Apertura de los centros educativos

Me parece muy ilustrativa la reflexión de Moliner (2008, cit. en Hernández, V. M. y Santana, P.J., 2010) que comparto con vosotros/as, queda patente que la apertura de los centros a la comunidad educativa ya no es sólo una cuestión de organización sino que abarca tal inmensidad de acciones que su simple aspecto físico puede ser un indicador de dicha apertura.

“La mayor parte de los centros educativos son realmente abiertos hasta en su aspecto físico, con

acceso directo a la calle, sin vallas y con patios de recreo con parque para uso comunitario. Esta

apertura se manifiesta también en la participación de la comunidad en los centros: padres que

ayudan, asociaciones que colaboran, estudiantes voluntarios… Es frecuente que en secundaria,

por ejemplo, algunos estudiantes presten servicios comunitarios o colaboren en las escuelas, o

que se empleen en tiendas del barrio donde aprenden funcionalmente contenidos

instrumentales”.