Los tiempos cambian

Ahora todos nos guiamos por las redes sociales: Tuenti, Facebook... son parte ya de nuestras vidas, al encender el ordenador y conectarnos lo que solemos hacer inmediatamente es abrirlas y ver nuestras novedades.

Antes...la cosa era distinta, por lo menos en mi caso, abría mi correo, miraba mi Fotolog, el messenger... todo tiene su tiempo y sus modas.

Ahora es el momento en el que tengo mi correo más actualizado, lo tengo sincronizado con el teléfono móvil y veo a cada instante el correo que me llega, el que me interesa, el que quiero borrar... antes abrir el correo me suponía un tiempo de selección de correo basura y lo realmente interesante.

Por una temporada los blogs parecían estar fuera de moda, pasados... creo que están sufriendo un momento muy alto y en el que la gente le da mucha importancia. En mi caso, miro muchos blogs de moda, de conciertos, de curiosidades, de gente que escribe sus historias...me puedo pasar horas y horas sin darme cuenta. Para mí hace unos años era algo totalmente impensable, ni me interesaba por ese mundo, quizás no tenían la visión que a mi me gustaba, los temas no me llenaban...o simplemente no sabía buscarlos.

El tema de saber buscar...es algo novedoso, antes no era consciente de la cantidad de recursos de los que disponía, ni la forma adecuada de saber buscarlos. Recuerdo especialmente en el tema de la música buscar temas en Youtube y querer tenerlos, utilizar los míticos programas para descargar, y que o no me descargara lo que yo quería, o que no me lo encontrase...era una frustración inmensa. Buscar un día sin más y poner en Google: video to mp3, y ver una cantidad de enlaces en los cuáles con sólo pegar un simple enlace de Youtube tenía mi canción en cuestión de segundos...

En cierta forma fui creciendo poco a poco, y cosas que ahora me parecen evidentes y fáciles me llevó su tiempo asimilar y entrar a formar parte de ellas.

 

Realmente, a modo de conclusión, creo que nosotros que fuimos un poco una generación de tránsito...muy pocas veces nos ponemos a analizar estos detalles y en momentos como estos que me paro a pensar fríamente en ellos, sin todavía profundizar totalmente, hemos avanzado mucho más de lo que hubiésemos imaginado ver y hacer en un principio.