Navegación

E) Capítulo II: A la espera del transporte a la Tierra (reflexionando sobre el concepto de tecnología y sus implicaciones sociales)

Solo, sentado en aquel banco ubicado en una tranquila esquina de un hangar de carga, comencé a pasar imágenes de la civilización que había habitado el planeta ALH84001. Las había visto en muchas ocasiones, fragmentos dispersos de la vida de personas con un aspecto y cultura muy variados. En contraste nosotros, una civilización mucho más desarrollada, hacía tiempo que habíamos dejado atrás aquella época remota de nuestra historia. En nuestro caso, la nota discordante es la excepción una irregularidad casi obscena. Existe un férreo control del nacimiento de nuevas consciencias y otro aún mayor de aquellas que llegan a “instalarse” en un soporte físico (lo que denominamos reconstrucción corpórea). La mayor parte de las consciencias que nacen son, al igual que Alice, sistemas destinados al gobierno de naves o la supervisión de procesos. Existe una buena razón para todo ello, de otro modo pereceríamos víctimas de la escasez de recursos pero, al mismo tiempo, uno no puede evitar sentir de los antiguos habitantes de este planeta.

Todos estos pensamientos me llevaron a plantearme una importante cuestión: ¿es nuestra tecnología superior a la suya? Es cierto que nosotros podemos recorrer la galaxia y no estamos sujetos a las mismas leyes naturales que afectaban a los pueblos antiguos como la enfermedad o la muerte pero, ¿todo ello nos hace realmente “superiores”? La tecnología no está constituía sólo por herramientas y objetos materiales, sino más bien de conocimientos y técnicas que nos permiten alterar nuestro entorno para satisfacer nuestras necesidades. Un acueducto, la infraestructura que utilizaban los antiguos para canalizar el agua hasta las poblaciones, no es la esencia de la tecnología sino más bien el resultado de ella. En ese caso la tecnología se refleja en la capacidad de una civilización para llevar el agua allí donde la necesita, para alterar el entorno a medida de sus necesidades.

La educación no es diferente a cualquier otra “tecnología”. Su principal objetivo es alterar el propio estado del individuo desarrollando todo su potencial y, como resultado de este proceso, mejorar la sociedad en su conjunto. Por eso las ciencias del conocimiento, como nosotros denominamos a este campo, versa sobre todo de la propia psique humana y como esta se moldea en los diferentes espacios sociales. Dado que los procesos educativos están condicionados tanto por la mente del individuo como en entorno y la sociedad en donde se enmarca, es muy importante estudiar la cultura de las civilizaciones para entender los procesos educativos que en ellas tienen lugar.

Por todo ello, ya antes de embarcarme en mi viaje a la Tierra, me zambullí de lleno en analizar los pocos vestigios a los que tenía acceso sobre la civilización de sus habitantes. A través de esos estudios pude acceder a una civilización pujante que tuvo un final aparentemente abrupto y desconocido (por alguna razón todo lo relativo a este tema es información reservada). Los habitantes de la Tierra se encontraban en los albores de la sociedad del conocimiento, dando los primeros pasos de un camino que hace largo tiempo que recorrimos pero que, echando la vista atrás, me cuestiono muchas cosas sobre a dónde nos ha conducido.

Tradicionalmente, ha existido siempre una vinculación muy estrecha entre la comunicación, el conocimiento y los espacios educativos. No en vano los procesos educativos implican, en gran medida fenómenos de enseñanza-aprendizaje vertebrados en base a entornos sociales en los que la comunicación constituye un elemento clave. Por suerte, he podido estudiar fragmentos recuperados de un libro terrestre pocas décadas anterior al final de su civilización: “Claves de la ciencia. Tecnología de la comunicación”, de un tal E. Punset [1]. Aparente se trata de una obra de divulgación sobre la historia de la comunicación gracias a la cual he podido constatar los enormes paralelismos que guarda la historia remota de nuestro pueblo con la de los habitantes de este lejano planeta. En esa obra se explicaba cómo, a medida que el ser humano desarrollaba nuevas formas de comunicación (desde soportes sobre fibras vegetales o tejidos animales escritos a mano hasta medios de comunicación cuasi-instantánea a grandes distancias pasando otros por medios cableados), se abrían nuevas posibilidades de comunicación intrageneracional e intergeneracional. Estas a su vez, desembocaban en transformaciones sociales y culturales que suponían una transformación del ser humano y su pensamiento. En nuestra civilización, al igual que en la de los habitantes de la Tierra, resulta difusa la línea que nos separa a nosotros mismos de la tecnología que, a su vez, conforma nuestra sociedad y la manera en que vemos el mundo (una idea que figura en la obra de muchos autores terrestres [2]).

Evolución de las tecnologías de la comunicación

De arriba abajo, soportes que representan la evolución de las tecnologías de la comunicación en la civilización terrestre (papiro, tinta y papel, prensa, telégrafo y teléfono)

Los habitantes de este planeta identifican a las tecnologías de la comunicación y la información como una de las mayores fuerzas tractoras de la sociedad del conocimiento. Atendiendo a los datos de que disponemos, persisten claras evidencias en favor de esta afirmación. En el siglo XX de la civilización objeto de estudio, la convergencia de la microelectrónica, la ingeniería del software y las telecomunicaciones protagonizaron una revolución que impulsó un periodo de grandes avances científicos y cambios sociales. Los habitantes del planeta pasaron, en décadas, de tener una visión eminentemente local del mundo a poder comunicarse de forma casi instantánea con cualquier parte del planeta. Los flujos, culturales, demográficos y económicos que se produjeron en este periodo son buena muestra de como el mundo estaba cambiando con la llegada de este nuevo espacio.

Uno de los máximos exponentes de esta revolución fue Internet. En apariencia, era una gran de red de ordenadores interconectados, pero en la práctica era mucho más, un nuevo espacio social. Internet se convirtió en la punta de lanza de un nuevo entorno con nuevas reglas sociales a medida de la sociedad del conocimiento en el que los habitantes de la Tierra comenzaron a vivir una suerte de vida virtual paralela. En el ámbito de la educación, objeto principal de mi análisis de esta civilización, la sociedad del conocimiento derivó en el surgimiento de nuevos entornos de aprendizaje (e-learging, LMS, MOOCs…) que a su vez impulsaron a algunos estudiosos a buscar nuevos paradigmas educativos (conectivismo). Estos aspectos, constituyen mi principal objeto de análisis en esta misión: comprender la transformación que la sociedad del conocimiento supuso para esta civilización y entender como dichas transformaciones se particularización en los procesos de enseñanza-aprendizaje y la generación/compartición de conocimiento.

Entonces, mientras seguía ensimismado con mis pensamientos repasando la obra de Burbules (un autor especializado en políticas educativas, organización y liderazgo que vivió entre finales del siglo XX y principios del XXI), me percaté de un súbito descenso en la iluminación ambiental.

-       Talon, ¿qué tal está usted? –dijo con entusiasmo una voz familiar.

-       Eh, ¿quién...? ¡Hombre! Pero si es Arthur, mi profesor favorito de gestión del conocimiento en instituciones formativas –dije con una sonrisa mientras la estrechaba la mano.

-       ¿Tu preferido? Hasta donde yo recuerdo el único que has tenido –replicó Arthur socarronamente.

-       Pues eso mismo, mi preferido –repliqué devolviéndole la burla-. No sabía que estaría usted en esta misión, deben de considerarla de gran relevancia.

-       Sin duda alguna, yo mismo he apoyado la recomendación para que formases parte del equipo encargado de estudiar las instituciones educativas. En todo caso, te equivocas en una cosa, no me han destinado en esta misión, ya llevo un tiempo trabajando aquí.

-       Entiendo, por eso no sabía nada de usted desde hace tiempo. Pues si que estaba mal informado, tenía entendido que la nuestra era la primera misión no militar en la zona.

-       Bueno, ya sabes como son los del alto mando, no les gusta que sepamos más de la cuenta. Oficialmente, hasta el momento todas las misiones eran exclusivamente militares: explorar y asegurar la superficie, identificar amenazas, recabar información de inteligencia militar… Sin embargo, encontraron algunas cosillas de su interés que requerían de una mente menos, como decirlo, cuadriculada –susurró Arthur acercándose-. Ahora que lo pienso, resulta extraño porque, al poco tiempo de llegar aquí, mencionaron tu nombre sin yo decirles nada. Obviamente, estuve de acuerdo en que te designasen en mi equipo, fuiste uno de mis mejores estudiantes.

-       Exagera usted mucho, profesor Arthur – mientras hablaba ambos recibimos un mensaje mental comunicándonos que en breves instantes saldría nuestro transporte con lo que se requería nuestra presencia en la zona de carga.

-       Bueno, parece que es hora de salir. ¿Emocionado? –me interrogó curioso el profesor Arthur.

-       A decir verdad mucho, y más después de escuchar sus palabras –respondí distraído pensado sobre lo que había dicho apenas hace unos instante.

-       Vayamos pues y unámonos a los demás, creo que ya somos los únicos que restan por embarcar –aseveró el profesor mientras hacía aspavientos con la mano.

Entradas relacionadas con este capítulo

El comienzo: breve aproximación al concepto de "Tecnología"

Clarificación conceptual: Tecnología y Herramienta.

Del papiro a las TIC

Las TIC y su impacto en la sociedad

Guía de Lectura: Educación: riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la información. Cap. 1 y 4 (Nicholás Burbules)

 

Referencias bibliográficas

[1] Punset, E (2001) Claves de la ciencia. Tecnología de la comunicación. Planeta de Agostini. (Vol. 20, pp. 18 - 34)

[2] Burbules, N. C., & Callister, T. A. (2000). Watch IT: The risks and promises of information technologies for education. Boulder, CO: Westview Press.

[3] ICT in Education/The Uses of ICTs in Education

http://en.wikibooks.org/wiki/ICT_in_Education/The_Uses_of_ICTs_in_Education

[4] Implicancias del momento de adopción de una innovación

http://www.agro.uba.ar/agro/ced/inno/clases/clase_3.htm

[5] History of ICT in education – and where we are heading?

http://flosse.blogging.fi/2005/06/23/critical-history-of-ict-in-education-and-where-we-are-heading/

[6] ICT applications: benefits in all aspects of life

http://groups.itu.int/stocktaking/About/WSISActionLines/C7.ICTApplications.aspx  

[7] World Bank: 10 Global Trends in ICT and Education

https://blogs.worldbank.org/edutech/10-global-trends-in-ict-and-education

[8] Gartner: 10 key IT trends for 2012

http://www.networkworld.com/community/blog/gartner-10-key-it-trends-2012 

[9] Estrategia Europa 2020

http://ec.europa.eu/europe2020/index_es.htm

[10] Agenda Digital Europea

http://ec.europa.eu/digital-agenda/

[11] Agenda Digital de Galicia

http://amtega.xunta.es/colectivos/outras-administracions/axenda-dixital/axenda_dixital/