Violencia.

Porque muchas veces las respuestas están justo delante de nosotros y no las queremos ver o, simplemente, no somos capaces de mirar más allá de nuestras propias narices y es mucho más fácil echarles la culpa a los demás cuando, en realidad, la primera educación se les ofrece en el propio hogar.