jorge alvarez gonzalez

Estudiante de 4º de Pedagogía en la Universidad de Santiago de Compostela

Historial

2. INTRODUCCIÓN: Revisión

2. INTRODUCCIÓN

Última actualización de en jorge alvarez gonzalez

Terminado este primer cuatrimestre en nuestro último año como alumnos de Pedagogía, me gustaría hacer un símil de la materia “Formación y desarrollo profesional del profesorado” como un viaje a través de un crucero.

Diréis que estoy loco, puede ser, pero creo que esta metáfora se adecúa a lo que fue para mí esta asignatura. Todos conocemos más o menos el funcionamiento de los viajes en crucero. Normalmente, acudes a una agencia y les dices lo que buscas (sitio, fechas, expectativas, consultas opiniones de gente); en esta te lo preparan todo y te aconsejan sobre lugares. Después te dicen un precio, tú te lo piensas y aceptas o no. Una vez confirmado, preparas todo el equipaje que crees que te hará falta. Al mismo tiempo, analizas la ruta, investigas sobre el tiempo qué va a hacer, sobre la cultura de los lugares que vas a visitar… Cuando te das de cuenta llegó el día de emprender tu viaje. Te asientas en tu camarote, te adaptas al barco, al clima, a la gente, a las instalaciones… Mientras sucede todo esto, vas realizando paradas en diferentes lugares. Tienes la opción de acudir o no a excursiones  guiadas por especialistas. Los trabajadores del barco, te comentan cuál será la hora de salida desde ese lugar para evitar que pierdas el ferry. Es muy típico que realices la compra de algún souvenir para algún familiar. Cuando se acerca la hora de salida tienes que ir de nuevo al transporte, para descansar o en su defecto disfrutar de alguna de las posibilidades y actividades que ofrece este. Este proceso lo harás en los siguientes días pero con lugares diferentes, y así hasta que termine tu estancia en el crucero. Finalmente, te vas quedando en tu recuerdo con esos aspectos que  consideras relevantes de cada lugar, y que hacen de tu viaje una buena experiencia.

Tras haber explicado un poco por encima el funcionamiento de los cruceros (nunca he ido a ninguno y ni soy experto en este tema), argumentaré de dónde viene mi símil con la asignatura. Antes de que empiece el curso académico, uno tiene que realizar la matrícula, y para ello tienes dos opciones, online o acudes presencialmente a la UXA (Unidade de xestión académica). Por lo tanto, es este organismo o la propia universidad los que se encargan de los trámites. Esto sería para mí como la agencia. Los que se encargan del papeleo. Previamente tú les dices que es lo que buscas respecto a tu excursión, esto lo identifico con el momento previo en el que tú te informas e investigas sobre las asignaturas en las que te matricularás en el nuevo curso, en este caso sobre “Formación y desarrollo profesional del profesorado”. Al igual que en un viaje te ponen un precio, pues aquí lo mismo, las materias cuestan un dinero. Te dicen la fecha de salida, es decir, la fecha en que se inicia el curso. Una vez aceptada la oferta, es decir, matriculado en la materia te dispones a preparar todo lo que consideras necesario para tu nuevo viaje: consultas opiniones de compañeros de otros años, te informas del programa, investigas en internet… Con el inicio del nuevo curso, te asientas y adaptas a los horarios, los nuevos profesores, metodologías, técnicas de trabajo... Al mismo tiempo que vas consiguiendo todo esto, vas realizando distintas “paradas” que para mí son los conocimientos y retos que se te van presentando. Vas avanzando en tu formación. Al igual que en el crucero, cuando paras si no llegas a tiempo arrancan y te quedas estacado. En el aula pasa lo mismo, si no eres constante y no trabajas a menudo no adelantas en tu desarrollo, permaneciendo como un sujeto pasivo. Tras terminar el viaje, o en este caso la asignatura, reflexionas sobre los contenidos trabajados y vas interiorizando esos aspectos transmitidos que son importantes. Esto todo se ve reflejado tanto en el aula como en el portafolios y en las hojas de este trabajo.

Este viaje lo emprendí con cierta desorientación en un principio ya que no sabía con qué es lo que me iba encontrar. Tenía unas expectativas que al final de estas páginas se puede comprobar que fueron cumplidas con creces. El tratamiento de conceptos como vocación, identidad docente, modalidades formativas etc, eran términos que conocía pero no sabía todo lo que se esconde detrás de ellos; por medio de esta materia pude descubrirlo.

Me gustaría señalar aquí en la introducción lo novedoso que fue para mí el e-portafolios, por fin veía puesto en práctica aquello que para mí no había pasado de la teoría. En cursos anteriores estudiara este recurso pero nunca lo pusiera en marcha.

Por último, dividiré el contenido de este trabajo en dos grandes apartados: trabajo en el aula  y e-portafolios. En ambos, explicaré la tarea desarrollada y lo que supuso para mí como alumno.