3ª Etapa del camino: Revisión

3ª Etapa del camino

Última actualización de en silvia

concha camino  3ª etapa del camino

 

 

Nos adentramos ya en la tercera y última etapa de la peregrinación:

                                           

Bloque temático 3: Procesos y herramientas para el desarrollo curricular en la atención a la diversidad

 Donald Schon

 

 

 

Domingo Segovia, J.

 

 

En esta nueva etapa del camino, partimos de la siguiente cita de Escudero:

 

Asesoramiento, Curriculum, profesores, centros.

“Si el asesoramiento ha de ser considerado como un proceso interactivo, hay que profundizar en las implicaciones que comparta el papel de las escuelas y los profesores en una relación de esta naturaleza que, a la postre, debe ser una relación educativa, formativa. En este sentido, el conocimiento disponible sobre la escuela, el curriculum, la enseñanza, los profesores, debe ser incorporado al asesoramiento de modo equivalente a como se postula que el conocimiento sociológico y psicopedagógico sobre los alumnos sea incorporado a modelos.”

Escudero.

 

El asesoramiento es una temática que no se puede considerar de forma aislada sino en relación con una institución (la escuela) en el marco de un proyecto formativo (el currículo) y con el propósito fundamental de servir a la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Gimeno 1998 “El currículum: una reflexión sobre la práctica”

 

La expresión del currículo está siempre en los procesos de enseñanza-aprendizaje, es aquí donde se manifiesta, también podemos verlo en las decisiones que el centro toma.

 

Como profesional se aprende durante todo el tiempo, siempre, de las situaciones de crisis, de error, de confusión, situaciones duras….son situaciones de aprendizaje. Por eso no se puede tener miedo a enfrentarse a esa primera vez de trabajo. Alguna vez tiene que ser la primera.

 

Incidiré en el asesoramiento como factor que contribuye a la mejora de la escuela, nuestra labor es conseguir la mejora de la institución educativa en su conjunto.

En este sentido, considero oportuno mencionar los textos de Segovia y *Escudero,recomendados como lectura por la profesora:

El texto de Domingo Segovia, J. (2005): Las practicas de Asesoramiento a Centros Educativos: Una revisión del modelo de proceso nos viene hablando de ¿cómo se puede favorecer la mejora de la escuela? Él dice a través de los procesos de asesoramiento en la que los mediadores (así los denomina él) potencian la capacidad de centros y profesores para afrontar problemas y la mejora en donde es necesario que profesores y asesores compartan la responsabilidad de los procesos de mejora emprendidos. Me parece muy interesante el hecho de que Segovia aboga por el apoyo externo para contribuir a este proceso y de que estas acciones de cambio requieren de un propósito moral (conforme a los principios de lo que es bueno y justo).

 

Por lo que respecta al texto de Escudero Muñoz, Juan M., me ha hecho pensar en la siguiente afirmación:”la importancia de la historia y contextos particulares para la elaboración de propuestas de acción para la mejora”, me resulta muy interesante esta idea en el sentido de que se ha de tener en cuenta la inserción histórica de la educación para abordar la mejora, por tanto, es preciso conocer lo que sucedió en el pasado y lo que está sucediendo para actuar correctamente.

En el artículo también se dice que el asesoramiento es una política de mejora, como una práctica para la ayuda y que está sometida a controversia. Yo creo que efectivamente es una política en la forma en que está regida por unos principios establecidos por la Administración, pero al igual que pueden tener los profesores, pienso que en los inicios de esta práctica era más fuerte esta vinculación a la política en la medida en que los asesores aplicaban las políticas establecidas por la Administración.

*Domingo Segovia, J. (2005): Las prácticas de Asesoramiento a Centros Educativos: Una revisión del modelo de proceso Y Escudero Muñoz, Juan M.

 

 

De estos textos me gustaría destacar los conceptos de MEJORA y EFICACIA.

La eficacia se entiende como la obtención de buenos resultados (la ligazón de la actitud del profesor con los resultados de los alumnos). La eficacia, más allá de la enseñanza, tiene como resultado que se adquieran unos objetivos. La mejora está más ligada a lo que es un movimiento idiosincrásico, un enfoque más difícil de procesar al estar ligado a los propios sujetos, procesos en los que son investigadores de su propia acción.

Son dos nominaciones que responden tanto en la organización escolar como en la formación del profesorado a fenómenos diferentes. Eficacia y mejora integran la calidad.

Siguiendo esta línea, me gustaría recomendar la lectura: “La educación encierra un tesoro”, publicado por la UNESCO en 1996 sobre de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, me quedo con la idea de que la educación constituye un instrumento indispensable para que la humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social. La Comisión considera las políticas educativas como un proceso permanente de enriquecimiento de los conocimientos y como una estructura privilegiada de las personas y de las relaciones entre individuos, entre grupos y entre naciones. Y personalmente, he de decir, que estoy muy de acuerdo en bastantes de las ideas que aquí se explican. Pienso que narra con bastante exactitud lo que ocurre actualmente en el mundo, todos los problemas que nos rodean y que están sin solucionar, y las repercusiones tan graves que la humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social. Pero si solo nos preocupamos de nuestros intereses, estos tres pilares quedan muy lejos de lo que realmente significan, será por intereses políticos o por otros muchos motivos, pero las desigualdades en el mundo cada vez son más evidentes. El grande sigue creciendo, como es normal, y el pequeño casi desaparece. La justicia en este mundo deja mucho que desear.

 

Concluyo y reconozco humildemente que desde la comodidad del mudo desarrollado, a veces me olvido de lo que en este informe se denuncia, y lanzo al aire la siguiente pregunta: ¿no será la mejor mejora que podemos anhelar conseguir como asesores la educación para todos los niños y niñas del mundo?

Tras un parón, debido al período de prácticas, retomamos las sesiones de la materia a través de las siguientes cuestiones:

1. ¿Qué piensan futuros/as asesores/as de los profesores/as de Infantil, Primaria y Secundaria con quienes van a trabajar?

2. ¿Qué piensan profesores/as de asesores/as?

3. ¿Qué conocemos sobre estas relaciones?

 

En cuanto a la primera cuestión, parto de la idea de que los profesores son profesionales y ven la realidad desde una perspectiva distinta a la del asesor.

Pienso que en la realidad, nos podemos encontrar con 3 tipos de profesores:

  • Los que rechazan nuestra ayuda porque no quieren que nadie se meta en su trabajo, porque piensan que realmente no necesitan ayuda.
  • Los que no rechazan ni solicitan nuestra ayuda, es decir, si nosotros les ofrecemos nuestra ayuda si la pueden aceptar pero ellos por iniciativa propia no van acudir a nosotros.
  • Los que solicitan nuestra colaboración. Tienen muy en cuenta nuestro trabajo, nos valoran y son conscientes de que podemos ser de gran utilidad para ayudarles en su trabajo. Piden ayuda y recurren a nosotros.

 

En este contexto se pueden agrupar las ideas sobre los profesores, no hay un único tipo de profesor, no se puede generalizar. Por eso cada grupo nos va tratar de una forma.

 

Con respecto a la segunda pregunta, aclarar que la opinión que los profesores tengan sobre nosotros va a depender de algunos factores, por ejemplo, si hablamos de un profesor que solicite nuestra ayuda, éste nos ve como un gran apoyo para ellos, una parte fundamental en la educación de los alumnos, si por el contrario hablamos de los profesores que rechazan nuestra ayuda nos verán como algo que no sirve para nada. En un punto intermedio estarían los que no solicitan pero que tampoco rechazan nuestra ayuda, estos nos verían como unos profesionales a los que en ocasiones podemos servirles de ayuda pero no nos verían como algo imprescindible.

La tercera cuestión sobre dichas relaciones, considero que queda recogida en las anteriores respuestas.

En relación con esto cabe destacar ¿qué piensan psicopedagogos acerca de profesores y profesoras?

  • Desconcierto mutuo.
  • Indefinición.
  • Trato diferenciado (PRI/ SEC)

Y por otro lado ¿qué piensan profesores y profesoras acerca de los psicopedagogos?

  • Desconfianza:“Paquistaní”. Famosa expresión que refleja ¿para qué están ahí?. Desgraciadamente puedo llegar a entender esta postura ya que los numerosos centros por los que he estado, han sido muchos los casos en los que me he encontrado con este perfil. De todas formas, como no se puede generalizar, he de decidir que en el practicum I de la carrera me he encontrado con verdaderos profesionales en todos los sentido.
  • Descalificación.
  • Inutilidad de la presencia.
  • Inexpertos.
  • Aire fresco, innovación.
  • Desconocimiento del papel.

 

Los profesores vistos por futuros asesores

  • Perspectiva Utópica: Lo que me gustaría que fueran. Lo que me “gustaría” encontrar en los profesores.
  • Perspectiva Teórica: Lo que nos han dicho que los profesores son.
  • Perspectiva Realista: Lo que realmente pienso de los profesores como futuro asesor/ a aun cuando no me atreva a decirlo.
  • Perspectiva de Aprendizaje: Los profesores, como asesores y asesores también son capaces de aprender.
  • Perspectiva Dependiente: Los profesores apéndices de los asesores para que resuelvan problemas que no ¿Saben?, ¿Quieren?, ¿Pueden?... resolver.
  • Perspectiva Personal: Los profesores, como los asesores, son también personas.

            Mencionamos a Donald Schön (epistemólogo), relacionado con la práctica profesional.

Cabe destacar su obra La Formación de Profesionales Reflexivos: Hacia

un Nuevo Diseño de la Enseñanza y el Aprendizaje en las Profesiones (1992).

En este libro se refleja la postura de que los profesionales que desarrollan una actividad práctica, deberían centrarse en potenciar su capacidad para la “reflexión en la acción”, es decir, para el aprendizaje de la acción y el desarrollo de la habilidad para la evolución permanente y la resolución de problemas. Así, basándose en el concepto de competencia profesional, este autor nos ofrece un nuevo enfoque para la formación de profesionales de cualquier ár

Recomiendo aquí el siguiente enlace  :     http://www.ctascon.com/FORMAS%20DE%20CULTURA.pdf, donde se reflejan las ideas de Donald Schön sobre las formas de cultura que predominan en la actualidad: individualismo, balcanización, mosaico móvil, colegialidad artificial, colaborativa.

 

En esta línea cabe hacer referencia a la siguiente cita:

….Profesores y profesoras no son personas a las que necesariamente haya que atribuir unas características excepcionales, sino que lo extraordinario de ellos radica, justamente, en el tipo de trabajo que se les exige que desempeñen

(Shulman, 1993)

Realmente es un trabajo duro pero a la vez muy gratificante cuando empiezas a ver resultados de lo que tú has ido plantando durante un curso escolar. Lo que si se debe hacer es separar lo personal de lo profesional y ser capaz de no llevarte los problemas a casa.

Otra cita:

“Las reglas del mundo están cambiando. Es hora de que las reglas de la enseñanza y del trabajo de los docentes varíen con ellas”

(Hargreaves, 1996)

Por supuesto que la sociedad cambia y la escuela debe ir en sentido paralelo produciéndose en ella aquellos cambios que la hagan una escuela de calidad.

 

Se presentaron los siguientes errores comunes en cuanto a la colaboración entre asesores/as y profesores:

ERRORES MÁS COMUNES

  • Creer que la comunidad educativa conoce como funciona la orientación.
  • Elaborar programas sin la intervención de los profesores y jefe de estudios.
  • Entregar el PAT a los profesores a principio de curso y olvidarse del seguimiento.
  • Esperar a que demanden tu ayuda.
  • Asumir funciones de otros profesionales de centro.
  • Trabajar sin programar atendiendo demandas espontaneas.
  • Ofuscarse con algunos profesores que no colaboran.
  • Querer atenderlo todo al mismo tiempo

                                                                            (Lorenzo, 1998)

Hay que implicar a la gente en los programas. Hay que seleccionar, no se puede resolver todo, hay que priorizar.

 

La constitución de la identidad profesional de asesores y asesoras, una actividad profesional joven, tiene lugar en instituciones “viejas” que también tiene sus “señas de identidad”.

Las instituciones y profesionales construyen su identidad a través de la elaboración de proyectos.

En el aula se ha hecho alusión a una noticia publicada en el periódico La Razón, sobre el suicidio de una menor como consecuencia del acoso escolar. El escritor de dicha noticia, Roberto Blanco Valdés, indica que este episodio no es más que la metáfora del funcionamiento de un país en el que la responsabilidad debe ser compartida y donde todos tenemos parte de culpa en que se desencadenen este tipo de sucesos, fruto de la sociedad que, entre todos, hemos construido.

Asesores y asesoras psicopedagógicos

Se instalan en centros educativos con una “historia” propia que tiene la obligación de conocer si su meta es ayudar a la mejora escolar:

                        El desarrollo de procesos de mejora supone el ejercicio de estilos de liderazgo.

                El líder como toda persona posee muchos defectos y virtudes que debe conocer; esto implica mirar primero dentro de uno mismo, conocerse para luego entender a los demás y reflejar lo que quiere lograr, lo que busca alcanzar con los demás para conseguir el éxito.

Estilos de liderazgo

Se han usado muchos términos para definir los estilos de liderazgo, pero tal vez el más importante ha sido la descripción de los tres estilos básicos: el líder autócrata, el líder participativo y el líder de rienda suelta.

 

  • El líder autócrata: Asume toda la responsabilidad de la toma de decisiones, inicia las acciones, dirige, motiva y controla al subalterno. La decisión se centraliza en el líder. Puede considerar que solamente él es competente y capaz de tomar decisiones importantes, puede sentir que sus subalternos son incapaces de guiarse a sí mismos o puede tener otras razones para asumir una sólida posición de fuerza y control. La respuesta pedida a los subalternos es la obediencia y adhesión a sus decisiones.

 

  • -El líder participativo: Utiliza la consulta para practicar el liderazgo. No delega su derecho a tomar decisiones finales y señala directrices específicas a sus subalternos pero consulta sus ideas y opiniones sobre muchas decisiones que les incumben. Si desea ser un líder participativo eficaz, escucha y analiza seriamente las ideas de sus subalternos y acepta sus contribuciones siempre que sea posible y práctico.
  • -El líder liberal (Rienda suelta): Delega en sus subalternos la autoridad para tomar decisiones. Espera que los subalternos asuman la responsabilidad por su propia motivación, guía y control. Excepto por la estipulación de un número mínimo de reglas, este estilo de liderazgo, proporciona muy poco contacto y apoyo para los seguidores. Evidentemente, el subalterno tiene que ser altamente calificado y capaz para que este enfoque tenga un resultado final satisfactorio.

Siguiendo en la línea de lo que dice Hargreaves, Bolívar (2006) en La identidad profesional del profesorado de secundaria: crisis y reconstrucción incluye unas reflexiones muy curiosas:

 

-      Las relaciones profesionales se verían favorecidas con tiempos específicos de reunión, como se ha hecho a nivel de Departamento con la disposición de una hora semanal reconocida.

-      Una cosa que está muy clara: ha habido un cambio, por lo menos yo lo veo en mí y lo veo en algunos de mis compañeros, un desligar lo que era antes el ser profesor como una vocación, como una profesión, como un gusto por, a pasar a ser un puesto de trabajo, que entro a mi hora y me voy a mi hora.

-      Desde este punto de vista, considero que han sido las numerosas exigencias sociales que van en aumento las que han llevado a los docentes al estrés tan propio de la profesión hoy en día, y que esto a su vez a propiciado la pérdida de la vocación de la que habla Bolívar, llevando en muchas ocasiones a encontrarnos con profesores y maestros desmotivados que realizan un ejercicio poco adecuado  de su profesión, lo que lleva a la correspondiente desmotivación del alumnado y al correspondiente fracaso escolar. Debemos entender que los profesores y maestros no son superhombres ni súper mujeres,  en su trabajo siempre hay más cuadernos que corregir, más actividades que diseñar, más exámenes, o más reuniones con padres, y siempre tenemos el factor tiempo que parece que juega en nuestra contra.

-      Por lo que las exigencias de la sociedad para con los docentes no debe seguir incrementándose, si no debemos apoyarlos en su labor diaria y saber que están realizando un trabajo que requiere muchas exigencias y una motivación constante, la cual no es fácil de conseguir si no se tiene el apoyo de todos los factores que de una u otra manera interviene en la escuela, ya que no debemos olvidad que es una escuela de todos y para todos, y que el ella se forma el futuro de la sociedad.