Actitudes y expectativas del uso didáctico de las redes sociales en los alumnos y alumnas universitarios.

Actitudes y expectativas del uso didáctico de las redes sociales en los alumnos y alumnas universitarios.
Por Lara Taboada Núñez

Siguiendo la línea de los hashtag y las redes sociales, he encontrado un pdf del 2011 en el que se trata “la actitud que los propios estudiantes tienen con respecto del uso, del aprovechamiento didáctico y de las potencialidades que las redes sociales presentan en el ámbito educativo”.

Me ha parecido, a su vez, muy interesante porque como dice Jordi Adell (Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y profesor del Departamento de Educación de la Universitat Jaume I (la UJI) en Castellón) en un video elaborado durante la celebración del XI Congreso Nacional de Pedagogía Hospitalaria en Cartagena (Murcia) en Mayo de 2011. En él nos habla de tres campos muy prometedores en el mundo educativo como son las redes sociales, las tecnologías móviles (m-learning) y la tecnología a tiempo real.

Con este pdf, voy a referirme al primer campo, próximamente trataré los dos restantes.

A lo largo de estas páginas se considera que <<las redes sociales, por encima de cualquier otra consideración, tienen mucho que ver con las nuevas metodologías activas y participativas que de modo masivo se están adoptando en el espacio europeo de educación superior (EEES) y, en especial, con el denominado trabajo colaborativo.>>

Hernández (2008, pág. 30) calificaba las redes sociales de «herramientas constructivistas», en relación directa con sus posibilidades cuando se ponen al servicio de la interacción dentro del grupo, entre el grupo y el profesorado, dentro del profesorado, y todo ello fuera de las exigencias temporales y espaciales de un entono escolar: las posibilidades didácticas de estos programas informáticos son casi infinitas.

De la opinión generalizada de que las potencialidades de su explotación pedagógica es tan amplia como interesante, el aprovechamiento didáctico de esos recursos sólo ha tenido experiencias aisladas en la educación universitaria. Y se da la paradoja de que, aunque las redes sociales de profesorado son bastante numerosas, pocos se han atrevido a plantearse actividades formativas en el aula fundamentadas en el uso de esos servicios y llevarlas a la práctica (Haro, 2009).

Así pues, han pretendido estudiar la actitud que el alumnado de primer curso de grado tiene respecto de las redes sociales y de su uso didáctico, en el contexto del modelo pedagógico de la Universidad Rovira i Virgili. En este escenario, ha tratado de averiguar cuál es el grado (1) de conocimiento y (2) de aprovechamiento didáctico de las redes sociales más populares entre nuestros alumnos de primer curso de todos los grados impartidos en el Campus Terres de l’Ebre de la Universidad Rovira i Virgili, por medio de un cuestionario autodistribuido, específicamente diseñado para esta investigación, y que, a su vez, (3) nos debe indicar cuál es la actitud de nuestros estudiantes en el uso didáctico de estas plataformas de interacción.

En las conclusiones se ha obtenido que los índices de conocimiento y uso de algunas de ellas son especialmente altos, lo cual pone de manifiesto la ausencia de un especial recelo que los lleve a no utilizarlas. Nuestros alumnos, potencialmente, son susceptibles de utilizar las redes sociales en el contexto académico con provecho.

Ahora bien, también es cierto que nuestros alumnos no se han mostrado especialmente entusiastas con el uso didáctico de las redes sociales, y eso está en relación directa con que nunca las han utilizado en el contexto académico.

La responsabilidad es grande: con nuestras prácticas y nuestra acción docente individual hemos de ser capaces de ponernos en marcha para recorrer el camino hacia el aprovechamiento masivo de las metodologías activas y participativas de las que tanto venimos hablando en el contexto del EEES; las redes sociales nos pueden ayudar en gran medida a la consolidación de formas de trabajo cooperativo mucho más rentables desde el punto de vista del aprendizaje

Como dice Jordi Adell en el vídeo del que os he hablado anteriormente, ya no se necesita formar en nuevas tecnologías sino que se necesitan recursos intelectuales, maneras y saber qué hacer para integrar las tic en educación. La pedagogía va detrás de la tecnología, debemos inventar una tecnología desde el campo de la educación o pensando en la educación. Se deben introducir las nuevas tecnologías desde las facultades de educación no pueden ser una mera asignatura, el profesorado debe ser el ejemplo y mostrar su uso.

 

 

 

 

 

Lara Taboada Núñez