A.P.U. - Asociación de Pedagogos Unidos

A.P.U. - Asociación de Pedagogos Unidos

Si enseñamos a los estudiantes de hoy como enseñamos ayer, les estamos robando el mañana. - John Dewey

Víctimas, catalizadores y contrapuntos.

Víctimas, catalizadores y contrapuntos.

Iniciado por Nerea Bastón Martínez Respuestas (3)

Esta nueva discusión se crea en base a la última clase expositiva en la que se han trabajado los profesores como víctimas, catalizadores y contrapuntos de la sociedad del conocimiento, por lo tanto, aquí podríamos hablar de las diferentes características de estos y teniendo en cuenta nuestra trayectoria académica y nuestra experiencia escolar deberíamos comentar con qué nos hemos encontrado más y como ha sido la docencia con ellos.

Respuestas

  • Por Lara Camiña Martínez

    ¡Hola!

    Para comenzar con el debate debemos describir un poco lo que la profesora quiso transmitir con cada una de estas visiones de los profesores. Además, seguro que todos y cada uno de nosotros, en algún momento, nos encontramos con toda clase de maestros; por lo tanto conociendo estas tres dimensiones podemos hacer una pequeña clasificación de los mismos.

    Los profesores que se muestran como catalizadores, o que realmente toman ese papel, son en mi opinión aquellos que cumplen a raja tabla sus funciones logrando en sus alumnos un aprendizaje profundo, la inteligencia colectiva y que procura que su formación e información sobre la enseñanza no quede obsoleta.

    Por su parte los formadores como contrapuntos serán aquellos que luchan por lograr en sus alumnos algo más que el simple aprendizaje de estrategias, si no lograr un aprendizaje social y emocional, en base a la colaboración entre alumnos y entre alumnos y familias, etc.

    Finalmente los profesores que toman el papel de víctima serán aquellos que creen que las familiar son meros "creadores de quejas"; Por otro lado son aquellos preocupados en la simple memorización de aprendizajes y en enseñar tal cual se les determina por parte de la administración y es que su procupación por cumplir los dictámenes legislativos es bastante grande y hace que acaben emocionalmente agotados en su labor porque los alumnos no consiguen la motivación suficiente, entrando en un bucle de desánimo y frustración por las dos partes.

    Con todo esto, quería nombrar a dos profesores con los que me he encontrado a lo largo de mi escolaridad. Uno de ellos se podría considerar profesor víctima. Era un profesor estricto, nos mandaba muchos deberes extraescolares y era muy estricto si estos no se realizaban; buscaba que aprendiesemos mediante la repetición de dichos ejercicios y le gustaba mucho citar a las familias para "echarles la culpa" siempre del fracaso de sus hijos, siempre a la defensiva con ellos y culpandolos de todo.

    Por otro lado no todas mis experiencias fueron así, si no que a los largo de mi estancia el el instituto la cosa cambió. Aquí me encontré con profesores que eran más que eso y te ofrecían ayuda para todo. Muchas veces si tu rendimiento no era el idóneo te animaba para alcanzarlo y si era necesario valorar otras dimensiones que no fuesen las calificaciones no dudaban en hacerlo.

    Y vosotros ¿qué decis? ¿qué tipo de profesores tuvisteis? ¿en qué dimensión los clasificais?

  • Por José María Jueguen Barcala (Chema)

    Personalmente y para ser sincero, considero que un 70% de los profesores que he tenido la oportunidad de conocer responden a la acepción de víctima. no es exageración, más bien realidad personal. Evidentemente, he conocido grandes profesionales de la educación que ponían a mi disposición y a la de todos sus alumnos, todo su esfuerzo y dedicación. Personas preocupadas realmente por transmitir el conocimiento y fomentar la innovación dentro del aula.

    Señores y señoras que no les importaba dedicar sus horas libres en la atención y apoyo de sus alumnos. Aunque en base a mi experiencia, no es lo común y ese es el verdadero fracaso.

    Estoy totalmente de acuerdo con Lara y su comprensión de las visiones del docente, pero ¿qué tanto por ciento consideráis que hay? en base a vuestras experiencias claro.

    Mi humilde opinión es que la mayor parte de los docentes son víctimas del sistema y del escaso respeto y apoyo social hacia su labor. Aunque 1 solo catalizador puede nublar totalmente el victimismo de la profesión, el problema es encontrarlo y defender su trabajo.

  • Por Nerea Bastón Martínez

    Respondiendo al tema que aquí tratamos, en mi caso y basándome en mi experiencia personal como ambos habéis hecho, diré que estoy totalmente de acuerdo con Chema y que me he encontrado con muchos profesores "víctima", pero reflexionando he llegado a la conclusión de que muchos de ellos reúnen algunas características en común, a saber, pertenecen a un colegio concertado y católico, son de la misma generación y estaban a punto de jubilarse. 

    Como digo los profesores que reunían estas características eran los que más se acercaban al perfil de víctima, como si les faltasen ganas de continuar con su labor docente y como si ya no les interesase lo que hacían. Eso sí también tengo que destacar que por suerte en el instituto público al que fui la gran mayoría de los profesores en absoluto se podían consondierar víctimas de la sociedad del conocimiento, por otro lado destacar algunas excepciones en el colegio concertado al que fui y estoy totalmente de acuerdo con la afirmación de Chema en que "un solo catalizador puede nublar totalmente el victimismo de la profesión" ya que a los que más recuerdo es a los buenos docentes y a los que se involucraban con el alumnado y con el trabajo realizado en clase.