Nube de tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tags de todo el sitio

La elección de ser docente

En este blog me dispongo a hacer un pequeño resumen del documento “La elección de ser docente”, de los autores Sandra Martínez Pérez y Luispe Gutiérrez.

En el documento se cuestionan, en una sociedad de cambio en la que las matriculas de magisterio aumentan notablemente, el por qué la elección de dicha carrera.

En primer lugar se cuestionan el papel de la vocación en todo este proceso de selección. La vocación, cuyo significado literal es “ser llamado a”, está cambiando junto con la sociedad. Es cierto que muchos de los alumnos y alumnas que se matriculan dicen tener la vocación de ser docentes, sin embargo el concepto de la misma ya no es el mismo. Antiguamente tener vocación en la docencia era entendido como una especie de entrega hacia la misma, de militancia, de consagración de la vida, sin embargo hoy en día se considera tener vocación por la docencia el que dicho empleo puede ser capaz de satisfacerte, con el que cual te puedas realizar, que te lleves bien con los niños/as…

Por otro lado, por supuesto, están aquellos que se matriculan en la carrera por otros motivos: buen sueldo, grandes vacaciones…otro tipo de intereses.

Después están aquellos/as que han sido influenciados por otros para acabar eligiendo su futuro. Algún amigo que les haya sugerido ese empleo, un familiar cercano relacionado con la docencia…Parece que muchos/as de los futuros docentes que han elegido esa carrera han estado motivados de forma externa para acabar eligiendo la carrera.

Y por último, está el gran estereotipo de la carrera de “magisterio” me gustan los niños/as. La elección de estos alumnos y alumnas por la carrera fue el que le gustan los niños, por llevarse bien con ellos y por parecerles “monos”. ¿Pero es esta razón suficiente? El ser docente no es sólo llevarse bien con los niños, sino que implica una complicada tarea para la que se necesita tener en cuenta todos los factores que se interrelacionan en el proceso de enseñanza.

Reflexionando sobre todo esto, me doy cuenta que aún hay muchos tópicos sobre la carrera de la docencia. En mi anterior blog analizaba los cambios de identidad de los mismos y veo una íntima relación entre este y aquel. Los tiempos cambian, los conceptos también, pero hay que hacer algo más para cambiar las identidades y miradas que pesan sobre esta profesión.

La vocación, como ya he dicho a lo largo de muchos de mis blogs, me parece que juega un importante para dentro de esta profesión. En mi opinión, creo que es algo fundamental para poder desempeñar bien este trabajo, al igual que trabajos como el de médico o psicólogo, ya que tienes que estar tratando con personas, estar a su servicio y si no te gusta lo que haces o no te sientes a gusto con ello no vas a poder dar bien este servicio.