12-04-2012. La delicada línea del bienestar

La actual sesión giró en torno a lo mencionado: razones para el bienestar/malestar docente.

Lo primero que realizamos fue el reparto de unos post-it rosas y amarillos, en los que exponíamos en los rosas las razones para el malestar docente, y en los amarillos las razones para el bienestar. A continuación se juntaron los post-it para que Lourdes los pudiera analizar.

Seguidamente, hubo el debate entre los dos grupos, entre los que entresacamos diversas razones por parte de los dos bandos.

Razones para el malestar:

-          Deterioro de la educación pública: ratio, desprestigio, baja consideración social…

-          Deterioro de las condiciones de trabajo: bajada de salario, subida de horas lectivas…

-          Pérdida de la calidad, lo que conlleva menor satisfacción por parte del profesorado.

-          Baja motivación de los alumnos/as hacia la escuela.

-          Mala formación del profesorado en sus carreras.

-          Poco respeto en las aulas por parte del alumnado.

Razones para el bienestar:

-          Puesto laboral fijo, estabilidad laboral.

-          Tenemos muchas vacaciones.

-          Tenemos un horario establecido, no adulterable significativamente.

-          Satisfacción del trabajo docente.

-          Es una profesión vocacional.

-          La respuesta de la sociedad actual con respecto a la educación es muy buena.

Evidentemente, hay razones en los dos bandos, pero nunca debemos de olvidar la importancia de ser maestros y lo que ello conlleva. Como ya expuse en mi entrada, para mí hay muchas más razones para el bienestar docente que para el malestar, y quería hacer referencia a una frase dicha por la profesora: “Podemos ser pesimistas teóricos, pero optimistas en la práctica”, debemos de exponer a todo el mundo nuestra capacidad de resiliencia, con vistas a afrontar nuestros problemas y salir satisfactorios de ellos. No debemos de dejarnos caer en la tentación de echar las culpas a factores externos, cuando la verdadera educación depende mayoritariamente de nosotros mismos y no de los medios con los que contemos. Aquí, entra en juego el papel del asesor, con la optimización de los medios, así como la enseñanza de nuevas técnicas de realización barata, para que los docentes puedan ponerlas en práctica.

 

P.D: para complementar información, acudir a la entrada “Razones para el bienestar docente: Orgullosos de ser maestro”.