Mi concepción sobre la sinergia de la personalidad y la profesionalidad docente

Hola, amigos y amigas!

 

Quería compartir con todos mi concepción acerca de lo que estuvimos viendo la pasada sesión de clase, acerca de la dimensión personal y profesional de los docentes. Este asunto está sujeto a una variedad de interpretaciones. Yo solo doy la mía y os animo a que vosotros y vosotras me apoyéis y ayudéis a seguir construyendo el conocimiento de la Educación. Os explicaré un breves palabras lo que para mí supone estas dos dimensiones en lo que a la formación y desarrollo del profesorado se refiere.

 

Bien, observamos dos dimensiones que se interrelacionan: por un lado la personalidad, y por otro la profesionalidad. Ambas, en un contexto de acción educativa, se unen para crear una sinergia positiva. ¿Por qué?

Veréis, soy de los que consideran que la personalidad es algo inherente al humano, y la profesión es una condición social que se adquiere en nuestro contexto; por ello, la interacción entre la condición humana y la condición profesional garantiza una relación positiva o negativa, en función de la educación integral de la que se disponga, que conlleva a una determinada acción educativa dentro de un contexto escolar, por ejemplo. Una personalidad positiva hacia la labor docente, añadido a una sólida formación en la actividad educativa, refuerza un papel como docente en un contexto educativo; por contra, una persona hostil, poco paciente con la labor educativa, y con una falta de conocimientos didácticos, ejercerá un sistema dictatorial sobre el aprendizaje del alumnado.

Es así como yo lo veo, quizáis vosotros tenéis otra percepción. Animaos =)

Comentarios