Nuevos formatos audiovisuales en Internet

En los últimos años, muchos expertos han trabajo duramente para conseguir formatos que faciliten nuestro trabajo en la red, tanto individual como colectivo. Esto se puede observar en la simple posibilidad de compartir trabajos con otros a larga distancia o incluso el hecho de poder mantener una reunión sin estar presente, solo a través de una videoconferencia, algo inimaginable hace años atrás. Disfrutamos además de una mayor plataforma de entretenimiento o incluso de un mayor acceso a todo tipo de comunicación, información y conocimiento, que se ve reducido a un simple “clic”. En definitiva, se trata de una infinidad de novedades creadas pensando en mejorar nuestro trabajo, en hacer que sea más sencillo y poder realizarlo a otro nivel.

Sin embargo, la mayor parte del colectivo que conforma la sociedad, sólo conoce una pequeña parte de la gran variedad de formatos audiovisuales que existen en Internet. Por ello, me sirvo de los siguientes archivos adjuntos (el vídeo y el power point) que elaboré junto a unos antiguos compañeros hace dos años, para presentar de forma aclaratoria las diversas posibilidades existentes en la red, a las que tenemos acceso. En la presentación, se tratan conceptos como la televisión a la carta, la segunda pantalla, el crowfounding entre otros formatos más comunes como los videojuegos o los móviles. Mientras que el vídeo, resulta ser una forma diferente de explicar en qué consiste el streaming. Se trata, por tanto, de aportar información sobre las distintas posibilidades a las que tenemos acceso tanto para recibir como para compartir y difundir información, o simplemente para nuestro propio entretenimiento.

Todo este material, refleja los grandes avances vividos por la sociedad, facilitando así nuestro trabajo y circulación por la red. No obstante, es necesario tener en cuenta, que dichos avances también traen consigo puntos negativos. Entre ellos, por un lado, destaca el fenómeno de la obsolescencia tecnológica, ya que los avances requieren actualizaciones continuas de las tecnologías, si no queremos que queden en el olvido y, por otro, lo que se conoce como obsolescencia tecnológica programada, es decir, los fallos que las industrias generan en los dispositivos con el fin de que sustituyamos las tecnologías por otras con mayor frecuencia. Por otra banda, las facilidades de darnos a conocer a través de los medios de la red (redes sociales, youtube…) pudiendo optar a la fama, conlleva consigo una gran falta de privacidad, facilitando a muchas personas el acceso a nuestra información personal, algo que puede llegar a ser un gran problema sobre todo con adolescentes que no conocen los peligros de este hecho. Finalmente, se encuentra como factor negativo la pérdida de las buenas y viejas costumbres, pues, aquellos que nazcan en esta era puramente tecnológica así como los que ya viven en ella, irán descubriendo nuevas posibilidades que faciliten su trabajo y que sustituirán a los antiguos métodos, dando un giro a la sociedad y, en definitiva, al funcionamiento global.