COLABORACIÓN VS COMPETIVIDAD

A raiz de la anterior entrada en el blog, algunas ideas quedaron sin ser expresadas presas de un discurso que tomó un  derrotero disttinto  al que yo misma había marcado.

Como ya decíamos ayer el verbo competir, etimológicamente significa esforzarse. Pues bien, desde hace ya unos años, las últimas reformas legislativas, han hecho que aquello de la cultura del esfuerzo se quedase guardado en un baúl del que intentamos desprendernos. Y es que el lenguaje es traicionero, y no sé quién, en algún momento, confundió aquello que decía la LOGSE, 1990, de flexibilizar el currículum , con facilitar.Yo más que nadie, defiendo la educación para todos, la atención a la diversidad, pero ello nunca debe ir en detrimento de una educación donde se premie el mérito académico, pues esto también es una educación de calidad.

Desde hace algunas décadas, y aún hoy día, se castiga socialmente a quién destaca, a quién lucha por mejorar, por alcanzar sus propios retos. Se le señala y condna de por vida. Pues bien, a mi juicio, nuestro sistema precisa de un nuevo giro. De una búsqueda del equilibrio entre flexibilizar el currículum  y adaptarse a las diferencias individuales, y premiar y valorar el esfuerzo.

Enseños a nuestros alumnos a levantarse si se caen, a ser tenaces, a no cesar en el intento, y aprendamos también nosotros a saber ser cayado para auparles.