Silvia Alvarez Otero

Observadora, intuitiva, temperamental, impulsiva, en ocasiones más emocional que racional, activa, sincera (a veces demasiado), alegre, optimista, habladora... Dicen que incluso gusto de las discusiones...

3.3. Práctica de aula: Definiciones y funciones de asesoramiento en diversos ámbitos

En la primera parte de esta asignatura comienza la tarea propia por parte del alumnado de definir el asesoramiento y sus funciones en diversos ámbitos. Se trata de recabar información tanto la que ya poseemos del mundo, como otra que nos puedan proporcionar las fuentes de las que disponemos para definir el asesoramiento no sólo en el ámbito educativo, sino en más ámbitos de los que podíamos llegar a pensar.

El siguiente documento presenta dichas definiciones y las funciones que cada uno, en función de la materia o el ámbito en que se inserte, así como una definición grupal de lo que entendemos.

Definicións e funcións de asesoramento en diversos ámbitos

 

 

Pasado el cuatrimestre, y revisada esta práctica, actualmente la definición expuesta en dicha práctica por mi parte sería mejorable, completada y más elaborada. Del mismo modo, las fuentes de las que echar mano también han cambiado y aumentado, pues si ahora queremos definir las funciones del asesor educativo o psicopedagógico más concretamente, sabemos un poco más porque dirección situarnos a la hora de informarnos o seleccionar fuentes.

La definición grupal de lo que entendíamos por asesorar al terminar esta tarea fue:

“Proporcionar axuda ou apoio para a toma de decisións sobre un tema do seu coñecemento. Consultor ou conselleiro.”

Actualmente, elaboraría una definición mejor y más completa, aunque con mayor dificultad a la hora de seleccionar aquellos elementos más pertinentes en nuestra definición, pues son muchos elementos y características del asesoramiento que actualmente conocemos. Así mismo, elaboraré el punto 4 de dicha práctica, que anteriormente no había completado: 

“4. Indagar e contrastar en outras fontes de información para enriquecer e fundamentar os nosos puntos de partida.”

 

 Me limitaré a contestar a este último apartado, pues es ahora, al indagar y contrastar con otras fuentes cuando la definición pide una mejora, sobre todo si la elaboración toma como punto de partida el asesoramiento en centros educativos.

La figura del asesor, no sólo proporciona ayuda o apoyo en la toma de decisiones, sino que también es un dinamizador de cambios orientados a la mejora (Montero y Sanz, 2008) en una institución, en este caso educativa. Asesorar es ofrecer apoyo tanto para la toma de decisiones, la resolución de conflictos, para la guía en momentos de incertidumbre, para la consulta de profesionales del mismo estatus... que después lo transformará en actividades de enseñanza aprendizaje para otros. Éste puede ser un profesional interno (orientador del centro) o externo (Equipos de orientación específicos) que procurará trabajar de manera colaborativa con el resto de miembros del equipo o incluso de la comunidad.