7. Llegada: Conclusiones y Evaluación: Revisión

7. Llegada: Conclusiones y Evaluación

Última actualización de en eva rego iglesias

Para dar por finalizado este blog, nada mejor que en el último apartado hacer una reflexión sobre las principales conclusiones a las que he llegado y una evaluación sobre todo el recorrido que se ha seguido.

Como “Conclusiones” sobre la materia, decir que una de las principales a las que he llegado fue poder ver con cierta claridad, que es tan importante la predisposición como la formación, que una sin la otra, no conducen a un buen final, a su vez, que es de suma importancia tener en cuenta de donde partimos y con lo que contamos, para proponer metas y ser consciente de que asesorar es una práctica compleja y cambiante, que necesita  adaptarse al contexto en el que se va a llevar a cabo.

Que un buen asesor, es aquel que aparte de dominar unos contenidos, es capaz de ponerse en lugar del otro, con una actitud de escucha, reflexión, ayuda… basada en una comunicación bidireccinal, cuyo finalidad es que “el otro” pueda ver con claridad y poder decidir.

Otra de los aspectos que pude comprobar con mi práctica fue que,  el aprendizaje colaborativo en una herramienta que permite alcanzar el aprendizaje de todos, siendo conscientes de que para alcanzar un aprendizaje autónomo es necesario depender unos de otros, ayudándonos y animándonos, con el fin de encontrar el camino para todos los miembros del grupo, por tanto es un medio para conseguir la “deseada” inclusión.  Pero para que se lleve a cabo se necesita una responsabilidad colectiva.

 

En cuanto a la “Evaluación” decir que, aunque al principio estaba muy perdida en cuanto a la dinámica de la clase y las “nuevas” tecnologías que tenía que utilizar para enfrentarme a la materia, puesto que para mí era una novedad, tener que elaborar todas los contenidos y a su vez utilizar las “nuevas tecnologías” para llevarlo a cabo, al final logré  enfrentarme a ella, superando esa reticencia que suponía al principio.

Posiblemente, para los contenidos que al final se abordaron, el tiempo resultó un poco escaso, y para presentar el trabajo final, en mi caso, muy escaso, partiendo de que yo contaba con disponer de las vacaciones de “Nadal”,  para poder presentarlo a la vuelta. Por ello, fue un trabajo con tanta dificultad, como le supone al “Salmón”, en su remontada del río.

Durante el largo camino, que en su momento me parecía, hubo momentos de escasa motivación, teniendo en cuenta que en alguna ocasión, cuando salía de las sesiones de clase semanales, tenía la impresión de que no tenía en mi cabeza nada ordenado, era como “un cúmulo de saberes dando vueltas sin encontrar un orden”.

Otra experiencia muy positiva fue  el trabajo con el grupo, puesto que en todo momento optaron el papel de “asesores”, ya que  me sentí acompañada, motivada, informada, guiada, ayudada…, teniendo en cuenta, que los otros componentes si dominaban el manejo de los nuevos materiales. De no ser por ellos, posiblemente hubiera desistido de mi intento.

A su vez, esta experiencia en grupo, me permitió ser más receptiva, aportar en todo momento mis opiniones, sentirme escuchada, y como no, ponerme en algún momento en la situación de alumnos que por unas necesidades u otras, necesitan algún tipo de medidas de atención a la diversidad.

También me ha servido para reflexionar sobre mi trabajo del “día a día”, y la importancia de entender los diferentes puntos de vista, en función del contexto en el que se desenvuelve la persona. Así, en este trabajo en grupo, tuve la oportunidad de comprobar las diferentes visiones que tenían las personas que estaban en contacto con el mundo laboral y las que todavía no habían tenido esa oportunidad.

A pesar de estas primeras dificultades, que en su momento consideraba enormes, fue una gran experiencia poder llegar al final, algo que siempre dudé durante la trayectoria.

 

 

el-salmon ultima.jpg