“¡No cierren mi escuela!” Cataluña EL PAÍS.htm

Leer esta noticia me hizo pensar en cómo son las relaciones entre profesionales en las Comunidades de Aprendizaje.

En primer lugar, considero necesario definir qué entendemos por Comunidades de Aprendizaje. Así, en base a las ideas de Eboj y otros (2003), puedo decir que se plantean como una respuesta educativa igualitaria para conseguir una sociedad de información para todos; donde se parte del derecho de que todo el alumnado tiene derecho a una mejor educación, apostando por sus capacidades y contando con toda la comunidad educativa para conseguir este objetivo. Además, no se centra en compensar a los alumnos que se encuentran en desventaja social, sino en la mejora de la calidad de la enseñanza que reciben.

Otro aspecto clave, hace referencia a transformar la estructura interna, las relaciones y el entorno. De esta forma, el profesorado debe formarse continuamente en las didácticas, en los nuevos sistemas de organización y en el conocimiento de la sociedad.

En este tipo de comunidades, todas las partes comparten una meta común de formación y todos participan activamente en la planificación, realización y evaluación de las actividades de centro; lo que deja entrever diversos aspectos del asesoramiento en este tipo de centros.

Bibliografía:

Elboj, C. e outros (2002): Fragmento de “Comunidades de aprendizaje: una escuela en la sociedad de la información para todas las personas”. En C. Elboj e outros, Comunidades de aprendizaje. Transformar la educación. Barcelona: Graó.