Una triste realidad.

Aquí os dejo una viñeta que encontré en el Blog Beyond de Class Room Walls  (http://beyondtheclassroomwalls.blogspot.com.es/2012_12_01_archive.html) para hacer ver lo imposible que es para algunos centros escolares unirse al movimiento de la Web 2.0. por falta de herramientas y recursos tecnológicos. Yo creo que a veces no es por falta de ganas, si no por impedimentos materiales, ya que en los tiempos que corren las ayudas por parte del Estado son bajas y por lo tanto los colegios públicos (en la gran mayoría) no pueden permitirse ofrecer aquella educación tecnológica que tanto les gustaría impartir.

Qué opinais vosotros, ¿Creeis que estas realiadades siguen a darse en muchos centros?

Comentarios

  • Ana Morala Escobar

    Jajajajajajajaja, muy buena viñeta Belén!!

    Al igual que tú, opino que a estas alturas, indudablemente es necesario que las escuelas incluyan estas nuevas tecnologías de la comunicación y la información en su día a día y logren así la innovación pedagógica de la que tantas veces hablamos cuando afirmamos que es necesario adaptarse a los cambios y la sociedad en la que vivimos,

    Sin embargo, aunque es cierto que contar con estos recursos supone disponer de unos buenos fondos y las ayudas del Estado no son precisamente boyantes, creo recordar que, hace tiempo, comentábamos en una publicación en tu propio blog, en la que se comparaba la educación en Finlandia y en España, que a pesar de que siempre tendemos a elogiar su sistema educativo y menospreciar un poco el nuestro, buscándole constantemente los puntos flojos, España sacaba gran partido de los recursos tecnológicos de los que disponía, obteniendo resultados muy por encima de otros países en cuanto al rendimiento e inclusión de las TIC en las escuelas.

    Es una publicación bastante antigua, asique igual no estoy en lo cierto, pero de ser así, creo que es algo a tener en cuenta y de lo que alegrarnos, aunque sin duda, aún nos queda mucho por mejorar en este campo! :)

     

  • Ludmila Rajoy

    Y ya no sólo en centros escolares, Bele, sino también en asociaciones (como la mía de prácticas) o centros sociales... Que ya tampoco sea por la falta de "x", sino por el estado en el que e encuentra dicho material. Si avanza cada vez más el tipo de software, hardware y no-sé-qué-más, ¿cómo se adapta la gente a esos cambios con material obsoleto? Además, menuda clavada supone el equiparse de nuevos ordenadores, tablets, proyectores... por lo que en lo de las ayudas del Estado tienes toda la razón. Menudos ratas.

    De todas formas, que todos los males de los colegios sean esos... #PrayForOurEducation

  • Carla Vázquez Formoso

    Ai por dios! jajjajaj O triste é que é verdade. No cole no que fixen eu as prácticas había unha aula de ordenadores si, para que negalo, pero eran como vinte ordenadores e debían de vir da era prehistórica, con aquelas pantallas xigantescas que nos ocupan todo o escritorio! É, de feito, un colexio concertado, pero os seus fondos son limitados, moi limitados, polo que, aínda que cada alumno poida acceder (na hora de informática claro) a un ordenador, pode facelo daquela maneira ... máis ben mala. En cambio, no colexio de Louro, público de toda la vida, a aula de informática renovouse hai relativamente pouco tempo ... as axudas existen creo eu, aínda que sexan poucas, si que as temos aí, e, normalmente adícanse a isto (aínda que sexa pobremente) e non a subsanar outros problemas como poden ser as barreiras arquitectónicas coas que se atopan os alumnos con necesidades especiais. 

  • Belén Quintana Río

    Totalmente de acuerdo con todas vosotras! Muchas veces ya no es el hecho de tener ordenadores sino de tenerlos en condiciones para poder introducir en ellos las nuevas aplicaciones del mundo de la web 2.0 y así aprovecharlos parara ayudar a los alumnos a formarse en este campo. 

    Respecto a lo que Ana comentaba de Finlandia, estás en lo cierto, te acordabas de todo! Es verdad que debemos valorar el hecho de que sabemos sacarle partido a lo poco de lo que disponemos, pero considero que estaría bien contar con materiales actualizados (y en abundancia) en colegios, centros sociales o asociaciones para poder veneficiarse de estas herramientas tan prácticas y que tanto juego dan en la sociedad.