Patricia Negreira Souto

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve entonces la utopía? Para eso sirve: para caminar."

CUANDO DIGO QUE SOY ASESORA, NADIE ME ENTIENDE (CARMEN QUINTANA) final.pdf

Comentarios

  • Noelia Oliveira Porto

    En primer lugar, quería agradecer a Patricia su gran entrada al blog, pues muestra mucho esfuerzo y empeño en tal elaboración.

    Después de leer este documento, voy a centrar mi reflexión en la primera parte, decir, que efectivamente, sin ir más allá, antes de iniciar esta materia pocas personas sabíamos realmente a que se refería eso del asesoramiento, pues entendíamos el asesoramiento como orientación, y eso que estamos a unos meses de ser licenciados en Psicopedagogía, y a punto de poder desempeñar tal función (es paradógico). Creo que todo esto se debe, a tal complejidad de la cual hemos estado hablando (diversos contextos, variedad de problemáticas…), pues por lo general, las titulaciones de ciencias de la educación a pesar de ser muy distintas se superponen unas a otras, un claro ejemplo es la diplomatura en educación social y pedagogía, pues ambas desempeñan funciones similares, y a estas se unen psicología y trabajo social. ¿En que se basan las empresas para contratar a uno u otro profesional? Pues la respuesta es obvia, seleccionan a aquellos que por menor salario realizan más funciones, las funciones que por lo general le corresponden a otros perfiles profesionales. La pregunta que me surge en relación a esto es ¿psicopedagogía estaría recogida en este popurrí de profesiones que se entremezclan? Yo personalmente creo que sí. Por lo tanto, ¿qué se debe hacer para impedir que esto suceda, y que la figura del psicopedagogo (entre otras, educador social, pedagogo…) se reconozca como tal?

    No sé qué pensaréis vosotr@s sobre este tema, aquí lo dejó…

    Un saludo

  • Andrea Fernández Fernández

    Gracias a patricia por su colaboración, me ha gustados mucho... noelia estoy totalmente de acuerdo contigo para mi orientador y asesor eran los mismo, recuerdo que la primera exposición que hizo el grupo de laura en la asignatura de Méndez Lois empezaron a discriminar los términos orientador / asesor y dijeron una frase que trajó debate en el aula la orientación conlleva al asesoramiento pero el asesoramiento no lleva a la orientación.

    Respecto a los origenes del asesoramiento es normal que haya tanta complejidad hay muchos escenarios que van desde lo educativo, a lo laboral, a lo estetico, a lo religioso... y realmente las funciones que realizan los expertos son las mismas en los diferentes ámbitos, utilizamos las mismas estrategias para todos los ámbitos y lo que es más importante difenciamos entre el orientador y el asesor. Además, también influyeron los cambios que han surgido en el  campo, como apuntaba Daniel el asesoramiento puedo empezar con un enfoque clínico cuando hoy en día el enfoque clínico no se ve como un modelo de asesoramiento sino como un modelo de orientación.

    Respecto a la pregunta que nos hace noelia, opino lo mismo que ella, la psicopedagogía bebe de muchas carreras , es un híbrido de psicología, sociología, educación social, pedagogía... pero realmente  funciones como estas: asesorar, orientadar, prevenir, corregir, optimizar, diagnosticar, evaluar necesidades... ¿son realmente nuestras o tenemos una especifica que nos diferencia de psicólogos, pedagogos, educadores sociales?

    Me gustaría terminar con una frase que dijo Lourdes " la psicopedagogía es algo más que orientar"

     

  • Patricia Davila Soto

    Hola chicas... estaba leyendo vuestros comentarios y la verdad es que como dice Noelia resulta paradógico que a tan solo unos meses de terminar esta licenciatura, todavía estemos "dándole vueltas" a temas como estos. No se, me parece cuanto menos curioso que como futuras psicopedagogas todavía no tengamos muy claro qué es ese "algo" que nos hace "especiales", ese "algo" que nos distingue de psicólogos, pedagogos... Parece que el psicopedagogo no llega a tener un lugar definido para desarrollar su actividad profesional.

    Echando la vista atrás, todavía recuerdo la cara de mis padres cuando les dije que iba a estudiar psicopedagogía, ya que no sabían en que consistía exactamente ("era eso que estudían todos los que acaban magisterio"). Pero también recuerdo nuestras caras el día que la profesora María del Mar Sanjuan nos hizo reflexionar sobre los perfiles del psicopedagogo, sobre los escenarios en los que podrían desarrollar su actividad profesional... en una de las primeras clases de "diseño, desarrollo e innovación do currículum" y es que creo que muchos de nosotros nunca nos habiamos llegado a plantear que la figura del psicopedagogo fuera más allá de la de ese orientador que todos vimos en el Departamento de Orientación de nuestro colegio, instituto...

    El cometido de mi comentario no era aclarar vuestras dudas ni mucho menos ya que considero que esta titulación todavía es muy reciente y "dar forma" al perfil del psicopedagogo es una tarea pendiente que solo se alcanzará con el paso del tiempo. Encontrar un hueco para los psicopedagogos forma parte de nuestro trabajo al salir de la Facultad. Es por ello que me gustaría finalizar haciendo un pequeño guiño al título de la entrada de Patricia "cuando digo que soy asesora, nadie me entiende" y añadir una frase que creo que más de una vez habrá ocupado vuestras cabezas y es que... "cuando digo que soy psicopedagoga, nadie sabe a que me dedico" 

  • Damián Varela Sánchez

    O primeiro que quero facer é darvos as grazas a Particia, Yolanda, Luara, Noelia, Andrea e Patricia Davila tanto pola reflexión da primeira, a raíz do traballo feito na aula as semanas pasadas, como polos comentarios escritos polas restantes en relación co comentado por Patricia entre outros temas.

    A pesar de que considero moi interesantes todas as vosas achegar, vou a comentar soamente algúns dos aspectos que máis me chamaron a atención e sobre os que máis reflexionei estes días.

    O primeiro ten que ver co proposto na clase pola profesora e recollido tamén por Laura no seu comentario. Trátase do tema de se debemos exercer como axentes de cambio ou ese papel é cousa do profesorado. Tanto Laura como Lourdes sinalaron que, como asesores, debemos deixar desempeñar ese rol aos docentes e situarnos máis no rol de facilitadores.

    Persoalmente encóntrome nesta cuestión un dilema debido fundamentalmente a que dende a materia de Orientación Educativa ensínasenos que un dos roles que debe desempeñar o orientador (e en Galicia a función de asesorar nos centros educativos correspóndelle a este profesional) é o de axente de cambio (ver o documento: Martínez Clares, P (2002): La orientación psicopedagógica:  Modelos y estratégias de intervención. Páx: 332).

    Como se pode ver creo que hai unha pequena contradición. Eu interpreto isto do seguinte xeito: Nun contexto educativo onde o asesor non é necesariamente o orientador este debe de actuar a modo de facilitador cos verdadeiros axente de cambio que neste caso serían os docentes. No caso da nosa comunidade autónoma non ocorre isto pero tamén é certo que non podemos, nin debemos, limitar as interpretacións dos textos a un contexto determinado xa que estes están elaborados coa finalidade de expor un marco de actuación e a partir de aí “adaptalos” aos diferentes contextos particulares.

    Coincido, pois, co sinalado por Laura e Lourdes sobre que o asesor se debe situar como un “facilitador” pero matizo isto co exposto anteriormente para o caso da nosa comunidade onde a función asesora correspóndelle ao orientador.

    Outro dos temas que quero comentar é o dos modelos de asesoramento. Estou de acordo coa idea que propoñen tanto Yolanda como Laura xa que creo que o importante é saber que modelo se adapta mellor a cada circunstancia ou necesidade e, en función diso, escoller o máis idóneo. Ademais en engadiría que esta elección debe facerse tendo sempre presentes os principios do constructivismo e a colaboración como instrumentos para acadar a meta proposta.

    Sobre isto último, o da meta, quero resaltar o dito xa por Lourdes na clase: pode haber metas específicas para necesidades concretas pero a nosa última meta é, e será sempre, a da mellora da educación.

    Quero rematar indicando unhas dúbidas que me xurdiron á raíz do que di Patricia Davila sobre “…ya que considero que esta titulación todavía es muy reciente y…”. Estou de acordo co que di Patricia pero:

    Que opinión vos merece que a titulación que estamos a cursar actualmente, é dicir, psicopedagoxía, non vaia a ser “adaptada” en un grado por ningunha universidade española?

    Creedes que se poderá acadar un oco dentro do mercado laboral para os profesionais da psicopedagoxía sen unha titulación (vixente) detrás que os avale?

    No seguinte enlace podedes ver como a Uned anuncia que a partir de 2014 “los estudios de esta titulación quedan totalmente extinguidos”.

    http://portal.uned.es/portal/page?_pageid=93,1341158&_dad=portal&_schema=PORTAL

    Inclúovos aquí uns enlaces sobre as cuestións propostas:

    http://www.copoe.org/files/GRA-09-X-161109.pdf

    http://paqui-ana.lacoctelera.net/post/2008/11/09/el-plan-bolonia-y-consecuencias-psicopedagogia

    Un saúdo.

  • Lourdes Montero

    Aunque sea un poco "fuera de tiempo", quiero hacerme eco de vuestros comentarios y, de manera especial, solidarizarme con la preocupación por el futuro de la psicopedagogía (y de los y las psicopedagogos). Las preguntas acerca de por qué psicopedagogía no se transformó en un grado en la propuesta del EEES (un respuesta a explorar es su condición de licenciatura...), por qué su transformación en master se ha ralentizado (en nuestro contexto), qué pasará ahora que la titulación de magisterio es un grado (interesante el enlace del blog que nos proporcionó Damian), la reforma de la especialidad de orientación educativa en el master de profesorado de secundaria, bachillerato formación profesional y enseñanza de idiomas... por la orden (EDU/3498/2011, de 16 de diciembre (BOE, 26 de diciembre)... ¿Qué decís com futuros asesores y orientadores?

    Saludos

    Lourdes