• Blogs
  • Nerea
  • El papel de la motivación de los asesores y profesores en el proceso de asesoramiento

El papel de la motivación de los asesores y profesores en el proceso de asesoramiento

  • Borrador
Por Nerea

Hola a todos:

Cada vez que nos paramos a hablar de problemas en el ámbito educativo, la palabra motivación surge como un oasis en el desierto; ya sea para referirse a los problemas de motivación del alumnado, del profesorado, etc. En este post, sirviéndome de un artículo con el mismo título, trataré de reflexionar acerca del papel de la motivación en la creación de contextos de colaboración. He seleccionado este artículo por dos motivos: (1) nos aporta una explicación nueva sobre los factores que influyen en la colaboración entre profesores y asesores; digo nueva porque en nuestras reflexiones en el aula es un factor que no hemos considerado. (2) La motivación es un aspecto que si hemos considerado a la hora de hablar del malestar docente por lo que, podríamos afirmar que este es un factor que influye significativamente a la hora de establecer canales de colaboración.

En el escenario del asesoramiento confluyen muchas relaciones interpersonales ya sean referidas a acciones de carácter cognitivo (las que proporciona información y conocimientos) o de carácter social (dirigidas a establecer y mantera esas relaciones). Lo que se hace y dice en este escenario condiciona la motivación y grado de implicación de profesores y asesores.

Según Sánchez (2000 en Carretero et al. 2008) el asesoramiento se apoya en dos dimensiones fundamentales: la resolución de problemas y la creación de canales que aseguren el trabajo colaborativo. De esta última dependerá en gran medida el resultado del proceso de asesoramiento. Es aquí dónde entra en juego la motivación.

Uno de los factores que condicionan la motivación es que, profesores y asesores den sentido a lo que hacen. En las últimas sesiones de clase se inició un debate a raiz de un comentario de Irene en el que exponía que "los objetivos comunes son los que nos permiten traspasar el umbral de la incomodidad". Algunos compañeros opinaban que el conflicto surgía cuando cada agente trataba de llegar a ese objetivo de una manera diferente. En mi opinión, considero que lo importante no es tener un objetivo común sino que cada uno le dé sentido a lo que hace, es decir, que sepa que sus acciones producirán un cambio a mejor. Es primar el ¿para qué lo hago? sobre el ¿qué hago?

La motivación es definida como “el interés profesional y el entusiasmo que una persona muestra hacia el logro de metas individuales y de grupo en una situación de trabajo” (Bentley y Rempel,1980 en Carretero et al. 2008 ). Según Carretero et al. la motivación depende de 3 aspectos principales:

-"Sentirse parte"

Hace referencia al sentimiento de pertenencia a un grupo. En relación al trabajo del asesor y asesorado se puede lograr este "orgullo de pertenencia" a través de la "Creación de una relación dominada por la empatía, la autenticidad y la aceptación positiva" (Carretero et al. 2008:4)

-"Sentir que se tiene parte

Esta expresión hace referencia a la creación de un espacio dónde todo el mundo pueda participar, dónde todas las voces sean escuchadas. Algunas estrategias para potenciar este sentimiento son: comentar el trabajo en equipo, determinar conjuntamente con los profesores el trabajo a realizar y las metas a conseguir...

-"Sentir que se es capaz"

Carretero et al. proponen en este sentido estrategias como: 

  • Fomentar la capacidad de aprendizaje mutuo: profesor y asesor han de ser conscientes que ambos tiene cosas que aprender del otro y que, el trabajo colaborativo es una fuente de enriquecimiento para ambos.
  • Feedback sobre el trabajo realizado: es necesario establecer canales de comunicación adecuados sobre las intervenciones que se están llevando a cabo
  • Ambos agentes necesitan saber que su trabajo es importante; no son sólo importantes los resultados también las actitudes durante el proceso, el esfuerzo...
  • Reflexión sobre la propia práctica; esta permitirá corregir errores y redireccionar los esfuerzos.

En el artículo también se hace referencia a la importancia de las acciones de los asesores (lo que dicen y hacen) en la relación con los profesores y viceversas. En el caso de los asesores estos deben  planificar los contenidos y acciones a desarrollar a fin de explicárselo a los profesores y que estos se sientan parte del grupo. Esta planificación será más sencilla para un asesor interno, que ya conoce a los asesorados, que para un asesor externo cuya relación es más endeble.

En el caso de los profesores frases como “esto que planteas es muy interesante pero no se/sabemos cómo llevarlo a la práctica”, “nada de esto me importa” o "dime lo que tengo que hacer" pueden repercutir positiva o negativamente en el bienestar emocional del asesor teniendo la sensación de que el proceso no va a dar los resultados planteados. Por eso es importante que antes de iniciar cualquier acción asesora, se planteen las siguientes cuestiones: "¿quién lo solicita? ¿Cómo se ha explicado al profesorado los contenidos a trabajar? ¿Estos contenidos son fruto de un proceso conjunto de detección de necesidades?" (Carretero et al. 2008)

 Por último, en el artículo, se expone un caso práctico de asesoramiento a través de la dinámica de la reflexión docente.

CONCLUSIONES

El asesor no sólo debe tener en su maletin herramientas para resolver los porblemas sino que, además, debe disponer de estrategias que le permitan crear climas de trabajo colaborativo. En este sentido, debe intentar que sus acciones aumenten o mantengan la motivación del profesorado hacia las medidas que propone haciendoles sentirse parte del grupo, escuchando sus opiniones, haciendo reflexiones y construyendo significados conjuntos. También es importante que el asesor muestre a los docente que el proceso de cambio que van a llevar a cabo tiene sentido, que no es una mera imposición de la dirección o que no es algo que él haga porque "se aburre en su despacho y tiene mucho tiempo libre".

Los profesores por su parte, deben tratar de ayudar o favorecer en la medida de lo posible el trabajo del asesor porque la desmotivación no es ajena a su labor. Deben mostrarse abiertos al cambio, proponerle las medidas que consideran más oportunas y plantearle todas aquellas dudas que se les planteen. Obviamente, esta tarea no será sencilla si los maestros ven a los asesores como los "paquistanis" de la educación.

 

Referencias:

Carretero, Reyes; Liesa, Eva; Mayoral, Paula; Mollà, Núria: El papel de la motivación de los asesores y profesores en el proceso de asesoramiento Profesorado. Revista de Currículum y Formación de Profesorado, vol. 12, núm. 1, 2008, pp. 1-15 Universidad de Granada Granada, España http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/567/56717073020.pdf