Pablo Rivas Díaz

En tres palabras me definiría como una persona sociable, paciente y tenaz

Navegación

5.2. Segunda carrera: Primeros obstáculos

5.2. Segunda carrera: Primeros obstáculos

Última actualización de en Pablo Rivas Díaz

¡Qué vergüenza!, ¿quién se lo podía esperar? Hoy corremos en el circuito de Barcelona y cual es nuestra sorpresa cuando una serie de aficionados españoles dedican numerosos insultos racistas contra dos de mis contrincantes de raza negra. ¡Esto es intolerable!

 

Acabo de hacer el visionado de un vídeo que versa acerca de un experimento que se hizo con niños y niñas del Estado de México para comprobar el grado de racismo existente en ese país y creo que os puede ser de interés.

Ante preguntas del estilo “¿quién es más malo?”, “¿quién es más feo?”... los niños se decantaban por el “muñeco color café” ya que opinan que mientras que el muñeco negro da miedo y repelús, el muñeco blanco les ofrece mayor seguridad y su mirada transmite confianza.

Y digo yo, ¿quién tiene la culpa de que tanto los niños y niñas del país mejicano como de otros muchos países, entre los que incluyo España, tengan esta visión sesgada de la apariencia y personalidad de las personas de color?

Yo eximiría de toda responsabilidad a los niños y niñas ya que uno no nace con una visión sesgada de la realidad, ni tan siquiera nacemos con una personalidad específica, ésta la vamos afianzando con el paso de los años. Por lo tanto, yo pienso que toda la responsabilidad está en las personas encargadas de la educación de estas nuevas generaciones. Los padres y familiares son los principales culpables ya que es en el hogar donde comienza la educación de los niños. Éstos siempre toman a sus progenitores como ejemplo a seguir y, por lo tanto, si escuchan como su madre le dice a su padre frases como: “hoy un negro le ha robado el bolso a la vecina”, “los negros son los causantes de que haya tanta droga en nuestro país”, “por culpa de la gente de color yo estoy en el paro, que vuelvan a su país”…, acabarán demostrando “asco” y “odio” hacia estas personas sin creer conveniente verificar la información.

Pero no todo queda aquí porque en la actualidad el racismo está a la orden del día. ¿Quién no observó como continuamente se producen casos de racismo en los estadios de fútbol? Puedes ser un reputado futbolista al que un amplio abanico de seguidores idolatran y que otros, por su parte, te dirijan motes (mono), gestos (tirar objetos vejatorios al campo) y frases racistas (puto negro de mierda). Algo parecido sucede en los medios de comunicación sino, ¿quién no recuerda aquella noticia que decía “Accidente en la Nacional V. Mueren dos personas y un portugués”?

Si los adultos no tenemos forjado un valor tan esencial como es el de la igualdad y el respeto hacia los demás, ¿cómo pretendemos que crezcan las venideras generaciones?

Por otra parte, nosotros como futuros educadores o pedagogos, debemos tener presente que la enseñanza no debe centrarse única y exclusivamente en la transmisión de conocimientos sino que debemos enlazar una serie de valores y actitudes que permitan crear lazos de unión entre las diferentes culturas.

En la actualidad, observamos en las noticias como los marroquíes, saharianos… entran en nuestro país saltando los sistemas de seguridad españoles con el propósito de conseguir una vida mejor pero ante la falta de información clara y concisa, ¿qué opinarán de este hecho unos pequeños de 5 o 6 años? Sería una buena idea de tratar el tema del racismo de manera específica en los centros educativos desde el aula de convivencia a través de actividades encaminadas a este fin.