2.1. ¿Qué entendemos por asesorar?

2.1. ¿Qué entendemos por asesorar?

Última actualización de en Nerea

Definir el término asesoramiento es una tarea compleja ya que, por un lado no existe una definición única y, por otro la labor asesora se realiza en múltiples ámbitos muy dispares entre sí.

Vamos a tomar como punto de partida la identificación de contextos y situaciones de la vida real en las que se da el asesoramiento para extraer características comunes a todos ellos que nos servirá para conceptualizar este término.

Actualmente, podemos encontrar asesores/as en prácticamente cualquier ámbito de la sociedad. Así, por ejemplo existen los asesores/as  laborales (que trabajan en servicios de colocación y empleo), asesores/as financieros/as, asesores comerciales, asesores/as de imagen, asesores/as  matrimoniales, asesores/as políticos, asesores/as médicos/as, asesores/as espirituales, asesores/as educativos/as…

El asesoramiento en imágenes

 Fuente: Patricia Davila Soto para el grupo PLAN (Red Stellae:2012)

Podeis encontrar más ejemplos de asesoramiento en la siguinte entrada:

Ejemplos de asesorameinto

 

Teniendo en cuenta estos ejemplos podemos afirmar que nos podemos referir al asesor/a desde dos puntos de vista:

  1. Desde un punto de vista amplio: en el que el asesor es cualquier persona que conoce algo y, en función de ese conocimiento presenta apoyo determinado (informar, dar un consejo,…) Desde esta perspectiva cualquier persona podría asesorar en un momento determinado.
  2. Desde un punto de vista restringido. Se entiende que el asesor es  un profesional específicamente formado para ofrecer apoyo en un campo determinado (alguien que tiene un conocimiento “experto”). En este sentido, el tipo de conocimientos que debe poseer el asesor estará en función  del ámbito en el que este ejerza su rol.

A partir de los diversos escenarios de asesoramiento señalados también podemos establecer unas pautas comunes que los caracterizan y que nos aproximan a una posible definición de asesoramiento: (Rodríguez Romero:1996:17):

  • Ser un servicio indirecto que recae sobre el profesional que trata con la clientela y no directamente sobre ésta.
  • Ser una interacción o comunicación bidireccional dedicada a la ayuda.
  • No limitar la capacidad de elección y decisión del asesorado
  • Producirse entre profesionales del mismo estatus, sin diferencias de posición y de poder
  • Los participantes pueden ser individuos, grupos o instituciones
  • Tratar asuntos prácticos
  • Trabajar sobre la base de acuerdos negociados
  • Acompañar la resolución de problemas con la capacitación para enfrentarse con éxito a problemas similares.

En estos momentos el lector debería tener formado un concepto adecuado de asesoramiento (en sentido general) es por ello que, a continuación pasaré a exponer algunas definiciones de este constructo elaboradas por teóricos de la temática. Cabe señalar que no existe una definición unánime de asesoramiento si bien todas ellas tiene características comunes.

Lippit y Lippit (1986) establecen que el asesoramiento es una “interacción en dos sentidos –un proceso de buscar, dar y recibir, ayudar. El asesoramiento se dirige a ayudar a una persona, un grupo, una organización o un sistema más grande para movilizar los recursos internos y externos con objeto de posibilitar su capacidad de resolver problemas y realizar esfuerzos de cambio”.

Por su parte Nieto y Portela (1992) consideran que el asesoramiento “es un esfuerzo sistemático y constante orientado al cambio en las condiciones de aprendizaje y otras condiciones internas en una o más escuelas con el fin de lograr más eficazmente las metas educativas”

Por último Fernández (1997) expone que “la función de asesoramiento puede definirse como una operación de diagnóstico, identificación de falencias, en comparación con un modelo e indicación de proyectos de acción”