20-03-2012. Las dos R. Resumen y Reflexión

La presente clase se centró en hacer un resumen de las dos sesiones de la semana pasada, por lo que la pregunta clave es ¿Qué lecciones aprendimos de estas dos sesiones?

Debido a mi desconocimiento de la segunda sesión no puedo profundizar en demasía sobre los ejes sobre los que giran, pero por lo menos acercaré un resumen de lo citado en el aula. Los postulados que se comentaron en clase fueron:

-          Los modelos no son compartimentos estancos, presentan una continua complementariedad. Como comenté en mi entrada sobre el texto de J. Domingo, considero que lo más importante de los modelos de es su catalogación, sino su elección estratégica según el contexto en el que nos encontremos. La elección de uno de estos modelos puede definir de formas negativa o positiva la posterior actuación, por lo que debemos de ser cautos y reflexivos en su elección, así como en el paso de un modelo a otro.

-          Hay que tener sensibilidad con el contexto y conseguir una adaptación plena a él, para poder después repercutir de forma positiva. Aquí nos encontramos con el problema de la autosuficiencia del docente, que es reacio a ser ayudado, por lo que debemos de tenerlo en cuenta. El contexto es un elemento muy importante en cualquier ámbito que inmiscuya el terreno social, por lo que debemos de tenerlo presente en la planificación y desarrollo de nuestras actividades, pues puede adulterar significativamente los resultados esperados. Para ello, deberíamos de realizar un análisis de necesidades del contexto, definirlo bien y después actuar en consecuencia. Este contexto está conformado por múltiples factores como el clima socioeconómico, los profesores del centro, el alumnado, la diversidad, etc.

-          Hay que promover la inclusión y respetar la diversidad. Debemos de ver la diversidad como riqueza y no como obstrucción. Solo aceptando al diversidad, podremos llegar a la esperada inclusión por parte de todos los sectores de población educativa, no solo reduciendo este ámbito al niño en contexto escolar.

-          El proyecto de asesoramiento debe de ser sostenible (fundamentado en las ideas de Hargreaves y Fink, 2006). Como citan estos autores, debemos de “ser cautos, pero perseverantes con los cambios y las innovaciones. Poco a poco, pero que vayan enraizando. Que los cambios para la mejora sean sostenibles, tengan continuidad en el tiempo”. Es decir, debemos de  tener en cuenta que los cambios positivos que generamos deben de ser duraderos en el tiempo, no que se queden en simples anécdotas, por lo que debemos de fabricar nuestra realidad pasito a pasito, sabiendo que estos pasos son firmes, para luego poder cimentar otro pasito sobre el anterior.

-          Debemos de apoyar un clima basado en la democracia, con todos los valores que ello conlleva: igualdad, colaboración, horizontalidad…Si los alumnos/as no respiran un clima de democracia entre el profesorado, no aprenderán lo que realmente es la democracia (por lo menos en el ámbito escolar). Entra aquí en juego el currículum oculto,  muy importante para el desarrollo de las actitudes de nuestros ciudadanos. Con el clima democrático no estamos respondiendo de forma adecuada tan solo a los quehaceres de un orientador, sino que estamos basando la educación en el respeto, la tolerancia,  la cortesía…esencial para la educación del alumnado y la consideración del orientador por parte del profesorado.

-          El fin que debemos de perseguir es que los profesores solventen situaciones futuras sin la ayuda del asesor. Nuestro objetivo no es otro que hacer que los profesores sean autosuficientes, y que eliminen o minimicen los errores de forma adecuada, con vistas a mejorar la realidad de sus aulas.

Por último, me gustaría hacer una reflexión sobre si “metería en mi maletín de asesoramiento” las técnicas de debate que utilizamos? Pues bien, a esta cuestión, mi respuesta es un indudable sí. Evidentemente, cuanta más variedad de actividades y menos monótonas sean estas, mejor será para la aceptación de nuestras ideas como futuros asesores, ya que los profesores están hartos de charlas que no conllevan ningún cambio sustancial en sus vidas laborales. Con la aprehensión de estas técnicas lo que estamos haciendo es crear una variedad que dará firmeza a nuestro modo de actuar, así como promoverá una mayor motivación para la entrada de nuevas y futuras aportaciones. Por ende, considero incluso necesario la apropiación por nuestra parte de este tipo de técnicas, con vistas a tener un amplio abanico de actividades para realizar con los diferentes grupos concernientes a la educación, adaptándonos a sus peculiaridades, motivaciones, etc.