Vanessa Valero Iglesias

Me considero una persona simpática, responsable, trabajadora, perseverante, con carácter y muy indecisa.

¿Cómo me imagino mi primer día como asesora en un centro educativo?

Licenciatura en Psicopedagogía (5ºCurso)

Valero Iglesias, Vanessa

 

ASESORAMIENTO CURRICULAR A CENTROS Y PROFESORES

¿Cómo me imagino mi primer día como asesora en un centro educativo?

 

Esta es una pregunta que ha pasado por mi mente en una multitud de ocasiones, sin embargo a medida que va transcurriendo el tiempo su respuesta cambia, debido fundamentalmente a una mayor formación inicial que poco a poco me proporciona herramientas útiles para enfrentarme a esta potencial actividad. No obstante, esta cuestión siempre está asociada a una sensación de miedo e incertidumbre, tanto por el temor a ser incapaz de llevar a cabo mi labor asesora de forma eficaz, como por el recibimiento y aceptación de mis futuros compañeros/as de profesión. A pesar de ello, en todo momento intento ser optimista y positiva sin dejar de ser realista, con el objetivo de no decepcionarme al percibir que mis ideas previas no coinciden del todo con la realidad existente en los centros educativos.

Mi primer día como asesora, lo concibo como una gran oportunidad para iniciar un diálogo y una  relación de colaboración con los profesionales que constituyen el centro educativo en cuestión. Para ello, considero que es necesario presentarse a los miembros del centro con una actitud humilde y modesta, intentando en todo momento manifestar que la función del orientador es asesorar y ayudar al docente y al resto de la comunidad educativa, con el objetivo de mejorar la enseñanza. En este sentido, es fundamental evitar un comportamiento soberbio y arrogante, al exponer cual es o no es el papel del orientador dentro de una institución, ya que esto lo único que va a provocar es un aumento de las negativas expectativas del profesorado hacia los profesionales de la orientación.

El primer día de trabajo creo que es necesario aprovecharlo para conocer las inquietudes y necesidades del centro en general y del profesorado en particular, así como la singularidad de la organización y funcionamiento de la institución. También, es indispensable acomodarse en el lugar de trabajo y observar que recursos y herramientas proporciona el centro para llevar a cabo el proceso de asesoramiento. Otro punto esencial para iniciar la labor asesora es mantener una amplia conversación con los miembros del Departamento del Orientación y la antigua orientadora del centro, para conocer las pautas de actuación e intervención y su experiencia personal a lo largo de su recorrido profesional dentro de la institución. No obstante, quiero destacar que el conocimiento en profundidad de la cultura escolar del centro es algo que requiere tiempo y perseverancia.

Por último, me gustaría resaltar la importancia de la experiencia y de la formación continua para llegar a ser una buena asesora, que sea capaz de incentivar cambios y mejoras dentro de institución educativa en la cual lleva a cabo su compleja labor.