3.Yo no quiero pasar por tu vida como las modas, no se asuste señorita, nadie le ha hablado de boda: Revisión

Todo comenzó hace 6 años cuando lo conocí, pasito a pasito fuimos entendiendo lo que era una relación, no fué algo de la noche a la mañana ni mucho menos "amor a primera vista" o cualquier pastelada que os venga a la cabeza de cualquier película... 

Nos conocimos meses después de él llegar a mi instituto puesto que, una vez iniciado el curso, dadas mis dificultades en matemáticas decidí ir a una "pasantía" a la que el llevaba años yendo. Poco a poco fuimos acercándonos y yo me presenté tal y como soy:

Asesoramiento

 Para entender correctamente las implicaciones del asesoramiento curricular, y por lo tanto el entendimiento de la materia que vamos a abordar, debemos entender que significa el concepto asesoramiento, por lo que, indudablemente esta es la primera tarea que debemos abordar.

       Desde mi punto de vista y a la luz de la revisión bibliográfica realizada es un término que engloba una serie de tareas muy amplias, desde un sentido amplio hace referencia a diferentes tipos de funciones y múltiples entidades (apoyo, formación, diagnóstico, ámbito educativo, financiero, médico etc.). Por lo que, conocer dicha visión aporta contenidos diversos que nos permiten saberes diferenciados  y una mayor generalización del concepto que nos permite ir estudiando su evolución  y, aunque para nuestra tarea supone de especial importancia conceptualizar la práctica en el sistema educativo, el conocimiento de las nuevas implicaciones y saberes acerca del mismo supone una actualización de nuestros conocimientos y competencias, algo que, sin duda un asesor nunca debe dejar de hacer.

     Para realizar dicha conceptualización es interesante el estudio de diversas acepciones como pueden ser:

"El asesoramiento se puede definir como un proceso interactivo de ayuda- una serie de pasos secuenciados dados para alcanzar algún objetivo a través de las relaciones interpersonales-. Un participante en la transacción tiene un extenso conocimiento en una función específica, el asesor, y el otro, generalmente un profesional, el asesorado, se enfrenta con un problema relativo a su trabajo que requiere el conocimiento y pericia del asesor para su solución o mejora" (Kadushing, 1977: 25).    

“El asesoramiento es una interacción en dos sentidos  (un proceso de buscar, dar y recibir ayuda ). El asesoramiento se dirige a ayudar a una persona, un grupo, una organización o un sistema más grande para movilizar los recursos internos y externos con objeto de resolver las confrontaciones con problemas y ocuparse de esfuerzos de cambio”(Lippit y Lippit, 1986:1) 

“El asesoramiento es un servicio indirecto que tiene lugar entre profesionales de igual estatus. Es iniciado por el asesorado, quien tiene total libertad de aceptar o de rechazar los servicios en cualquier momento. Involucra al asesor y al asesorado en una relación confidencial y colaborativa que se configura por las siguientes metas que tiene el asesor: ofrecer un punto de vista objetivo; ayudar a mejorar las destrezas en la resolución de problemas; ayudar a incrementar la libertad de elección de acción del asesorado; apoyaal asesorado en las elecciones hechas; incrementar la conciencia del asesorado acerca de los recursos válidos para tratar con los problemas persistentes”. (Autrey, 1990:3)

El asesoramiento escolar está llamado a ser entendido como un proceso relacional en el que participan determinados profesionales dotados de cierto bagaje de conocimientos, capacidades y habilidades con los que tratan de contribuir a configurar contextos de trabajo, en colaboración con centros escolares y profesores, para la utilización adecuada del conocimiento disponible en la resolución de problemas que tengan que ver con la práctica educativa y su mejora” (ESCUDERO, 1992).

“Se suele aplicar la denominación de asesoramiento a labores en las que participan profesionales de igual estatus con el propósito de resolver problemas encontrados en la práctica profesional. Uno de los participantes, justamente el que tiene el problema, demanda ayuda para resolverlo y el otro está en situación de corresponder a esta petición, ofreciendo recursos variados para contribuir a encontrar la solución. Se suele definir como un servicio indirecto, porque no recae en los clientes de la institución, estudiantes, ancianos o enfermos, sino que incide directamente sobre éstos al servir al profesional que trata con la clientela”.   (Rodríguez Romero, 1996: 16)

        Tras analizar dichas definiciones, en las que podemos observar una cierta evolución y características diferenciales del asesoramiento a lo largo de su historia, considero que es adecuado considerarlo como un proceso de apoyo, por lo tanto interactivo e implicando una comunicación bidireccional, entre profesionales del mismo status mediante una relación de horizontabilidad, entendido como acompañamiento a un individuo o grupo.

 La tarea del  asesor sería provocar procesos de reflexión en los asesorados (suscitar interrogantes), intercambiando el conocimiento de ambas partes para incrementar la autonomía de los implicados en dicho proceso y su capacitación para afrontar situaciones y/o resolver problemas relacionados con la praxis y “empoderarlos” en la resolución de problemas y/o situaciones futuras, es decir, sería un proceso que implicaría un aprendizaje y reconceptualización de las capacidades y habilidades del asesorado.

      Asesorar nunca debe ser entendido como dirigir, ya que de esta forma no se produciría el empoderamiento, debe trabajar sutilmente y desde un andamiaje que debe ir desapareciendo poco a poco, dejando a los asesorados tomar decisiones y actuar.

      Teniendo como base esta definición debemos trabajar de forma proactiva, desde la prevención y observación de la realidad escolar, con la intención de mejorar los procesos que se llevan a cabo en el aula y el centro y no simplemente saliendo al encuentro de problemas.

     De esta misma definición se deriva el carácter contigente del concepto ya que, cada asesorado y, por lo tanto, cada proceso de asesoramiento depende de las características particulares de cada centro por lo que un buen proceso de asesoramiento debe partir de una visión global del centro en el que se vaya a situar para, a partir del mismo, dotarse de estructuras y procesos que favorezcan al mismo.

 Él también se presentó tal y como era, aunque quizás un poco "subidillo" puesto que (como buen adolescente) estaba delante de sus amigos y en su "territorio" por lo que sabemos que todos "se crecen"... y aunque había alguna similitud, a priori parecían bastantes las diferencias...

De Asesoramiento vs Orientación....

Si tenemos en cuenta las palabras de Rodríguez Romero, que nos dice que El asesoramiento en educación […] se ha  configurado sobre la base de prácticas más arraigadas en la enseñanza  y  cómo […] los profesionales que se han ocupado de ella han ido construyendo su modo de trabajo a partir de su experiencia en otras labores, como profesores, formadores, orientadores, etc."; debemos reflexionar profunda y especialmente sobre una de esas prácticas, la que nos ha traído hasta aquí y para ello debemos responder...

¿En que se parecen/diferencian el asesoramiento a la orientación? y ¿Alguno de estos conceptos engloba al otro o son "dos entes" diferenciados?

Está claro que hay una confluencia enorme, la finalidad misma de ambas cosas: el apoyo, la ayuda, la mejora. Por otra parte, la orientación también nos supone un problema conceptual y terminológico, puesto que es sus orígenes nace como orientación profesional (vocational guidance) a principios del siglo XX. Posteriormente y, a partir de aportaciones de Proctor (1925) aparece con fuerza la palabra Counseling, haciendo referencia hacia el asesoramiento o intervención individualizada.

Asesoramiento y Orientación                                                                                                                                    El uso de dichos adjetivos indistintamente ha marcado la evolución y uso de los términos, creando una confusión entre los mismos. Sin embargo, son dos prácticas diferenciadas: ya que mientras que la orientación se realiza de una forma directa sobre los sujetos, el asesoramiento se centra más bien en una práctica indirecta en donde el asesor interacciona con otros sujetos que no son los protagonistas del proceso iniciado o más centrada en aspectos curriculares.

Pero, ¿sigue permaneciendo esto vigente? Mi duda radica en que durante el prácticum y compartiendo recuerdos y experiencias con compañeros considero que estas fronteras se están desvaneciendo ya que poco a poco desde el campo de la orientación se interacciona con los profesores para desempeñar la ayuda al alumnado, abandonando así (en algunos centros y poco a poco) la jerarquía y la separación entre ambos profesionales.

Tras ordenar todo esto en mi cabeza concluyo que son dos terrenos diferenciados, aunque con confluencias que están derivando hacia un solapamiento o integración de determinados aspectos de la práctica del Asesoramiento dentro de las prácticas de Orientación, algo que considero muy positivo ya que deriva en el enriquecimiento de las diferentes prácticas y los perfiles de los profesionales que "cohabitan" en ambas dimensiones.

Con el paso del tiempo y cada vez que nos conocíamos más y más nos dimos cuenta de que en realidad las diferencias no eran tan grandes como creíamos y sin embargo si que hay muchas más similitudes de las que pensamos, tal vez sea también porque después de tanto tiempo uno y otro nos hayamos adaptado un poco pero siempre sin perder nuestra propia identidad.

...al Asesoramiento y Orientación

Como he establecido en la anterior entrada, asesoramiento y orientación son prácticas que confluyen, ligadas a tareas de apoyo y ayuda, para explicar dicha confluencia y profundizar un poco más en la misma he decidido apoyarme en el artículo  La confluencia del asesoramiento y la orientación como prácticas de apoyo (Rodríguez  Romero,  1998).

Afinidades

  • Compromiso con labores de ayuda: Ambas prácticas están comprometidas con el desarrollo de tácticas supervisoras enfocadas hacia la construcción de identidad. En el caso del asesoramiento la supervisión será ejercida sobre los procesos de identidad profesional de los enseñantes y otros trabajadores sociales, mientras que la orientación, se enfoca hacia la construcción de las identidades del alumnado y otra clientela de las instituciones socioeducativas.
  • Labores relacionadas con el conocimiento experto: Entendiendo dicho conocimiento como específico nunca como calificativo jerárquico, puesto que siempre se debe trabajar de forma colaborativa.  El Asesoramiento está comprometido con los aspectos curriculares (definición de propósitos del centro, estilos de enseñanza, currículum oculto etc.), organizativos y de desarrollo profesional.
  • Status de los profesionales: Siempre en una posición coordinada con el profesorado, sin diferencias de autoridad. Aunque indudablemente esto ha sido marcado por la puesta en práctica en los diferentes contextos y momentos.

Analizados ya los aspectos diferenciales en otro punto de este portafolios y, sumadas ahora las afinidades entre las mismas es necesario caracterizar los aspectos que marcan el espacio de confluencia entre dichas prácticas.

  • Cambio en la costrucción de roles profesionales y cambio en las modalidades epistemológicas que los faciliten: definir el nuevo rol supondría algo más que intentar asimilar patrones de actuación novedosos puesto que obliga a plantear una toma de postura frente a los asuntos más decisivos en los procesos de asesoramiento, como la interacción entre iguales y el equilibrio entre las demandas externas y los requerimientos de los centros. Para ello es esencial la colaboración, el trabajo en red y la dinamización de proyectos de innovación.
  • Cambio en el trato con colegas: refiriendonos a la colegialidad, es decir, a la simetría en dichas relaciones, garantizándola de forma que tanto asesor como profesores tengan el mismo status, con procedimientos de trabajo participativos y con el desarrollo de puntos de vista negociados. caminojuntos
 

De acuerdo con lo establecido en este artículo y en las propias palabras de Rodríguez Romero, es indudable que hay cauces para el diálogo entre ambas labores profesionales, diálogo que poco a poco  ha ido sucediendo, suponiendo la convivencia y cruce de ambas prácticas, enfrentandóse  a problemas comunes y compartiendo similares escenarios, de modo que, probablemente, vamos a asistir a la creación de formas novedosas, fruto de esa interacción.


Esta confluencia debemos aprovecharla para aunar fuerzas en torno al objetivo de las mismas, la ayuda y el apoyo al sistema educativo, optimizando todos los recursos con los que contamos.






No os olvideis que estas confluencias no suponen un eclipse total!!!!

1+1=2

image