Aprender a ser maestra: perplejidades y paradojas

Compartir es sinónimo de creación de la memoria colectiva. Así comienza el último texto de los analizados en clase mediante la técnica de seminario. Los autores del texto, Juana M. Sancho Gil y José Miguel Correa Gorospe de las universidades de Barcelona y País Vasco, tienen en cuenta en el texto que nos encontramos en una situación difícil para la educación. Apelan a la llamada “sociedad del conocimiento” de la que ya hemos hablado y cuyas características hemos tratado en otros textos. Según ellos, vivimos en un mundo volátil, cambiante y que se encuentra en continua renovación.

Por eso dicen ellos apoyados por sus estudios e informaciones de otros autores los docentes están viviendo una situación de perplejidad enfrentándose a dilemas como el llegar a ser el profesor que les gustaría en una sociedad cada vez más complicada debido a su estado de continuo cambio, el análisis de lo que son y de lo que se están convirtiendo. Por eso en este tiempo no es fácil dedicarse a la enseñanza en la escuela infantil y primaria, aunque muchos se encasillen en pensar que educar a un niño es fácil.

El contexto actual al que se deben enfrentar los profesores es complicado y con grandes connotaciones neoconservadoras y economicistas muy alejadas de lo que realmente necesita y que preocupan a diversos colectivos. Con todo esto además se logra una insatisfacción del derecho a la educación recogida por nuestra constitución abogando por el cumplimiento de las directrices de un estado de pleno derecho como el que se presume que tenemos.

Por otro lado decir que los cambios sociales, todos sabemos que son claros y grandes y esto influye y mucho en la práctica docente ya que se le pide constante cambio y renovación.

Además en el texto se habla de la situación previa que vivió la educación. Un estado de bonanza tanto económica como social la cual provocó que el intento de mejoras en la educación aumentase también el número de alumnos con la consiguiente subida de horas lectivas y profesores para equiparar, como en el caso de Cataluña a la educación privada. Sin embargo actualmente a los estudiantes de magisterio ni siquiera se les asegura una plaza fija como profesores. El aumento de los recortes en educación provoca que el poder adquisitivo de los profesores se vea empobrecido provocando descontentos. Si no fuese poco el aumento de horas lectivas y de carga de trabajo provoca una situación peor y de malestar.

Como venía diciendo otro cambio que descoloca a los profesores tiene que ver con el conocimiento y con su forma de transmisión y la bajada de consideración que se tiene por adquirirlo ya que ahora se les exigen otro tipo de competencias para con sus alumnos. Las demandas a las que tiene que responder la escuela son cada vez mayores y además se les junta con todas aquellas que por parte de las políticas se le exige. Los profesores se ven sobrepasados y no son capaces de responder a todo ello. Entre las nuevas exigencias al profesorado se encuentran: aumento del trabajo, de competencias de ellos mismos y para el logro en sus alumnos y mejoras en su actividad docente, cuestionando su labor constantemente así como la de la escuela pública.

En definitiva los profesores se enfrentan a muchas exigencias a las que no pueden hacer frente en muchas ocasiones. Debemos preguntarnos ¿qué pasa? ¿qué falla? ¿qué hace falta? ¿están formados los docentes para responder a todo ello?


Sancho GIl, J.M. y Correa Gorospe, J.M. (2013) "Cuadernos de pedagogía" nº 436