• Archivos
  • Nerea
  • Constructores de personas (Eugenia Jiménez Gallego, 2011: Diario La Tribuna)

Constructores de personas (Eugenia Jiménez Gallego, 2011: Diario La Tribuna)

Constructores de personas (Eugenia Jiménez Gallego, 2011: Diario La Tribuna)
Por Nerea Comentarios (1)

Comentarios

  • Patricia Negreira Souto

    Querida Nerea:

    He disfrutado mucho con el artículo que has colgado en el blog. Considero que, de su lectura, podemos extraer grandes realidades.

    Constantemente oímos en la calle que ser niño no es fácil, se escucha hablar de los niños llavero, de los teleniños, de la generación ni-ni, de los hijos tiranos, la generación perdida… y tal realidad parece no tener solución. Sin lugar a dudas, lo fácil es echarle la culpa a la sociedad, sin embargo la sociedad somos todos y como tal, no debemos permanecer impasibles ante tal situación. Como respuesta ante tal panorama y socorriendo los llamamientos  de auxilio emitidos por parte de padres y familiares, podemos observar en la parrilla televisiva, programas tales como “Supernanny” o “Hermano Mayor”, programas “educativos” que nos quieren enseñar, entre realidad y mucha ficción, la otra cara de la moneda, imágenes que casi siempre nos muestran la desolación, el desamparo y la falta de fuerza ya, de los padres, abuelos…

    Cierto es, que tras la mayoría de los casos, se esconden rencores ocultos, familias desestructuradas, fallecimiento de un progenitor, las drogas… e incluso prácticas de crianza demasiado permisivas. El hecho de querer darle todo a un hijo, debería tener un límite prefijado. En el texto se habla de esa pena que sienten los padres, por esas criaturas de metro ochenta que día tras día deben madrugar para acudir al instituto y cumplir con sus tareas, esos pobres diablos que a pesar de no gustarles la escuela deben ir y estudiar, esas pobres criaturillas que ya tendrán tiempo de sufrir cuando sean mayores… sin lugar a duda, un espectáculo bochornoso. ¿Qué lección estamos dando a nuestros adolescentes con tales prácticas?

    Como educadores, como psicopedagogos y orientadores, en este campo tenemos un alto compromiso con el asesoramiento y sobre todo con el cambio, la innovación y el hecho de intentar cambiar las cosas.  Tenemos un compromiso con la educación y con la tarea de ayudar a construir personas.