5. Con compañía, más fácil y divertido: Revisión

5. Con compañía, más fácil y divertido

Última actualización de en Beatriz Pena Alonso

Nadar es mucho más divertido si lo haces en compañía. Descubrir diferentes maneras o estilos es más sencillo cuando tienes a alguien a tu lado. Si vas a una playa seguro que habrá muchas personas empezando el proceso. Si vas a una piscina, tendrás compañeros y compañeras que se encuentren, como tú, en un punto de partida, y realizar pequeños pasos juntos enriquece el aprendizaje.

Eso es lo que ha sido para mí el trabajar en esta red social: un soporte de apoyo y motivación, sabiendo que mis compañeros y compañeras trabajaban desde un mismo método de aprendizaje. Cuando empiezas a nadar, y crees que no lo estás haciendo del todo bien, te fijas en aquellos que van más avanzados, en los que realizan a la perfección el estilo mariposa o los que consiguen zambullirse en la piscina casi sin salpicar. En este mismo sentido, cuando una actividad no resultaba del todo clara o tenía dudas, la solución más positiva era basarme en aportaciones de compañeras y compañeros, con el fin de enriquecer mi propio proceso. 

Sin duda, uno de los aspectos que considero más postivos es el hecho de poder interaccionar de cara a las aportaciones de cada uno. En publicaciones como Hiperpaternidad en WhatsApp, ¿Sin tecnología hasta los seis años? o Invasión Smombie, he volcado mi idea acerca del monopolio que las tecnologías tienen sobre las personas, y he observado la gran cantidad de compañeros que concuerdan con esta opinión. Del mismo modo, pero en sentido contraio, me he postulado ante sus entradas, debatiendo y analizando la información y refiriéndola a mi propio pensamiento.

No existe proceso más significativo que aquel que es compartido, y sin duda una metodología como la empleada en esta materia, además de ser innovadora (y también un poco dificultosa), permite estimular el desarrollo de competencias a veces relegadas a un segundo plano, como el pensamiento crítico (y autocrítico) y la capacidad de aprender a aprender, y aprender unos de los otros.

Aún así, resulta evidente la necesidad de que cada persona sea capaz de elegir entre la infinidad de aportaciones e informaciones propuestas pues, como se mecionaba a lo largo de esta materia, no todo lo que se facilita a través de Internet es verídico. Prueba de ello es la noticia que redactamos, recopilando información de diversas páginas con el fin de que pareciese real. Desgraciadamente, la práctica de la invención o el fraude suceden muy a menudo. Nademos, sí, pero cuidado con redes y tiburones.