Que fácil sería todo...

Buscando por internet imágenes relacionadas con la educación, de repente me encontré esta viñeta. La comparto con vosotros ya que resulta a la vez ilustrativa en muchos de los temas trabajados este año. Con este “invento” se acabaría el gasto en educación PARA SIEMPRE, como dice, pero… ¿realmente nos fijamos en los contenidos que se le dan a todos los niños por igual? ¿se puede educar de manera igualitaria? ¿sustituir tiempo de estudio para dedicarlo a la televisión es lo adecuado?...

Obviamente, con esta ilustración no estoy apoyando que sea así (igual que creo que la imagen no lo apoya, si no que juega con ese doble sentido). Por desgracia no hay una fórmula adecuada (ni en aerosol, ni en formato teoría de la educación) que sea la única en la educación y menos que sustituya la labor de los buenos docentes, ya que estos van a ser los encargados de “rociar” a los alumnos con estos “aerosoles” de sabiduría. Personalmente, creo que es bueno satirizar estas situaciones para que la sociedad reflexione sobre qué tipo de educación quiere: una en “aerosol”, que no te eduque más que en contenidos y no se preocupe por su alumnado o una por medio de la relación, interacción y trabajo de los docentes y los alumnos/as para construir comunidades de aprendizaje en la que desarrollarse adecuadamente.