Pablo Rivas Díaz

En tres palabras me definiría como una persona sociable, paciente y tenaz

Navegación

5.7.1. Reflexión

5.7.1. Reflexión

Última actualización de en Pablo Rivas Díaz

Debemos tener presente en todo momento que para todas las profesiones, deportes… es necesario que “ames” lo que haces y que, por tanto, tengas vocación para dar lo máximo de ti mismo en cada una de las tareas que realices, obteniendo de esta manera un resultado óptimo.

 

Actualmente la profesión docente requiere de más pasión y vocación que nunca dado que los profesores, pedagogos, educadores sociales… han pasado de ser considerados una autoridad a ser ninguneados, tanto desde la Administración Educativa como desde las familias del alumnado.

Este desprestigio viene provocado desde la Administración Educativa al situar al docente en unas condiciones laborales hostiles. Después de conseguir el tan ansiado trabajo pasando una serie de exhaustivos exámenes de concurso-oposición que cuenta con un escaso número de plazas, observan como es recortado su sueldo al mismo tiempo que sus funciones y horario laboral van en aumento; el número de profesorado por centro es reducido (suprimiendo los equipos de apoyo, PCPI…) a la vez que se amplía la ratio de alumnos por aula; y esto no se queda así porque ahora se ha puesto en entredicho si la profesión docente será vitalicia o, si a pesar de aprobar unas oposiciones, no contarás con un trabajo fijo en la enseñanza hasta la jubilación.

Ante esta valoración poco positiva, ¿cómo va actuar la familia de un alumno/a ante el profesor de su hijo/a? Pues empieza anteponiendo lo que le cuente su hijo a lo que su maestro le comente ya que ¿por qué ha de creer lo que diga el maestro y no a su propio hijo/a consentido? Si no nos tratan con mayor respeto desde los máximos estamentos también las familias acaban predicando con el mismo ejemplo.

Con todo esto, los que estamos a cursar carreras relacionadas con el ámbito educativo debemos tener presente que es muy necesario amar lo que hacemos y ser conscientes de que gracias a nuestro trabajo podremos transformar la sociedad tan corrompida y maltrecha en la que estamos a vivir. Para conseguir esto sería necesaria una cooperación y colaboración entre todo el cuerpo docente posibilitando al mismo tiempo la autonomía personal y la integración de todos los miembros de la comunidad educativa. Esta ayuda por parte de los compañeros de profesión te permitirá mejorar tu práctica docente ya que cuando un docente entra por primera vez en un centro puede encontrarse algo perdido y desubicado (en la facultad hay una visible desconexión entre la teoría y la práctica) y compartiendo sus experiencias y conocimientos contigo te ayudan a superar momentos puntuales y problemáticas que te sucedan en clase.

Aunque nuestros compañeros nos ayuden compartiendo sus experiencias y conocimientos, también sería bueno realizar cursos de formación que vayan renovando nuestras estrategias de enseñanza y nuestros conocimientos o realizar algún máster que nos permita conectar la teoría aprendida durante la carrera con la parte práctica.