2. Autoevaluación

2. Autoevaluación

Última actualización de en Cristina Castromán Tarrío

Aprender a través de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) supone una serie de cambios que generan una ruptura con el modelo metodológico centrado en el docente con el que hasta ahora estábamos muy familiarizados. Una metodología que pone énfasis en la transmisión de contenidos y la reproducción por parte de los alumnos, con lecciones magistrales y trabajos bastante individualizados.

Esta es la ruptura que he tenido que hacer con respecto a la metodología y a la forma de aprender a la que estaba acostumbrada, y acerca de lo que he estado reflexionando una vez que los resultados no han sido del todo satisfactorios en esta materia y con el fin de poder mejorar de cara a esta segunda oportunidad en el mes de Julio. Personalmente no estoy muy acostumbrada a hacer uso de las TIC (tal y como ahora las entiendo), aunque sí que, como casi todo el mundo, estoy registrada en alguna red social, no participo demasiado en ella, siendo más bien “consumidora” de lo que otros suben o comparten. Consultaba información en la red, válida y fiable, utilizando recursos y técnicas que se nos habían facilitado desde la asignatura Documentación e Información Educativa, pero poco más. Gracias a esta materia he podido darme cuenta de que como dice Cabero, López y Jaén (2013: 46) “las nuevas tecnologías están trayendo nuevas formas de relacionarnos, comunicarnos, aprender o trabajar, y en los procesos formativos han creado cambios de organización, interacción entre los sujetos y, de manera muy especial, en el modo en que se aprende y se construye el conocimiento”.

Aunque me ha costado participar y cambiar la concepción metodológica por una de corte más constructivista y social, poco a poco, creo que lo he ido consiguiendo, aportando cada vez más e interaccionando un poco más con los compañeros y compañeras, para ir creando así entre todos/as nuevos aprendizajes y retroalimentando los ya existentes.

Conceptos como compartir, cooperar y aprendizajes a lo largo de la vida, han adquirido más significado gracias a esta materia, o por lo menos, unos nuevos significados. Una forma de construir conocimientos con otros, en donde el término inteligencia colectiva se hace más imprescindible.

Aunque he participado activamente en las clases, mostrando mis opiniones, dando ideas y escuchando a los demás, y a pesar de que he ido haciendo todos los trabajos que por parte de las docentes de la materia se nos iban encargando, ya fuesen en grupo o de manera individual, me ha faltado mostrar y reflejar en la red social Grupo de Investigación Stellae, cómo iba construyendo mi propio conocimiento acerca de la materia y cual era mi visión, que como he dicho en líneas anteriores, ha ido cambiando a medida que avanzaba el cuatrimestre y a medida que iba viendo la cantidad de posibilidades que esta nueva concepción del aprendizaje ofrecía, gracias a la web 2.0 que permite una construcción creativa y colectiva del conocimiento, mostrándome cada vez más participativa y valorando de manera muy positiva las enormes posibilidades que las TIC nos ofrecen para el mundo de la enseñanza, rompiendo además con ese vínculo aprendizaje-escuela y abriéndolo a toda la comunidad y a todos los públicos, abordando una infinidad de facetas y campos educativos. Plataformas digitales y talleres que facilitan y permiten el trabajo con los colectivos inmigrantes, la interculturalidad o el género (hoy en día factores clave en la enseñanza y en nuestras escuelas) o las posibilidades que nos ofrecen los MOOC, “liberando” el conocimiento y haciéndolo accesible a todo el mundo.