Nube de tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tags de todo el sitio

Trabajo docente desde la visión del cine

Existen dos películas, que se estrenaron en España al mismo tiempo, y que nos dieron una oportunidad de contemplar imágenes interesantes del maestro de escuela. Esta entrada de mi blog, tocará la importancia de ambas en cuanto al trabajo docente, aunque ya adelanto, que posteriormente a este blog, dedicaré dos entradas más, una cada una de ellas.

Las dos películas en cuestión a las que hago referencia son, “La lengua de las mariposas” (de José Luis Cuerda, España)  y “Hoy empieza todo” (de Bertrand Tavernier, Francia) ambas de 1999.

En la primera, española, un maestro republicano ayuda a los estudiantes a descubrir los secretos de la naturaleza y de la vida, de las propias experiencias, de abrir la puerta y salir a conocer el medio ambiente para reflexionar y plantearse las cuestiones. En la segunda, francesa, el maestro freinet vive la escuela en la vida de la ciudad, digamos que metafóricamente abre las ventanas del aula para que la escuela respire también la complejidad de la realidad social y las diferentes culturas del contexto.

Por lo tanto, podemos destacar como una característica en común de ambas película y que reflejan las dos historias, la voluntad de esos docentes, por la iniciativa de tomar las riendas de su profesión desde una perspectiva innovadora. Sin duda es un acto gratificante tanto para los propios alumnos, como para la formación del profesor, ya que construye los propios aprendizajes por el mismo y realiza un feed-back de esas experiencias, que tiene un valor incalculable. Planteando esta reflexión sobre ambas películas, es ahora cuando me gustaría profundizar en el tema que quiero cuestionar, la autonomía del profesorado y su relación con el material curricular.

Para comenzar esta reflexión, es necesario primeramente hacer referencia a otras entradas anteriores de mi blog en las que a través de artículos de Cuadernos de Pedagogía, traté temas como la falta de formación con la que salen los docentes de la Universidad, y también en consonancia, la falta de experiencia que tienen a la hora de afrontar el grupo-clase. Por lo tanto, en el proceso de constitución docente, actúan diferentes agentes que tanto pueden facilitar como obstaculizar ese proceso. Uno de estos agentes, pueden ser los materiales curriculares, así, el libro de texto por ejemplo, puede funcionar como un potente dispositivo de desautorización intelectual, cultural y profesional del sujeto docente.

El libro de texto es una herramienta de trabajo dentro del aula, uno de los múltiples recursos técnicos para la educación, que se lleva utilizando a lo largo de muchos años, de ahí su visión social como elemento fundamental. Nuestro sistema educativo está prefabricado, de tal manera que ahorremos todo el tiempo posible. Por lo que un aspecto muy común es que cuando el nuevo docente se incorpora a un centro, se base en un libro de texto como único elemento, o al menos principal, de su metodología. Este hecho, hace que nos perdamos todo lo que estas dos películas nos muestran. No es estrictamente necesario el uso del libro de texto, al contrario, debería de ser tratado como un elemento complementario al aprendizaje, como un documento en el cual se encuentran recogidos los principales conocimientos (a juicio de quien maneja estos contenidos, tema que daría también mucho que hablar, pero que no nos atinge en este momento). El problema llega cuando por comodidad, por falta de experiencia, por falta de vocación como otra de las entradas que he tratado, no buscamos nuevas metodologías innovadoras. Tenemos los conocimientos distribuidos por nuestro entorno, por nuestros contextos sociales, sólo es necesario abrir la puerta y mirar con ojos didácticos hacia todo lo que nos rodea. Esa es la experiencia, y el aprendizaje principal que se lleva a cabo en ambas películas. Los profesores en ambos casos, apuestan por esa faceta, innovan, sacan a sus alumnos de las aulas y les enseñan la vida real.

El principal obstáculo, está en que el profesor conoce su profesión, es educado en un régimen de recuerdos, de repeticiones, y de comportamientos normalizados en los que el libro de texto se hacía omnipresente, es decir, cuando ellos estudiaron también lo hicieron con el libro de texto como principal herramienta, por lo que repiten este aprendizaje ya por inercia. Podemos interpretar por lo tanto, el saber docente de los maestros de estas dos películas, como un saber de escape, de huida hacia otros códigos curriculares, hacia otros conceptos pedagógicos y otras prácticas sociales.

Desde otra perspectiva más profunda, como se indica en el libro “Políticas del libro de texto escolar” de Martínez Bonafé, J., vemos que el libro de texto puede poner a prueba su teoría implícita proponiendo su problematización a los profesores, o puede por el contrario, no proponerlo. Los análisis de los libros editados en España muestran que esto no ocurre ( CANTAREJO,J., 2000), es decir, el texto no explicita su teoría pedagógica ni tampoco la problematiza. Esto puede traer consigo, consecuencias para el desarrollo de la profesionalidad como se indica en el citado libro:

            Por un lado, se impide el diálogo profesional con el artefacto que hegemoniza el desarrollo de las tareas curriculares en el aula, sin una caja de herramientas teóricas propias, el texto se convertirá en la única herramienta teórica del profesor (M.W.APPLE 1989). Por decirlo en términos de Hargreaves, A. (1996), “no es un proceso de apropiación teórica sino de colonización cultural del trabajo docente.

            Por otro lado, tiene que ver también con la formación docente: “ (…) el valor de uso del material curricular no deberá medirse sólo por el modo en que facilita la actividad profesional del docente, sino también por su potencialidad como instrumento interpretativo de la experiencia docente y, por tanto, como herramienta de aprendizaje y desarrollo profesional. Si el libro de texto-como muestran los análisis citados- rutiniza la práctica, y la hace repetitiva, el saber docente se hace repetitivo y rutinario, dificultando la posibilidad de crecimiento o desarrollo profesional (…)”.

En conclusión, estas dos películas nombradas en algún momento en clase, y que he visto (aunque “La lengua de las mariposas” ya la había visto anteriormente), me hicieron reflexionar acerca de estos aspectos. Además, en relación con la asignatura de “Deseño e avaliación de materiais didácticos”, encontré a través del libro “Políticas del libro de texto escolar” de Jaume Martínez Bonafé, información que relacionaba estas dos películas, con la profesión docente y el cuestionamiento sobre el libro de texto. Lo que queda claro, tras el visionado de las mismas, es que otras metodologías son posibles, y sobre todo en los contextos comunitarios son fundamentales. Creo que aprender el currículum a través de lo que uno tiene alrededor, es mucho más enriquecedor tanto para alumno como para profesor. Sin duda la educación daría un gran salto de calidad si la profesión docente adquiriese esa flexibilidad metodológica tan demandada en la realidad intercultural en que nos situamos.

Clases fuera del aula

Lamentablemente la situación que se repite desde hace años, es algo a lo que Eisner llama “código de seguridad”, y es que los niños y niñas sólo entienden la existencia de dos culturas. La que aparece en los libros de texto y que es importante y tengo que saber porque cae en el examen; y por otro lado la que no aparece en los libros, o aparece pero no entra en examen, por lo tanto no es importante. La planificación de las clases se marca a través de los contenidos y muchas veces incluso de la propia distribución que nos marcan los libros de texto, cuando debería de estar dirigida por las inquietudes de los agentes participantes en el proceso. Está demostrado que si apartamos a los niños de los libros de texto, surgen en ellos nuevas inquietudes sobre las que indagar, pero vivimos en una sociedad en la que es mejor tenernos controlados y atados, que dejar al volar nuestra imaginación, por lo que pueda pasar. Así nos va.

Bibliografía:

Martínez Bonafé, J. (2002). Políticas del libro de texto escolar. Madrid: Morata.

Webgrafía:

http://www.filmaffinity.com/es/film545489.html (consultada a 03/12/2013)

http://www.filmaffinity.com/es/film448577.html (consultada a 03/12/2013)