Pablo Rivas Díaz

En tres palabras me definiría como una persona sociable, paciente y tenaz

Navegación

3. El cambio

Con la nueva temporada planean cambios en el campeonato de la Fórmula 1 que buscarán mejorar la calidad de la competición. Sin embargo, estos cambios requieren de nuevas destrezas y estrategias. Veamos cual es el resultado.

 

En la actualidad nos encontramos inmersos en una realidad en continuo cambio a causa de múltiples factores como son: la crisis económica, nuevas formas de vida, familias desestructuradas y, sobre todo, ante la cantidad de información y conocimientos que nos aportan los medios tecnológicos y de información rompiendo, de esta forma, la estabilidad a la que estaban acostumbradas las anteriores generaciones porque nos situamos en un “mundo volátil”.

Los docentes nos encontramos frente a una educación afectada por la transformación que está sufriendo nuestra sociedad, lo que provoca cierta incertidumbre entre toda la población ya que nunca sabremos a lo que nos tendremos que enfrentar en el futuro próximo. Por consiguiente, nosotros como responsables de la formación de las generaciones venideras debemos desarrollar en el alumnado una serie de competencias y capacidades que les permitan seguir desarrollándose a lo largo de toda su vida, lo que a día de hoy se denomina formación permanente. La realidad ante la que nos enfrentamos dentro del ámbito educativo es muy compleja y ambigua ya que todo se encuentra entrelazado.

A los docentes, pedagogos, educadores sociales… cada día que pasa nos asignan una mayor cantidad de tareas, obligaciones, deberes… y, sin embargo, nos quitan “privilegios” y no aprecian nuestra labor ya que la mayor parte de nosotros seguramente escuchamos en numerosas ocasiones tópicos como “educar es una tarea fácil”.

¿Estáis de acuerdo en que educar es fácil?

 

Es verdad que se han ido creando numerosos recursos que podrían ayudar a mejorar la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje pero, sin embargo, si echamos una mirada a las aulas podemos comprobar como hubo pocos cambios de la época de nuestros padres a la nuestra. Los libros de texto son portadores de los mismos contenidos y conocimientos, en la mayor parte de las materias se hace una evaluación que se centra única y exclusivamente en los contenidos teóricos, los conocimientos son presentados al alumnado de forma rutinaria… Entonces debemos reflexionar: ¿Cuál creéis que es la causa? ¿De quién puede ser la culpa? ¿De los gobiernos que no se ponen de acuerdo para hacer una ley de educación que pueda estar vigente durante un largo periodo de tiempo? ¿De la escasa formación docente por resistirse a formarse continuamente? ¿De las familias por ser demasiado permisivas con sus hijos e hijas? ¿Del propio alumnado que perdió el ánimo y la motivación por aprender?...

Como conclusión, considero que la irrupción de las nuevas tecnologías en el ámbito cultural ha intensificado el trabajo de los docentes de tal manera que se ven sobrepasados por la intensificación del trabajo y saberes, la diversificación de competencias, la permisividad de las familias con sus hijos/as… Lo ideal sería olvidarse del aprendizaje memorístico al que estamos acostumbrados y basarse en un aprendizaje a través de la indagación, el planteamiento y la resolución de problemas. Todo esto debe estar entrelazado con los intereses y motivaciones del alumnado creando un clima de aula positivo donde prime el diálogo y la colaboración actuando el docente como guía y asesor, dando respuesta a las diversas necesidades educativas.