STELLAEADICTAS

STELLAEADICTAS

El lema que nos define :"Todo aquel que se vaya a dedicar a la enseñanza nunca debe dejar de formarse"

¿SER DOCENTE O PROFESOR ES UNA TAREA FÁCIL?

¿SER DOCENTE O PROFESOR ES UNA TAREA FÁCIL?

Iniciado por Enelina Respuestas (3)

Después de que en una de las sesiones expositivas realizásemos un pequeño debate sobre si enseñar era una tarea facil o no, me pareció interesante traerla a este espacio grupal para ver cuáles son las opiniones y reflexiones que tenemos las integrantes de este grupo sobre dicho tema.

 

Yo creo que es una tarea difícil, a la que hay que enfrentarse con ganas e ilusión, pues sólo así se le puede sacar el máximo provecho y obtener un desarrollo personal y no sólo como profesional.

Y vosotras, ¿que opináis al respecto?

Respuestas

  • Por Lorena Garcia Pazos

    Me parece muy bien dar a conocer nuestras opiniones sobre la cuestión comentada ya en clase, de si enseñar es fácil o difícil? Además de que este aspecto ya lo he reflejado en una de mis entradas en este blog, por lo que ahora puedo argumentar de manera más reflexiva sobre este tema.

     Así, como he explicado en mi publicación, yo también estoy de acuerdo contigo, Neli, en que enseñar es una tarea difícil, pero quiero destacar que esto depende de muchos elementos y, principalmente, pienso que uno de estos es la vocación que el profesor tiene, es decir, el esfuerzo y pasión que este muestre en el aula, ya que si este no tiene vocacion pienso que su esfuerzo e interés por enseñar a aprender a los alumnos es menor. Sin embargo, los profesores comprometidos con lo que hacen, siempre intentarán buscar metodologías eficaces que lleguen a su alumnado, y logre en estos su interiorización. Y lo más importante, es que ambos podrán disfrutar, en eso proceso bidireccional y complejo de enseñar y aprender.

    Por esto, doy por supuesto, que enseñar es una  actividad bastante complicada puesto que el docente debe actualizarse y adaptarse a las características del alumnado, así como ser creativo en el uso de nuevas metologías que incentiven la motivación por aprender en el alumnado.

     

     

  • Por Cristina Herrera Madrid

    Para empezar, me gustaría añadir el resumen de lo que pude recoger de una de las clases a las que asistimos, donde se formuló un pequeño debate entre dos grupos, a favor y en contra, a la pregunta: ¿Enseñar es una actividad fácil?

    A favor: Está todo hecho, sólo hay que seguir el libro de texto, que lo tiene todo estructurado, viene con las instrucciones precisas y los contenidos necesarios, es como cocina, sólo hay que seguir las instrucciones: Desde la administración dicen a los profesores lo que tiene que hacer y los requisitos que deben cumplir, el diseño ya viene desde arriba. Sólo hay que transmitir los contenidos y que los alumnos los aprendan.

    En contra: enseñar no es sólo transmitir unos contenidos, sino educar en valores. Hay que tener en cuenta las distintas necesidades y capacidades de los alumnos para hacer de la enseñanza un proceso prodcutivo y cargado de significado. El transmitir contenidos no es la única tarea del docente, hay mucho trabajo de planificación, organización, evaluación, comprensión...que no se refleja en el propio desarrollo de las clases. Enseñar va más allá de la ultilización de un libro de texto.

    Pues bien, dicho esto, me gustaría empezar con mi reflexión. En una de mis últimas publicaciones "¿Es fácil ser docente? Reflexión y recapitulación sobre lo aprendido" también reflexion sobre esta cuestión. Enseñar no es sólo la transmisión de contenidos, sino la transmisión de unos valores y contenidos que no están incluídos en el curriculo escolar pero sí en el curriculo oculto de la educación. Los profesores deben ser conscientes de las necesidades, inquietudes y capacidades de todos y cada uno de sus alumnos, además de ser consciente de su propia entidad como docente para realizar esta complicada tarea de forma productiva.

    Como ya dije en esta mencionada publicación, el profesor o profesora se ve influenciado por muchas miradas (la suya propia, la de los alumnos, la de la sociedad y la de los medios de comunicación). Esto hace que a veces dicha profesión sea complicada, ya que tiene sobre sus espaldas una responsabilidad muy grande...se le carga de demasiada responsabilidad en mi opinión.

    La vocación, como tú dices, Lorena, es uno de los elementos que puede ir a favor de la tarea de la docencia. Esta vocación hace que los profesionales (profesionales en general, no sólo docentes) realicen su trabajo con una pasión con la cual contagian a todo el alumnado, aunque esto no quiera decir que el trabajo se vea disminuido. Creo que todos hemos notado cuándo un profesor sentía verdadera vocación por su trabajo, ya que las clases se volvían interesantes y divertidas.

  • Por Enelina

    Siguiendo en vuestra línea en lo que se refiere a la vocación, yo he tenido la suerte o desgracia de toparme con profesores que comenzaban su recorrido en la educación y los cuales se notaban muy perdidos, e incluso daba la sensación de que su vocación era débil, o carecían de ella, pero pasados los cursos he vuelto a coincidir con ellos en alguna materia,y su vocación era mayor, su enstusiamo y trabajo parecía ser realizado con más ganas.

     

    Enseñar no es una tarea fácil, la vocación puede ayudar a hacerla más llevadera, pero muchas veces la misma se va forjando a medida que se lleva a cabo el desempeño de la actividad profesional.

     

    Además, estoy de acuerdo contigo en que enseñar no es limitarse a transitir unos contenidos básicos, es saber ayudar, guiar y orientar a sus alumnos en el proceso de aprendizaje, es ser capaz de ver a las personas con sentimientos y emociones que hay detrás de cada alumno, y es además un modo de ayudar a forjar personalidades de los futuros ciudadanos de este país, no el crear unos robots que se limiten a reproducir unos contenidos que aparecen plasmados en un libro de texto (tal y como pretende la LOMCE, a través del aumento de las horas de las materias más importantes, según el Ministro Wert (Matemáticas, LEngua...) y la reducción de otras materias también importantes para ser ciudadanos y necesarias para formarnos como seres sociales que somos (Filosofía, Ética, Educación Física..).