Mónica Rial Enjo

"Uno es dueño de sus silencios, y esclavo de sus palabras"

Debate bienestar Vs malestar

Hola compañeros, a raíz de la clase de esta semana y relacionado con el bienestar/malestar docente he estado indagando para poder defender cuáles son los motivos que considero deben tener presentes los docentes, para que hoy en día con la situación que nos ha tocado vivir sienta bienestar en su puesto de trabajo.

En cuanto la profesora hizo la división de papeles para defender en el debate lo primero que uno piensa, y es lógico, es que nos había tocado la parte más difícil, ya que defender el bienestar docente con la que está “cayendo” no es tarea fácil. Pero tras esa primera impresión mientras organizaba mis ideas para prepararme para el debate, buscando argumentos que podría usar para defender el papel que me habían asignado, afloró en mi el optimismo que me caracteriza y pensé: “que bien me viene este papel, ya que con los argumentos que utilizaré esta tarde podré ayudar a mis compañeros de centro el día de mañana a ver el vaso medio lleno, en vez de medio vacío”.

Me explico, personalmente considero fundamental  poder proporcionar y beneficiar a nuestros compañeros docentes con nuestro conocimiento para con ello mantener ese malestar en un punto saludable, que escape de la indefensión aprendida (ya que tratar de mejorar las cosas es necesario) y no colaborar con un pesimismo que incremente ese malestar hasta un punto que se convierta en malestar patológico.

Cuando buscaba información encontré una serie de variables que influyen en el malestar docente, y cómo algunas de ellas se convierten en factores de protección ante los efectos negativos de ese malestar docente. Por eso yo creo que lo que debemos es proporcionar a los docentes las herramientas adecuadas para que sean fuertes y resistentes ante las circunstancias que les llevan a sufrir las consecuencias de la situación en la que nos encontramos (y que no es nueva). De lo que estoy hablando es de un término que salió en el debate y que se llama resiliencia (ajuste saludable a la adversidad):

image

"A pesar de traumas graves, incluso muy graves, o de desgracias más comunes, la resiliencia parece una realidad confirmada por muchísimas trayectorias existenciales e historias de vida exitosas. De hecho, por nuestros encuentros, contactos profesionales y lecturas, todos conocemos niños, adolescentes, familias y comunidades que "encajan" shocks, pruebas y rupturas, y las superan y siguen desenvolviéndose y viviendo -a menudo a un nivel superior- como si el trauma sufrido y asumido hubiera desarrollado en ellos, a veces revelado incluso, recursos latentes y aun insospechados"

(Michel Manciaux. La resiliencia: ¿mito o realidad)

 Quiero resaltar la importancia de este concepto, por lo que representa, que no es otra cosa que las variables individuales de cada uno que median en nuestra capacidad de afrontar las cosas, y que no se trata de ideales o fantasías utópicas que tratemos de instaurar, se trata de que seamos seres humanos que posean una personalidad resistente (hardiness).

A continuación os dejo un enlace a través del cual podéis conocer algún instrumento, en concreto el  IMPAL-D, que nos ayuda a detectar (obviamente como prueba complementaria de otras, nunca como única fuente de información) casos de malestar docente.

Un saludo, Mónica Rial

http://www.estres.edusanluis.com.ar/2011/01/malestar-percibido-en-el-contexto.html


Comentarios

  • Silvia Alvarez Otero

    Hola Mónica!

    Estoy de acuerdo contigo. En ocasiones nos acostumbramos a que las situaciones sean complicadas y a asentarnos en ellas, padecerlas como un mal que no tiene solución y verlas como complicadas de superar. Esta desmotivación por no superar las dificultades que presenta la labor docente, el trabajo social y en definitiva el trabajo con las personas supongo vendrá definida por diversas causas y razones. 

    Personalmente creo, como educadora social y futura profesional del trabajo CON las personas que la postura que debemos tomar es no acostumbrarnos a esas situaciones que dificultan nuestro trabajo y dejar que el malestar nos invada sino tomar dichas situaciones como una oportunidad para cambiarlas, para hacer proposperar nuestra actividad, bien sea docente, social... y en definitiva profesional. 

    Utilizar el malestar como una oportunidad para crecer y para ofrecer herramientas para hacer crecer y prosperar a las personas con las que estamos trabajando, porque no dejan de ser profesiones en las que se trabaja con y para las personas, desde mi punto de vista. 

    Creo tambien que si es cierto que son profesiones que pueden llegar a "quemar" al profesional que se ve desbordado ante infinidad de situaciones ante las que no sabe como actúar y ahí es donde podemos buscar consejo y asesoramiento en los demás. Pero del mismo modo, creo también que se produce una situación en la que nos acostumbramos a no buscar alternativas, si no que nos acomodamos a que la situación está mal y no hay mucho más que nosotros podamos hacer. De ahí la indefesión aprendida a la que haces alusión. 

    Un saludo, 

    Silvia.