4. SEGUNDO ACTO. Asesoramiento en general.: Revisión

4. SEGUNDO ACTO. Asesoramiento en general.

Última actualización de en Sila

4. SEGUNDO ACTO. Asesoramiento en general.

Al principio tenía una idea difusa del concepto de asesoramiento y especialmente de las funciones del asesor/a. Sin embargo, he llegado a laS siguientes conclusiones:

  • El asesoramiento y la orientación son prácticas que tienen aspectos comunes, aunque también difieren en muchos otros.
  • El asesoramiento está orientada a relaciones horizontales, es decir, entre iguales. Por tanto, se da una oportunidad al trabajo entre profesionales, un trabajo de ayuda que  trasciende la idea de ayuda como resolución de problemas, y a mi modo de ver, da la oportunidad de pensar y comprender las situaciones problemáticas que se puedan plantear sin tener en cuenta que el alumnado es la propia fuente de problema; algo que sin duda caracteriza a la orientación. Como he podido comprobar, a medida que se pasó en el tiempo se fue pensando acerca de que las dificultades o situaciones que se le pudieran plantear al alumnado no tenían que ser fruto de sí mismo, sino que también podían darse en el contexto. De ahí que considere que sea esencial que el asesoramiento trascienda las barreras de los centros escolares y del trabajo profesor/profesional
  • El asesoramiento no se encuadra en la óptica de resolución de problemas, ni tiene recetas mágica a la hora de afrontar las situaciones que se planteen. El asesoramiento, por el contrario, relega la toma de decisiones en cada uno/a de las personas presentes e implicadas en ese proyecto. Cierto, una tarea compleja pero que no deja de ser muy interesante y que requiere compromiso. 
  • El tipo de práctica que llevará a cabo será de carácter indirecto, pues los responsables de llevar a cabo cada acción son las propias protagonistas, pueden ser asesoradas, pero serán esas personas las que tendrán que interpretar el papel que consideren -teniendo en cuenta algunas ayudas prestadas- y actuar en consecuencia, en su campo de acción.
  • Los ámbitos en los que puede desarrollar sus tareas la persona asesora son muy diversos, aunque en este caso nos centraremos en el asesoramiento curricular.

 

            Como bien he señalado desde el principio de esta Ópera. Lo fundamental son las relaciones humanas. Los seres humanos somos sociables por naturaleza y necesitamos de las demás personas para crecer a todos los niveles, pues aprendemos de los demás, el querer necesita del otro u otra. Pero, demos un paso más allá, las personas estamos insertas en un contexto y no en otro, y ese contexto marcará las relaciones que se establezcan entre ellos y con los demás.

En la ópera los escenarios reflejan las realidades que podemos vivir, en un sentido más o menos cómico(al igual que en la ópera bufa), ayuda a hacer visible las cosas con las que nos hemos familiarizado y en las cuales no nos detenemos a pensar.

En el contexto del asesoramiento, el asesor o la asesora se sitúa en diferentes contextos, como hemos podido percibir: el escenario escolar, el escenario comunitario o sociocomunario, el escenario escolar no formal, el escenario laboral, el escenario penitenciario, el escenario jurídico y financiero, el deportivo, estético, sanitario, administrativo, etc. Como podemos comprobar, hay entornos que son tradicionales en los que ha estado mucho tiempo acoplado el asesoramiento, como es el caso de los centros escolares. Sin embargo, existen otros entornos más emergentes, como son muchos de los enumerados. Uno de ellos es la propia red

Tanto la ópera como la educación se configuran en unas instituciones. Estas instituciones están constituídas por escenas. Esas escenas son una muestra clara de pequeñas evidencias que el asesor debe ver y escuchar con lupa; pues son reflejo de la cultura de las personas que forman parte de ella, de las creencias que sostienen, y mismo de la idea que tienen esos y esas profesionales del propio asesor.