Una nueva forma de orientar: Las TIC

 

Una nueva forma de orientar: Las TIC


La importancia de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC), ha ido incrementándose a pasos agigantados durante los últimos años. Actualmente, su utilización es imprescindible para orientar y asesorar en la educación de una manera competente. Sin embargo, muchos profesionales de la educación todavía se encuentran perdidos y al margen de la Sociedad de la Información que se ha creado alrededor de las TIC.

Los cambios tecnológicos sufridos en las últimas décadas han hecho que surjan nuevas necesidades y que se abran nuevas posibilidades en el campo de la educación y, de forma particular en el ámbito de la orientación. De este modo, se considera la competencia digital como una de las competencias básicas que debe desarrollar un joven o una joven al  finalizar la enseñanza obligatoria para poder lograr su realización personal, ejercer la ciudadanía activa, incorporarse a la vida adulta de manera satisfactoria y ser capaz de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de la vida.

Así pues, los currículos deben partir de la base de la consecución de esta competencia digital por parte de los y las jóvenes, por lo que las administraciones educativas y las programaciones didácticas que elaboren los centros deberán orientarse a facilitar la adquisición efectiva de estas competencias por los alumnos.

Pero el desarrollo de las TIC, y en especial Internet, no solo se está produciendo en el ámbito educativo. Se abren también nuevas perspectivas de trabajo y de desarrollo profesional y se originan nuevos retos tanto para los profesionales de la orientación como para la profesión en sentido amplio y para las organizaciones profesionales.

Es importante emplear las nuevas tecnologías como herramientas para aprender, pero bajo mi punto de vista, no debe ser la meta a alcanzar en el aula cuando todavía hay muchas otras cosas a las que atender que están siendo desatendidas. Creo que debe ser un medio, no un fin; y muy a menudo se trata como lo segundo.

Por otra parte, creo que respecto al problema de que muchos profesionales de la educación no sean competentes en el uso de las TIC se debe principalmente a dos razones. En primer lugar, a un desinterés y un acomodamiento manifiesto, pues es palpable que muchos docentes no tienen ganas de aprender e innovar. En segundo lugar, está el problema de la falta de recursos, el cual se ha agravado todavía más en estos duros años de recortes y políticas de austeridad. De este modo, si tenemos en cuenta que parte de los profesionales del sistema educativo son poco innovadores y no les interesa aprender para ser competentes en el uso de las TIC, y aún encima no existen recursos para éstos, que no quieren innovar, ni para los profesionales de la educación que sí se toman en serio su labor profesional y quieren ser competentes en la materia, tenemos un grave problema, un problema que en mi opinión irá menguando la calidad de nuestro sistema educativo.