5. BLOQUE III. Políticas Educativas de integración de tecnologías en instituciones educativas. Diseño, producción y evaluación de recursos analógicos y digitales. Los recursos digitales en la organización educativa. Gestión de escenarios tecnológicos para la formación.: Revisión

Políticas educativas

 

A continuación, elaboré los bloques III y IV juntos. El tercer bloque tocaba los recursos digitales y las políticas educativas. ¿Qué son exactamente las políticas educativas? En segundo habíamos tenido una asignatura sobre el tema, así que no era muy complicado comprenderlo. Se trata de aquellas medidas legales que se toman en cuanto a educación, que normalmente desembocan en leyes educativas. Un dato curioso es que somos el país de la Unión Europea con mayor número de leyes educativas. La educación es importante, y todos los partidos políticos parecen querer meter baza en cuanto llegan al gobierno, lo que desemboca en cambios legislativos cada dos por tres. Algunas leyes educativas no han durado más que los cuatro años que dura la legislatura del gobierno que la impone. Pero, entonces, dentro del contexto de la Tecnología Educativa, ¿cómo relacionamos las políticas educativas? En este contexto concreto, tratamos aquellas medidas legales que se han tomado para la implantación de las TIC en las aulas. Acerca de este aspecto, tal y como plasmé en uno de los ejercicios del bloque III (disponible para su descarga aquí http://stellae.usc.es/red/file/view/117996/bloques-iii-y-iv), ya la anterior ley educativa tomaba medidas, resaltando la importancia de la adquisición de competencias digitales durante la Educación Primaria. En su artículo 16, rezaba: “Iniciarse en la utilización, para el aprendizaje, de las tecnologías de la información y comunicación desarrollando un espíritu crítico ante los mensajes que reciben y elaboran” (LOE, 2006).

nube tags

Y ante esta adquisición de competencias, se inició el proyecto Escuela 2.0 (de la que hablo en esta entrada http://stellae.usc.es/red/blog/view/112940/escuela-20). A nivel general, pretendía cumplir la premisa “un ordenador por niño”. Es decir, consistía en la dotación de recursos tecnológicos a las escuelas públicas, para suplir las necesidades de las mismas y que cada alumno tuviese un ordenador a su disposición. Pero, si los alumnos iban a utilizar ordenadores y otros recursos digitales, entonces el profesorado necesitaba una formación previa, así que también se preocuparon por su formación para que pudiesen utilizar adecuadamente los recursos de los que se los dotaba. Además, se pretendía crear una plataforma donde disponer de material educativo en formato digital, e implicar a la ciudadanía en la adquisición de las competencias necesarias para el manejo de estas tecnologías. Algunas Comunidades Autónomas participaron directamente en el proyecto Escuela 2.0, adaptándolo a su manera; otras no participaron directamente pero crearon sus propios proyectos de manera independiente casi al mismo tiempo y otras prefirieron quedarse al margen. La mayor parte de las comunidades autónomas consiguieron cumplir la premisa principal y dotar a las escuelas públicas de recursos suficientes, pero algunas no lo lograron. En algunos casos, se contaba con los recursos necesarios, pero no se utilizaban porque los profesores preferían seguir con su metodología tradicional, o incluso se relegaba a los ordenadores para ocasiones especiales, convirtiéndolos en premios. En otros casos, sin embargo, el proyecto cumplió las expectativas, y los niños añadieron los ordenadores a su material escolar habitual. El proyecto parece seguir en curso actualmente en algunas comunidades, pero no estoy segura de su continuación debido a la reciente implantación de una nueva ley educativa.

nube tags

En el caso de Galicia, la implantación de este proyecto tomó como nombre Proyecto Abalar (https://www.edu.xunta.es/espazoAbalar/es), y al parecer sigue activo. En nuestro caso particular, la implantación de estas medidas no fue obligatoria, sino que se habilitó una página web mediante la cual los colegios interesados podían apuntarse y participar, y mediante la cual informar en qué consistía el proyecto a la población. Por lo que se ve en esa misma página web, el proyecto no parece haber sido anulado, pero la última vez que se anotaron colegios para participar fue en el curso 2011-2012. Esta opcionalidad para participar en el proyecto supone que tan sólo unos cuantos centros realmente se anotaron, y por tanto la implantación de la Escuela 2.0 en nuestro territorio fue irregular. Sin embargo, parece que los centros anotados cumplen los objetivos a alcanzar, y que la implantación de estos recursos ha sido la adecuada.

Para averiguar los resultados de la implantación de la Escuela 2.0, se llevaron a cabo investigaciones en casi todas las Comunidades Autónomas participantes. Los resultados fueron muy variopintos, en algunos casos más optimistas y en otros más pesimistas. Sin embargo, los objetivos principales de la Escuela 2.0 se cumplieron en la mayor parte de los casos. Si bien cabe reconocer que estos objetivos eran my generales, lo cual facilitaba el cumplirlos, y que se trataba de una iniciativa de carácter socioeconómico (incluída dentro del Plan-E de desarrollo económico) y no pedagógica, lo cual explica en gran medida que se primase la dotación de recursos sobre el “cómo” utilizarlos.

Mientras me informaba sobre las políticas educativas, salió a la luz la noticia de que España es el segundo país de la Unión Europea con mayor cantidad de pobreza infantil, que traté en esta entrada http://stellae.usc.es/red/blog/view/113811/crisis-y-educacin. Esto puede no tener que ver de forma directa con las políticas educativas directamente, pero sin duda es importante a nivel educativo. Si un niño no se alimenta de manera correcta, no tendrá la energía ni la motivación suficiente para afrontar el horario escolar. Asimismo, esto afecta en cuanto a políticas educativas de centro escolar, ya que en algunos centros han tomado la iniciativa de abrir gratuitamente el comedor escolar a aquellos niños que no pueden desayunar en casa. Como en muchos otros ámbitos, la política educativa no es un compartimento estanco que tratar de forma individualizada, y que no tiene que ver con nada más, sino que está relacionada con otros ámbitos y se ve influenciada por gran cantidad de factores. Entre ellos, la economía y la salud. En esa noticia que comento, se relaciona el incremento de la pobreza infantil con el incremento del fracaso y el abandono escolar, y con el aumento de la emigración de jóvenes al extranjero, resaltando las interrelaciones entre economía, educación y salud.

tags bloque 3

Pero el bloque III no trata sólo sobre políticas educativas. También trata sobre recursos digitales y analógicos, lo que se relaciona directamente con las políticas educativas que acabamos de tratar, que se centraban precisamente en la inclusión de los nuevos recursos digitales en las aulas. Los recursos digitales podrían considerarse TIC, es decir, Tecnologías de la Información y la Comunicación. Pero este nombre no se adapta del todo a la educación, ya que no todas las Tecnologías de la Información y la Comunicación pueden usarse para educar. Así nace el término TAC, Tecnologías del Aprendizaje y la Comunicación, que incluye aquellos recursos digitales que sí están enfocados en el ámbito educativo. Trato de esta contraposición TIC-TAC en la entrada de blog con el mismo nombre: http://stellae.usc.es/red/blog/view/112528/tic-tac

Teniendo eso claro, podemos centrarnos en los recursos digitales de nuevo. Estos se clasifican, tal y como explico en uno de los ejercicios del bloque III, de diversas maneras.

Si los clasificamos por tipo, tendríamos:

-          Manipulativos: Es decir, aquellos que se usan con las manos, con los que se trabaja.

-          Impresos: Es decir, libros de texto, páginas de ejercicios, cuentos y todo aquel material impreso que pueda utilizarse con fines educativos.

-          Audiovisuales: medios que utilizan el audio y el vídeo, pudiendo ser cintas de listening en inglés, o vídeos educativos sobre temas específicos.

Si los clasificamos por su función, serían:

-          Instructivos: aquellos dedicados exclusivamente a la formación estricta.

-          Acceso a la información: aquellos que se utilizan para acceder a la información que queremos obtener, como pueden ser los buscadores de Internet.

-          Creación: Aquellos recursos gracias a los cuales podemos crear información, como puede ser un procesador de texto, un blog o una red social.

-          Desarrollo de estrategias: Aquellos recursos que se centran en estimular el razonamiento lógico y el desarrollo de estrategias, como un juego de rol.

-          Comunicación: aquellos recursos cuya función principal es servir de medio para comunicarse con otras personas, como una red social.

Si los clasificamos por su lenguaje, se dividirían en:

-          Multimedia: el multimedia es una combinación de diversos lenguajes, como son vídeo, audio, texto, imagen o animación.

-          Hipermedia: el hipermedia es un tipo de multimedia interactivo que otorga al usuario mayor control sobre la información. Hay varios tipos, entre ellos el hipertexto, que se usa con frecuencia en Internet.

-          Hipermedia colaborativo: Se trata de una extensión del hipermedia normal a un ámbito más interactivo, que permite la comunicación entre usuarios, como en una red social.

Si los clasificamos según la función que tiene el docente:

-          Autosuficientes: aquellos recursos que no necesitan de la participación del docente para su correcto funcionamiento, es decir, que pueden ser utilizados sin necesidad de la figura del docente, como puede ser el JClic.

-          De apoyo complementario: aquellos recursos que se limitan a apoyar la función educativa del docente sin influir en su papel tradicional, como el Powerpoint o la pizarra digital.

Como vemos, hay distintas formas de clasificar los recursos digitales y considero que, si queremos escoger adecuadamente el recurso que mejor nos conviene para lo que pretendemos realizar, debemos tener en cuenta todas estas clasificaciones por igual y escoger el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Llegados a este punto, me he dado cuenta de que falta algo muy importante en estas páginas, que pasé sin querer por alto en el bloque I y el II. Hay un término que todavía no he mencionado, y que no debe dejarse de lado. Se trata del e-learning. El e-learning o electronic learning es un tipo de formación impartida, en principio, enteramente online. Es decir, es la ya conocida formación a distancia, que se vale de las nuevas tecnologías. Es, por tanto, ideal para la aplicación del conectivismo, y todo lo que hemos visto hasta ahora. Hay diversos tipos de e-learning, pero principalmente está la formación exclusivamente online y la híbrida, conocida como b-learning o blended learning, que mezcla la formación tradicional con la online, y de la que hablé en esta entrada http://stellae.usc.es/red/blog/view/115705/blended-learning.

Hasta aquí, ya sabemos lo que es la Tecnología Educativa, en qué consiste el conectivismo y con qué herramientas se podría aplicar, los cambios que supusieron la aparición de las TIC en nuestras vidas, cómo el Estado le dio importancia a las competencias digitales y procuró dotar de recursos digitales suficientes a los centros españoles y cómo podemos clasificar estos recursos.

A estas alturas, ya sabía un poquito más que mis compañeros de clase, que se quedaron el curso pasado en el bloque II por falta de tiempo. Por primera vez había aprendido acerca de las políticas educativas en cuanto a inclusión de NNTT, y había profundizado sobre los recursos digitales y su clasificación. Pero todavía me quedaban cosas por aprender.