Decálogo del buen profesor.

A los profesores les exigimos de todo e incluso les responsabilizamos del fracaso educativo existente.

Pero ¿verdaderamente nos damos cuenta de la función tan fundamental que tiene la formación permanente del profesorado para la mejora de calidad educativa?

Empecemos a considerar a nuestros docentes como "sujetos de formación y no como simples objetos de cambio"