Historial

El ciclo del asesoramiento: Revisión

El ciclo del asesoramiento

Última actualización de en Nerea

3. PROFESORES/AS Y ASESORES/AS

3.1. Profesores/as e asesores/as: Percepciones mutuas

3.2. La profesión docente 

PROFESORES (Elvira Lindo)

 

Confundir horas lectivas con horas de trabajo no es gratuito, es una manera de contribuir al lugar común de que los profesores trabajan poco. Tampoco es nuevo: siempre que se trata de estrechar los derechos laborales en la enseñanza alguien deja caer, como de manera inocente, que los docentes de la educación pública gozan de más ventajas que el resto de los trabajadores. Por más que se informe sobre los desafíos a los que se enfrenta un profesor en nuestros días, siempre habrá un buen ciudadano que llame a la radio o escriba al periódico para informar, por ejemplo, de las largas vacaciones que disfrutan los maestros. Es un clásico. A los políticos se les llena la boca con que no hay inversión más útil en nuestro país que la destinada a educación, hasta que un día se ponen a hacer números y empiezan por ahí: prescindiendo de interinos y poniendo sobre los hombros de cada trabajador dos horas más.

Explicar que ser profesor no consiste solo en dar clase debería de ser innecesario. ¿Qué consideración se les tiene a los docentes si se extiende esa idea? El profesor enseña, pero también corrige, ha de preparar sus clases, perder un tiempo precioso en absurdos requerimientos burocráticos y, en ocasiones, hacer labores de trabajador social. La educación requiere ahora más energía que nunca y no es infrecuente que el enseñante desarrolle patologías físicas o psíquicas. Su trabajo cansa, es más duro que muchos de los trabajos que nosotros realizamos. Los niños y los adolescentes son grandes devoradores de la energía adulta. Los escritores que hemos visitado colegios e institutos lo sabemos: dos horas dando una charla ante una vampírica muchachada te dejan para el arrastre.

¿Cómo pretenden los responsables del injustificable derroche autonómico que se comprenda que el sacrificio ha de comenzar por los que ya están sacrificados

  Elvira Lindo (2011)

¿No es frustrante? Palabras de Torey Hayden como maestra de educación especial.

 

"A menudo me preguntan sobre mi trabajo. Quizás la pregunta más común sea:¿No es frustrante? ¿No es frustante-preguntan los estudiantes de primeros años-vivr día tras día con el contacto con la violencia, la pobreza, la drogadicción, el alcoholismo, los abusos sexuales, los malos tratos, los abandonos y la apatía? ¿No es frustrante-preguntan las maestras de las escuelas primarias-trabajar tanto para lograr tampoco? ¿No es frustrante-preguntan todos-saber que el mayor éxitoque puede lograrse probablemento solo sea una aproximación a la normalidad? ¿Saber que todos esos pequeños están sentenciados a vivir una vida que, según nuestras pautas, jamás será productiva o normal?

No, en realidad no lo es. Son niños, simplemente, y a veces desalientan como ocurre con todos los niños. Pero por fortuna, también son compasivos y misteriosamente perceptivos, lo cúal nos asombra. Parecería que solo la locura nos permite decir la verdad.

Pero estos niños son algo más. Son valientes. Cuando por la noche sintonizamos el noticiariopara escuchar novedades excitantes y enterarnos de conquistas en algún frente lejano, olvidamos los dramas verídicos que ocurren a nuestro alrededor. Esto es lamentable, porque muy cerca de nosotros tienen lugar actos de valentía de esos niños que ningún aconteciiento externo supera. Algunos de ellos arrastran consigo pesadillas obsesivas que envuelven cualesquiera de sus actos en terrores desconocidos. Algunos viven en un ámbito tal de violencia y perversidad que resulta difícli describirlo con palabras. Los hay quienes no disfrutan ni de la dignidad que se les concede a los animales. Algunos carecen de amor, otros de esperanza. Sin embargo perdurán. Y en su mayoría lo aceptan todo porque no tienen otra manera de vivir"

(Hayden, 1951: 11-12)

Portada de One Child de Torey Hayden

 

Creo que la satisfacción en el trabajo, sobre todo en aquellas profesiones en las que se trabajan con otras personas, está en encontrar el fundamento que nos "llama la atención" de esas personas, que en cierto modo nos da envidia y nos empuja a querer aprender de ellas más que a enseñarles. Por ejemplo, en el caso de Torey su admiración por como esos niños superan sus problemas le lleva a superarse a sí misma, a enfrentarse a sus propios miedos ya que solo así podrá ayudarlos correctamente.

 

1.3.  La colaboración entre docentes y asesores

El papel de la motivación de los asesores y profesores en el proceso de asesoramiento

Hola a todos:

Cada vez que nos paramos a hablar de problemas en el ámbito educativo, la palabra motivación surge como un oasis en el desierto; ya sea para referirse a los problemas de motivación del alumnado, del profesorado, etc. En este post, sirviéndome de un artículo con el mismo título, trataré de reflexionar acerca del papel de la motivación en la creación de contextos de colaboración. He seleccionado este artículo por dos motivos: (1) nos aporta una explicación nueva sobre los factores que influyen en la colaboración entre profesores y asesores; digo nueva porque en nuestras reflexiones en el aula es un factor que no hemos considerado. (2) La motivación es un aspecto que si hemos considerado a la hora de hablar del malestar docente por lo que, podríamos afirmar que este es un factor que influye significativamente a la hora de establecer canales de colaboración.

En el escenario del asesoramiento confluyen muchas relaciones interpersonales ya sean referidas a acciones de carácter cognitivo (las que proporciona información y conocimientos) o de carácter social (dirigidas a establecer y mantera esas relaciones). Lo que se hace y dice en este escenario condiciona la motivación y grado de implicación de profesores y asesores.

Según Sánchez (2000 en Carretero et al. 2008) el asesoramiento se apoya en dos dimensiones fundamentales: la resolución de problemas y la creación de canales que aseguren el trabajo colaborativo. De esta última dependerá en gran medida el resultado del proceso de asesoramiento. Es aquí dónde entra en juego la motivación.

Uno de los factores que condicionan la motivación es que, profesores y asesores den sentido a lo que hacen. En las últimas sesiones de clase se inició un debate a raiz de un comentario de Irene en el que exponía que "los objetivos comunes son los que nos permiten traspasar el umbral de la incomodidad". Algunos compañeros opinaban que el conflicto surgía cuando cada agente trataba de llegar a ese objetivo de una manera diferente. En mi opinión, considero que lo importante no es tener un objetivo común sino que cada uno le dé sentido a lo que hace, es decir, que sepa que sus acciones producirán un cambio a mejor. Es primar el ¿para qué lo hago? sobre el ¿qué hago?

La motivación es definida como “el interés profesional y el entusiasmo que una persona muestra hacia el logro de metas individuales y de grupo en una situación de trabajo” (Bentley y Rempel,1980 en Carretero et al. 2008 ). Según Carretero et al. la motivación depende de 3 aspectos principales:

-"Sentirse parte"

Hace referencia al sentimiento de pertenencia a un grupo. En relación al trabajo del asesor y asesorado se puede lograr este "orgullo de pertenencia" a través de la "Creación de una relación dominada por la empatía, la autenticidad y la aceptación positiva" (Carretero et al. 2008:4)

-"Sentir que se tiene parte

Esta expresión hace referencia a la creación de un espacio dónde todo el mundo pueda participar, dónde todas las voces sean escuchadas. Algunas estrategias para potenciar este sentimiento son: comentar el trabajo en equipo, determinar conjuntamente con los profesores el trabajo a realizar y las metas a conseguir...

-"Sentir que se es capaz"

Carretero et al. proponen en este sentido estrategias como: 

  • Fomentar la capacidad de aprendizaje mutuo: profesor y asesor han de ser conscientes que ambos tiene cosas que aprender del otro y que, el trabajo colaborativo es una fuente de enriquecimiento para ambos.
  • Feedback sobre el trabajo realizado: es necesario establecer canales de comunicación adecuados sobre las intervenciones que se están llevando a cabo
  • Ambos agentes necesitan saber que su trabajo es importante; no son sólo importantes los resultados también las actitudes durante el proceso, el esfuerzo...
  • Reflexión sobre la propia práctica; esta permitirá corregir errores y redireccionar los esfuerzos.

En el artículo también se hace referencia a la importancia de las acciones de los asesores (lo que dicen y hacen) en la relación con los profesores y viceversas. En el caso de los asesores estos deben  planificar los contenidos y acciones a desarrollar a fin de explicárselo a los profesores y que estos se sientan parte del grupo. Esta planificación será más sencilla para un asesor interno, que ya conoce a los asesorados, que para un asesor externo cuya relación es más endeble.

En el caso de los profesores frases como “esto que planteas es muy interesante pero no se/sabemos cómo llevarlo a la práctica”, “nada de esto me importa” o "dime lo que tengo que hacer" pueden repercutir positiva o negativamente en el bienestar emocional del asesor teniendo la sensación de que el proceso no va a dar los resultados planteados. Por eso es importante que antes de iniciar cualquier acción asesora, se planteen las siguientes cuestiones: "¿quién lo solicita? ¿Cómo se ha explicado al profesorado los contenidos a trabajar? ¿Estos contenidos son fruto de un proceso conjunto de detección de necesidades?" (Carretero et al. 2008)

 Por último, en el artículo, se expone un caso práctico de asesoramiento a través de la dinámica de la reflexión docente.

CONCLUSIONES

El asesor no sólo debe tener en su maletin herramientas para resolver los porblemas sino que, además, debe disponer de estrategias que le permitan crear climas de trabajo colaborativo. En este sentido, debe intentar que sus acciones aumenten o mantengan la motivación del profesorado hacia las medidas que propone haciendoles sentirse parte del grupo, escuchando sus opiniones, haciendo reflexiones y construyendo significados conjuntos. También es importante que el asesor muestre a los docente que el proceso de cambio que van a llevar a cabo tiene sentido, que no es una mera imposición de la dirección o que no es algo que él haga porque "se aburre en su despacho y tiene mucho tiempo libre".

Los profesores por su parte, deben tratar de ayudar o favorecer en la medida de lo posible el trabajo del asesor porque la desmotivación no es ajena a su labor. Deben mostrarse abiertos al cambio, proponerle las medidas que consideran más oportunas y plantearle todas aquellas dudas que se les planteen. Obviamente, esta tarea no será sencilla si los maestros ven a los asesores como los "paquistanis" de la educación.

 

 


1.4.   Culturas profesionais, socialización profesional e construción da identidade.