FORMACIÓN INICIAL ENTRE LA TEORÍA Y LA PRÁCTICA

FORMACIÓN INICIAL ENTRE LA TEORÍA Y LA PRÁCTICA

 

El texto nos presenta como empieza la profesión docentes, desde la educación obligatoria, puesto que nos da una experiencia previa a todos. Aquí sabremos los que nos gusta y nos convence de el profesorado y nos puede ayudar a centrarnos en lo que nos gustaría llevar a cabo en el aula.

Pero donde empieza realmente todo es en la universidad, donde como docentes crecemos tanto personal como profesionalmente, adquirimos capacidades y destrezas, aquí se entiende que desde la universidad tenemos el inicio de la formación permanente.

En la universidad el alumnado busca conocer y saber teorías, metodologías, técnicas, estrategias, pero también el saber como llevarlo a cabo, saber resolver situaciones y problemáticas que se pueden llegar a dar en un centro escolar. Por eso es cada vez más frecuente que se reclamen más horas de prácticas a los largo de los años dedicados a la carrera.

 

El texto nos expone dos situaciones:

a)      Las miradas críticas de desencanto

b)       Las miradas cómplices y las valoraciones positivas.

 

Las miradas críticas de desencanto, las principales críticas son aquellos aspectos que necesitamos mejorar, con o pueden ser la de unir la realidad social con lo realizado en la carrera, no solo quedarnos en la teoría sino más en la práctica donde se fijan contenidos y es mucho más fácil poner sobre la mesa todo lo aprendido en el aula. Para esto es necesario que la universidad realicé un gran cambio y que se adapte a los grandes cambios que se somete  la sociedad.  En conclusión el principal desencuentro que se destaca es la distancia entre los conocimientos académicos y los laborales. El COMO es más importante muchas veces que el QUÉ.

Las  miradas cómplices y las valoraciones positivas de las que habla el texto se puede se destacar términos como la vocación y la motivación que se encuentra a la hora de abordar la docencia por parte de algunos docentes, los cuales nos muestran su clara VOCACIÓN, que es tan necesaria para nuestra profesión y que te hacen disfrutar de lo que  te gustaría dedicarte de forma profesional.

 

image

Muchas veces nos damos cuenta de que las experiencias mejor valoradas son las que tienen un sentido práctico, aquello que nos es más fácil recordad aquello que nos es más fácil aprender. Si nos vamos a la hora de hacer las prácticas muchas veces en los centros nos encontramos que alumnos asumen responsabilidades  que no les corresponden puesto que aun están en aprendizaje. Ellos aceptan esta demanda que no entran en su formación pero que asumen por la buena fe y la responsabilidad. 

Para finalizar tenemos la necesidad de que la escuela y las universidades trabajen juntas puesto que la sociedad esta en continuo cambio y la universidad debería dar respuestas a esta nueva sociedad y a estos nuevos retos, es decir, la ``formación permanente” debe empezar desde las universidades.

 

Herraiz, F. y Martínez Pérez, S. (2013). Formación inicial: entre la teoría y la práctica. En Cuadernos de Pedagogía nº436, pp. 46-49.