1. Introducción

1. Introducción

Última actualización de en Cristina Castromán Tarrío

“El halcón que no volaba”

Cuenta una leyenda oriental que hubo un rey que recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara. Pasados unos meses, el instructor comunicó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero no sabía lo que le sucedía al otro; no se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, a tal punto que había que llevarle el alimento hasta allí. El rey mandó a llamar sanadores de todo tipo, pero nadie pudo hacer volar al ave. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió.

Por la ventana de sus habitaciones, el monarca podía ver que el pájaro continuaba inmóvil. Difundió al final el problema entre todos sus súbditos, y, a la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente en los jardines. Traedme al autor de ese milagro, dijo. En seguida le presentaron a un campesino.

"¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago, acaso?".

Entre feliz e intimidado, el hombrecito solo explicó:

"No fue difícil, su Alteza: sólo corté la rama. El pájaro se dio cuenta que tenía alas y comenzó a volar"

(Diego Palma. El libro de los cuentos).

Con esta historia, pretendo reflejar en este portafolios una nueva visión acerca de la Tecnología Educativa, así como las posibilidades que ella nos ofrece, pues tras una reflexión acerca de mi papel como estudiante de esta materia y mi posición ante las TIC, me he dado cuenta, de la importancia de convertir al estudiante en el eje vertebrador de la acción educativa, posición que desde esta materia Tecnología Educativa, se nos ha concedido, permitiendo escenarios más flexibles y abiertos para la formación y el aprendizaje. Igual que el pájaro de la historia, solo tenía que darme cuenta de las enormes posibilidades que esta forma de trabajo ofrece para los estudiantes, haciéndolos protagonistas de sus propios aprendizajes y la construcción de sus propios conocimientos.

Es por esto por lo que en esta nueva construcción del e-portafolios, aparte de volver a incorporar algunas de las entradas que había ido publicando a lo largo del cuatrimestre, quiero incorporar algunas más, centradas en la cooperación, en el aprendizaje entre iguales y en las enormes posibilidades que las comunidades de aprendizaje ofrecen a los estudiantes y, en general a todos los usuarios, a través de las cuales se van creando conocimientos colectivos y accesibles a todo el mundo.

Como he introducido en el párrafo anterior, en este nuevo portafolios quiero conceder una especial relevancia a las comunidades de aprendizaje, al aprendizaje abierto, colaborativo, etc así como a diferentes herramientas que permiten y nos convierten en autores y creadores de nuestro propio conocimiento alejándonos de la pasividad e del “consumismo en línea”. Es por eso que pretendo conceder una nueva visión de la  materia y un mayor convencimiento de que las TIC son una herramienta clave que permite flexibilizar la enseñanza, eliminar barreras espacio-temporales entre el profesor y el estudiante, ampliar la oferta educativa, favorecer un aprendizaje cooperativo al mismo tiempo que un aprendizaje individual, y adaptándose a las características individuales de cada sujeto, permitiendo además una comunicación e interacción sin fronteras.