La brecha digital y la educación

Terminamos la última clase expositiva hablando sobre que es la brecha digital y las consecuencias de este nuevo fenómeno. Parece ser que a las desigualdades que ya formaban parte del mundo se le ha unido una más que, como bien explica Alma Rosa (2014), es aquella que conlleva la marginación de sectores sociales del acceso, uso y apropiación de los bienes y servicios de las TIC. Podemos decir por lo tanto que la brecha digital es una línea que separa a las personas que pueden beneficiarse del uso de las TIC de las que no aunque con el paso de los años no solo se busca que todo el mundo tenga acceso, también tiene que ser un acceso de calidad.

Se pueden diferenciar dos dimensiones a la hora de analizar este fenómeno.  Nos encontramos por un lado que hay una relación casi directa entre acceso a la información y riqueza, de esta manera los países más pobres del planeta tienen cada vez más dificultades para acceder y usar la innovación tecnología (lo que impide su desarrollo). Por otro lado, vemos que dentro de un mismo país existen desigualdades por regiones (Martínez y Bermúdez, 2012), todo esto nos lleva a decir que existe una brecha digital a nivel regional e internacional.

¿Y qué tiene que ver la brecha digital con la educación y la tecnología educativa? A pesar de ser un fenómeno relativamente reciente, la brecha digital está afectando a diversos sectores de una sociedad como puedes ser el económico, cultural y como no, el educativo. Es por eso que considero importante tratar este tema y empezar a trabajar para reducir estas desigualdades en las escuelas. Estemos a favor o en contra de las nuevas tecnologías y de las consecuencias que traen consigo son necesarias para la vida y debemos luchar porque todas las personas tengan las mismas oportunidades lo que implica, que todas puedan beneficiarse de las TIC.

En el año 2007, en España 534 municipios no tenían acceso a banda ancha y no solo esto si no que el perfil de usuario tipo de internet corresponde a varones, lo que es importante mencionar porque estamos hablando también de un problema de género (Maya, 2008). Un ejemplo claro lo tenemos aquí en Galicia donde podemos ver como existen desigualdades entre lo rural y lo urbano que impiden que las comunicaciones y el acceso a la información sean de calidad.

Las respuestas a este gran problema son complejas pero la inclusión y la alfabetización digital puede ser un buen comienzo aunque queda mucho camino por recorrer. Pero en mi opinión todo lo que se haga será imposible sin un apoyo político y económico.

Referencias Bibliográficas

Imagen. Recuperado de http://www.lasandino.com.ni/articulos/ver/titulo:3455-fundacion-asus-sigue-apoyando-a-nicaragua-para-reducir-brecha-digital

Martínez, P y Bermúdez, M. (2012). La brecha digital: una nueva línea de ruptura para la Educación Social. Revista de Educación Social, 14. Recuperado de http://www.eduso.net/res/pdf/14/brecha_res_14.pdf

Maya Álvarez, P. (2008). La brecha digital, brecha social. Los recursos humanos en el desarrollo y la capacitación a través del aprendizaje digital. Gazeta de antropología, 24. Recuperado de http://www.ugr.es/~pwlac/G24_45Pedro_Maya_Alvarez.html

Rosa, A. (2014). Los nuevos rostros de la desigualdad del siglo XXI: la brecha digital. Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, 223, 265-286. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4933568

Comentarios

  • Jenny Prieto

    ¡Buen artículo Vanesa! Me ha parecido muy interesante, ya que actualmente sabemos que existen muchas desigualdades por el mundo, y la brecha digital se pone a la cola en cuanto a las problemáticas que se nos acumulan. Sin duda, es necesario apoyo político y económico para lograr un cambio, ya que incluso como decías anteriormente hasta en las zonas urbanas y rurales existen diferencias, por ejemplo, en el acceso a Internet.

    Yo personalmente conozco diversas pueblos o aldeas donde los estudiantes se encuentran con obstáculos a la hora de realizar los trabajos escolares debido a diversas dificultades en la comunicación y acceso a Internet, por lo que tienen que trasladarse a otros lugares cercanos para poder terminar la tarea. Esto supone también una pérdida de tiempo para los alumnos, ya que deben acudir regularmente y expresamente para realizar las labores escolares.