiles en los que nos movemos.  Por si fuera poco, tiene el desafío permanente de contribuir con la formación de sujetos sociales que sean capaces de adaptarse a todas estas transformaciones que viven.  Ante estas exigencias, la profesión docente se ve bajo una presión, que recae sobre ella, pero que no toda la responsabilidad puede ser suya, por ello, se piensa en fortalecer el valor formativo de otros actores. En este mismo sentido, quiero destacar la función pedagógica de la profesión docente que parece desaparecer en medio de tantos roles que se le imponen al ejercicio docente desde las normas provenientes de las figuras de la educación.

Hablar de profesión  docente nos lleva a reflexionar sobre cómo la mayoría de los docentes universitarios llegan a la misma, algunas veces por inercia, y otras más por vocación y deseo de ser docentes que por verdadera formación. Contamos con excelentes profesionales de diversas disciplinas que llegan a la docencia por un deseo, pero el sistema queda en evidencia cuando las plazas están ocupadas por gente que o no tiene, o ya ha perdido esa vocación, esas ganas por su trabajo. Esto trae como consecuencia el que contemos con gente con un gran deseo de enseñar pero, que o no puede, o por falta de formación, no sabe cómo hacerlo.

vocación 3

En conclusión, a la hora de escoger nuestro futuro, deberíamos de escoger en primer lugar, nosotros mismos, es decir, sin guiarnos por lo que nos digan los demás, incluidos los propios familiares. Debemos poner en práctica nuestra propia responsabilidad, aprender a escoger, y elegir lo que nos gusta, sin pensar o ponerlo en duda por lo que esa elección nos pueda repercutir en un futuro (salidas profesionales, visión social…). En segundo lugar, debemos escoger por nuestra vocación y por nuestras habilidades, realmente nos sentiremos mejor en algo que queremos trabajar, y en el hago en lo que podemos influir con nuestras capacidades, ideas, conocimientos etc. Por último en tercer lugar, debemos tener en cuenta que podemos cometer errores en nuestra elección, pero serán errores positivos, pues nos ayudarán a saber qué es lo que realmente queremos y que es lo que no. Por lo tanto no debemos frustrarnos por haber errado en una primera elección, nunca es tarde para rectificar, y nunca es tarde para seguirse formando. Como dice el refrán, “El saber no ocupa lugar”

Vocación 5

Webgrafía utilizada:

http://www.monografias.com/trabajos19/falta-vocacion-docente/falta-vocacion-docente.shtml (Consultada a 02/12/2013)

http://www.tisoc.com/el-rincon-del-coach/vocacion-profesional.php (Consultada a 02/12/2013)

http://www.wikisaber.es/comunidadwiki/blogs/blogpost.aspx?id=10924&blogid=25018 (Consultada a 02/12/2013)