La tecnología en prácticas

La tecnología en prácticas
Por Miriam

Las prácticas fueron llevadas a cabo en un centro educativo en Noia (A Coruña): María Assumpta. Es un centro religioso y tiene como objetivo global la formación integral de la persona (en todas sus dimensiones y capacidades: cognitiva, afectiva, social, comunicativa, ética y religiosa), desde una visión cristiana, que la capacite para ser un miembro activo y comprometido con la Iglesia y la sociedad de su tiempo.

El trabajo que yo desempeñaba dentro del centro consistía en manejar la documentación dentro del despacho de Orientación y, por otro lado, asistir a diferentes clases de apoyo con niños de diferentes edades.

Durante mi estancia en el colegio pude observar que el uso de la tecnología está muy presente desde que los niños son pequeños. En todas las aulas, todos los niños disponían de un Ipad en el cual tenían sus lecciones; éstas están subidas a una plataforma a la cual los niños acceden mediante un nombre de usuario y una contraseña. En todas las asignaturas utilizan la Tablet; incluso, muchas veces, los ejercicios los hacen en ella.

A parte de los niños, los padres de éstos también pueden acceder a la plataforma virtual para comunicarse con los profesores para concertar citas o reuniones, para ver las notas de sus hijos, el progreso, etc.

En cuanto a las competencias digitales, tengo que destacar que el centro ofrece cursos cada cierto tiempo para facilitar la adaptación del profesorado al medio digital para que sea capaz de hacer uso de los diferentes recursos tecnológicos para su desarrollo personal.

Los profesores enseñan a buscar a los alumnos en diferentes buscadores; éstos aprenden que no toda la información que aparece en las páginas web es verídica y que deben indagar en diferentes buscadores y contrastar la información para llegar a una cierta.

Por otro lado, quiero destacar que, durante mi estancia, se llevó a cabo una charla sobre el ciberbullying y el ciberacoso para concienciar a los niños y evitar que estas cosas pasen tanto dentro como fuera de la escuela.

Tanto los alumnos como los profesores reciben cursos y charlas que informen sobre el correcto funcionamiento de la tecnología y advierten del mal uso de ellas y de sus consecuencias.