1002072_656062951087683_1277670062_n.jpg

Comentarios

  • Enelina

    Moi boa frase, e sinceramente creo que en todos os países se debería valorar ao profesorado e persoal docente, posto que sen educación non se pode chegar a ningún gran posto de traballo, nin ser recoñecido. 

    A educacion é un piar básico para a vida en comunidade, e como tal debería ser valorada, pero claro, aquí en España os profesionais maior valorados son os médicos, avogados.... pero ninguén se decata que sen educación e formación académica, non poderíamos ter grandes eminencias da medicina, importantes avogados....

     

    Un saúdo.

  • Alba Besada Estévez

    Hola Enelina, me alegra que me comentes la imagen, la verdad es que la había utilizado para un comentario en el archivo de historias previas que hay en el grupo de trabajo de la materia.

    Muy de acuerdo con tus palabras!

    Sin embargo, ¿Qué deberían hacer los docentes y que podría hacer la sociedad para devolverles el reconocimiento que se merecen?

    A mí, se me ocurren algunas cosas:

    En primer lugar, creo que sería necesario que los profesores hiciesen una reflexión crítica sobre el trabajo que están desarrollando con sus alumnos, para aprender de los errores y mejorar día a día su práctica docente.

    De forma complementaria, sería necesario impulsar la concienciación de la sociedad y de los medios de la influencia que ejercen en la educación de los jóvenes.

    Por un lado, en lo que respecta a los medios de comunicación es necesario que estos se impliquen con la escuela a través de la creación de nuevos Consejos Audiovisuales en los cuales, en colaboración con diversos agentes sociales (entre ellos instituciones educativas), se establezca la filosofía a seguir a la hora de fijar contenidos audiovisuales.

    Por otro lado, la sociedad en su conjunto debería participar de una forma más activa en el proceso educativo de los jóvenes y valorar en mayor medida la labor educativa en general. En este sentido cabe destacar la importancia de que las familias se impliquen  acudiendo a las reuniones de los diferentes órganos colegiados del centro (Consejo Escolar y el A.N.P.A) y a las tutorías con el profesor. Además  en el seno de la familia no se debería fomentar en los niños valores contradictorios con aquellos que se tratan de inculcar desde la institución educativa.

    Finalmente en lo que respecta a la labor gubernamental, por un lado es necesario que el gobierno se conciencie de la importancia de la educación y en consecuencia se comprometa a dotarla de recursos adecuados, tanto humanos como técnicos. Por otro lado se deben revisar los criterios de selección y remuneración del personal docente, esta revisión de criterios debe ir en pos de fomentar el reciclaje continuo de los profesionales, premiar a aquellos que muestren excelencia y poner en aviso aquellos que muestren síntomas de dejadez en sus funciones. 

    Todo esto contribuiría a que los propios docentes y la sociedad en general respeten en mayor medida a los educadores e incremente su prestigio social. Los profesores deberán asumir la autorreflexión como parte de su función docente, preocupándose por sus carencias y sintiéndose valorados por la sociedad lo cual favorece que se esfuercen por reciclarse y mejorar como docentes, lo cual  derivaría en un aumento de la calidad del sistema educativo.